¿Puedo usar Photoshop sin tener que pagar todos los meses?

Ya sea para uso personal, o profesional, si queremos un buen programa de edición y retoque fotográfico, el primero que nos va a venir a la cabeza es Photoshop. Este programa forma parte de la suite Creative Cloud de Adobe, y nos brinda una gran cantidad de herramientas, tanto manuales como basadas en Inteligencia Artificial, con las que dar rienda suelta a nuestra imaginación. El problema de este programa es que, al ser un software profesional, es de pago. Y no precisamente barato. Por tanto, o realmente vamos a usarlo, o estaremos perdiendo el dinero con él. Sobre todo, desde el cambio de modelo de negocio a software como servicio.

Las suscripciones están muy presentes entre nosotros hoy en día. Netflix, HBO, Amazon Prime, Spotify, iCloud… Incluso podemos encontrarlo en Office, gracias a Microsoft 365. Estos «productos como servicio» nos permiten hacer uso de las plataformas a cambio de un pago mensual. Mientras paguemos tendremos derecho a usar, sin limitaciones, dichos servicios. Sin embargo, en el momento en el que dejemos de pagar, los servicios se cancelarán y se nos privará de su uso, independientemente del tiempo que lleváramos pagando.

Adobe, por su parte, cuenta con su propio modelo de suscripción a Creative Cloud, que nos permite hacer uso de las principales aplicaciones de la compañía. En función de las apps que necesitemos podemos optar por un plan u otro, e incluso conseguir acceso a todos los programas de la compañía en su plan más completo (y caro).

Concretamente, el plan fotográfico de Photoshop, que nos brinda acceso a este programa y a Lightroom, tiene un coste de 12.09 euros al mes.

Planes y precios de Creative Cloud

Si solo lo vamos a usar poco tiempo, bien. Pero si vamos a usar este programa a largo plazo, el coste se dispara. Entonces, ¿no hay ninguna forma de pagar la licencia del programa una vez y usarlo para siempre?

El pago único de Photoshop es historia

Hace ya mucho tiempo, Adobe permitía comprar las versiones de su programa mediante un pago único. Una vez comprada la licencia, esta era nuestra para siempre, y podremos hacer uso del software sin tener que volver a pagar. Eso sí, si queríamos usar las nuevas versiones lanzadas cada año, entonces sí que habría que pasar por caja para «actualizar» la licencia o comprar el programa de nuevo.

El precio de esta licencia, eso sí, era bastante elevado, por lo que solo las empresas y los profesionales que se dedicaran a ello podían permitírselo. Con la llegada de Creative Cloud, y el fin de la Creative Suite, el modelo de pago único desapareció. Por tanto, ya no es posible comprar Photoshop pagando una vez. A cambio, el programa es mucho más económico, lo que permite a otros muchos usuarios acceder a él. Pagando esos 12.09 euros al mes, o unos 145 euros al año, podemos hacer uso ilimitado del programa. Y no solo eso, sino que también podremos recibir actualizaciones y nuevas versiones de forma gratuita.

Alternativas más baratas

¿Y qué pasa si no quiero pagar todos los meses por Photoshop? Entonces tenemos dos opciones. La primera es la obvia, es decir, no usar este programa y optar por alguna otra alternativa, como GIMP, en caso de buscar un software totalmente gratuito y muy similar en cuanto a funciones, o Corel PaintShop Pro, en caso de querer una alternativa de pago único.

Además, la propia Adobe nos ofrece una versión de su programa de diseño que podemos adquirir mediante un pago único de 99 euros: Photoshop Elements. Este programa es mucho más básico que el programa clásico, pero depende mucho más de la IA, por lo que para aquellos usuarios menos expertos se trata de una excelente alternativa.

Modo de edición Guiada en Photoshop Elements

¡Sé el primero en comentar!