Haz que tu navegador vuele en Internet con este truco de la caché

Los navegadores de Internet se han convertido en una de las principales soluciones software para muchos usuarios en su día a día con el PC. Estos son programas muy completos que cubren la mayoría de nuestras necesidades al movernos por las webs y están compuestos por multitud de elementos. Entre estos nos encontramos con la caché del navegador, algo de lo que os hablaremos a continuación.

Hay que tener en cuenta que estos programas a los que nos referimos aquí almacenan una buena cantidad de datos propios de los usuarios y la navegación como tal. Esto se lleva a cabo para así mejorar la experiencia de uso con el software. Aunque muchos lo consideran un inconveniente para la privacidad, lo cierto es que su utilidad es enorme. Así, el propio programa recuerda muchos de los elementos que usamos en nuestras sesiones como las URLs visitadas, contraseñas, credenciales, etc.

Esto, como seguro que muchos de vosotros habéis comprobado de primera mano en cientos de ocasiones, nos permite usar este software de un modo más fluido. Pero en estas mismas líneas nos vamos a centrar en un elemento del que seguramente habéis oído hablar en multitud de ocasiones. Se trata de la memoria caché, un sistema de almacenamiento temporal de cookies y otras informaciones de los sitios webs que visitamos. Aquí se incluyen objetos HTML, CSS, JS, además de las imágenes de esos portales web.

Así, el navegador más adelante usa esta caché de una página para acelerar su velocidad de carga, con lo que se reduce la cantidad de peticiones enviadas al servidor. Pero igualmente esta debe vaciarse cada cierto tiempo y vamos a ver algunas de las razones.

Bloqueos inesperados en el navegador web

En ocasiones, al igual que sucede con otros muchos programas de todo tipo, podemos experimentar ciertos bloqueos en el mismo. Estos se producen de manera inesperada al movernos por Internet, por lo que borrar la caché del navegador es una de las soluciones más efectivas en este sentido.

cache navegador

Y es que si esto no lo hacemos cada cierto tiempo, este elemento se puede llegar a saturar. Por tanto, más que una ventaja, la caché se puede convertir en un problema si no la usamos como es debido.

Mejorar el funcionamiento del programa gracias a la caché

En el caso, bastante habitual, de que la memoria caché lleve almacenando datos durante mucho tiempo, puede ser igualmente un problema. Llegado ese supuesto, el navegador tiene que buscar entre una enorme cantidad de archivos y cookies cada vez que le hagas una petición.

Esto se puede traducir en una importante bajada de rendimiento del propio software del que os hablamos. Por tanto y con el fin de evitar que se sobrecargue y funcione más lento de lo debido, es conveniente borrar la caché de manera periódica.

Limpiar caché tras un cambio de configuración

Por otro lado se puede dar el caso de que en un momento determinado hayamos hacho alguna modificación importante en el software. Con esto nos referimos a cambios en las preferencias de navegación relativas al idioma, las opciones de privacidad, la seguridad, etc. El problema se puede producir si los datos almacenados que hayan quedado obsoletos en la memoria caché sigan usándose, lo que se traducirá en que los cambios no se hacen efectivos. Llegados a este punto lo mejor que podemos hacer de nuevo, es limpiar la caché para empezar de cero con la nueva configuración.

Liberar espacio en el disco

Y claro está, toda esa información que se va almacenando en la memoria caché del navegador que usemos habitualmente, ocupa espacio en las unidades de disco. Por tanto el borrado periódico de este elemento, más si no lo hemos hecho nunca, nos ayudará para liberar parte de esos valioso megas en nuestro equipo.