Estaba esperando un correo, y Gmail no me lo entregaba: así conseguí leerlo

Estaba esperando un correo, y Gmail no me lo entregaba: así conseguí leerlo

David Onieva

A pesar de la gran cantidad de años que lleva entre nosotros, el correo electrónico sigue siendo clave tanto en entornos personales como más profesionales. Quizá uno de los servicios más populares utilizados en estos instantes es el que nos ofrece Google con Gmail. Pero con todo y con ello y a pesar de su enorme penetración de mercado, no siempre funciona todo lo bien que nos gustaría.

Como muchos de vosotros ya sabréis de primera mano, aquí nos encontramos con un servicio que nos permite gestionar nuestro correo electrónico, todo ello a través de la nube. Los beneficios de este método son muchos. Por ejemplo, tendremos la posibilidad de acceder a nuestros mensajes de correo perfectamente sincronizados desde cualquier navegador y dispositivo. Además, disponemos una serie de aplicaciones oficiales para gestionar nuestra cuenta o cuentas de Gmail.

Sin embargo, tal y como sucede en la mayoría del software, aquí también se pueden presentar determinados problemas o fallos de funcionamiento. Un claro ejemplo de todo ello lo encontramos en el supuesto de que estemos esperando un correo importante a nuestra cuenta de Gmail, y este nunca llega. Esto se puede convertir en un serio problema tanto en entornos domésticos como profesionales. Es por todo ello por lo que a continuación os hablaremos de una serie de medidas que podéis tomar para solventar esta situación.

Y es que se puede tratar de un mensaje oficial que estamos esperando con prisa, de un correo personal con alguna noticia importante, etc. Si sabemos que el emisor lo ha enviado, pero no llega a nuestra cuenta, veamos qué podemos hacer.

configurar gmail

Reiniciar y usar el botón de actualizar

Una de las primeras medidas el que se hace extensible a multitud de problemas relacionados con el software, es en reiniciar la aplicación oficial que estemos usando del correo de Gmail. De igual modo hay que saber que en la parte superior de la interfaz nos encontramos con un botón circular con una flecha dentro. Este nos sirve para refrescar la interfaz de los mensajes entrantes, por lo que os recomendamos hacer uso de este un par de veces o tres.

Comprobar la dirección de la cuenta

En el caso de que no nos llegue ese mensaje de correo enviado por el emisor, también es importante que nos aseguremos de que la dirección está bien escrita. Para ello deberíamos ponernos en contacto con la persona que ha enviado ese correo y asegurarnos de que la dirección de mail es la correcta, especialmente si esta es un poco enrevesada.

Echar un vistazo a la bandeja de Spam

En ciertas ocasiones nos podemos encontrar con que mensajes de correo totalmente válidos de emisores conocidos llegan a la bandeja de spam de Gmail. Esto es algo que sucede en más ocasiones de las que nos gustaría debido a un mal funcionamiento puntual del filtro de spam del gestor de correo. Por tanto, mirar esa bandeja de descartados es una solución bastante efectiva si no encontramos creemos que no hemos recibido ese mensaje tan esperado.

Realizar una búsqueda en Gmail

También puede ser que el correo que estamos esperando se haya traspapelado por alguna razón entre todos nuestros mensajes entrantes. Aquí es importante saber que el gestor nos propone un potente buscador en el que podemos especificar el contacto que nos lo envía, el cuerpo, o el subject. Por tanto, podemos hacer uso de este para localizar ese mensaje que estamos esperando.

Hacer una prueba y ver que el servicio funciona

Se puede dar el caso de que el problema no venga dado por nuestra cuenta personal, sino por el servicio que nos ofrece Google. Con estos queremos decir que podemos enviarnos un nuevo mensaje de correo a nosotros mismos para ver si nos llega y asegurarnos de que Gmail no está caído. En el caso de que este tampoco nos llegue, no nos quedará más remedio que esperar a que el servicio se restablezca y así recibir aquello que deseamos.

¡Sé el primero en comentar!