4 motivos para usar el modo incógnito en Internet y evitar problemas

4 motivos para usar el modo incógnito en Internet y evitar problemas

David Onieva

Los navegadores de Internet son un tipo de programas que con el paso de los años han ido ganando en importancia, como sabréis. Aquí nos encontramos con una buena cantidad de alternativas entre las que elegir, donde destacan algunas como Chrome, Firefox, Edge, Opera, etc.

Al margen de estos programas a los que os hemos hechos referencia, que son los más conocidos, tenemos otras muchas posibilidades para descargar e instalar. De hecho la gran mayoría de los navegadores de los que os hablamos son gratuitos, por lo que la elección se basa en la funcionalidad, básicamente. Se distinguen en muchos casos por pequeños detalles, ya que el objetivo de todos ellos es el mismo, darnos acceso a la inmensidad de Internet.

Funciones para cuidar la privacidad de los datos en los navegadores

Al mismo tiempo y debido a su enorme penetración de mercado, estas aplicaciones están repletas de funciones que mejoran nuestra experiencia de uso. Tal es así que las mismas almacenan una buena cantidad de datos de sus usuarios para agilizar determinadas tareas. Aquí se incluyen datos privados de carácter un tanto sensible con los que debemos tener cuidado. Precisamente por ello los navegadores nos permiten, en la mayoría de los casos, personalizar el modo en el que se tratarán los mismos por defecto.

Seguridad navegadores

De este modo tendremos la posibilidad de indicar si deseamos almacenar las contraseñas, datos bancarios, historial de navegación, cookies, etc. Esto nos permitirá, en gran medida, establecer nuestros propios límites de privacidad y seguridad al navegar por Internet con estas soluciones software.

Pero con todo y con ello, los mismos suelen ofrecer un modo más privado para navegar de forma predeterminada con el mismo. Esto es lo que se llama abrir una ventana de navegación privada o de incógnito.

Cuándo debemos usar el modo de navegación de incógnito

De hecho hay determinadas ocasiones en las que el uso de este modo incógnito o privado, es más que recomendable. Decir que las ventanas abiertas de este modo, no almacenan el historial de navegación o lo borran automáticamente al cerrar la ventana. Igualmente no guardan cookies o datos de las webs, como tampoco los datos propios que introducimos en formularios o altas con credenciales.

Por tanto, esto es algo que se hace especialmente necesario en el caso de que hagamos uso de un ordenador en un lugar público. Esto evita que los que se sienten frente al mismo en el futuro, no tengan acceso a nada de lo que hayamos hecho en el PC. Lo mismo sucede en el caso de que, por ejemplo, nuestros hijos en casa vayan a utilizar el mismo ordenador, ya que habrá páginas o datos propios que no queremos que vean.

modo privado

Por otro lado esto es algo que se hace extensible en el caso de que, en el ordenador de la oficina, vayamos a realizar alguna tarea personal. Con esto nos referimos al acceso a nuestro banco, usar redes sociales, etc. Y hablando de redes sociales, para terminar os diremos que, por ejemplo, para usar abrir varias cuentas de Facebook de una sola vez, esto lo podemos hacer abriendo varias ventanas en modo incógnito.