¿Es posible jugar con Ray Tracing en Linux?
Rubén Velasco

No podemos negar que el sistema operativo predilecto para jugar en Windows. En macOS, la potencia gráfica de sus equipos no permite ejecutar títulos muy exigentes (y tampoco es que tengamos mucha variedad), y en Linux, muchos desarrolladores se niegan a portar sus juegos debido a la baja cuota de mercado que tiene entre los jugadores. Además de que los drivers, incluso los privativos, dejan mucho que desear. Sin embargo, poco a poco la comunidad va aportando granitos de arena para que Linux se pueda convertir en un sistema para gaming. Pero ¿llegaremos a ver tecnologías avanzadas, como el Ray Tracing, en este sistema?

¿Qué es el Ray Tracing?

Ray Tracing, o trazado de rayos, es una tecnología de NVIDIA introducida por primera vez en sus tarjetas gráficas RTX en la serie 2000. Esta tecnología hace uso de redes neuronales y Machine Learning para mejorar las iluminaciones, sombras y reflejos de los juegos que sean compatibles con ella.

De esta manera, y juego a otra tecnología relacionada, DLSS, se mejora notablemente la calidad gráfica de los juegos, y sus efectos y sombras, dándoles un aspecto mucho más realista al mismo tiempo que se mejora el rendimiento de estos. Eso sí, aunque es posible usar RT sin DLSS, el impacto sobre el rendimiento será altísimo.

Para poder aprovecharnos de esta tecnología es necesario tener 4 cosas:

  • Windows 10 o Windows 11 con DirectX 12.
  • Una tarjeta gráfica de la serie RTX.
  • Los últimos drivers de NVIDIA.
  • Correr un juego compatible.

Pero, ¿qué pasa si cumplimos con 3 de estos 4 requisitos, y el que cambiamos es Windows por Linux?

VKD3D-Proton: la solución gaming para Linux

VKD3D-Proton es un proyecto libre que busca convertir las instrucciones del DirectX 12 de Windows en Vulkan, la API de juegos de Linux. Ya hemos visto esta tecnología en acción en otras ocasiones. Por ejemplo, es una de las partes más importantes de Steam para Linux, ya que gracias a ella es posible hacer uso de la herramienta Steam Play Proton, la cual nos permite ejecutar juegos de Windows en Linux como si fueran nativos.

Desde hace tiempo es posible ejecutar juegos de Windows en este sistema operativo, con mejor o peor rendimiento, gracias a Wine. Pero muchas de las APIs de NVIDIA (sobre todo) estaban limitadas y no se podían usar. Pero todo avanza, y ahora es posible hasta aprovecharse del trazado de rayos.

Las últimas versiones de VKD3D-Proton cuentan con soporte para DirectX Raytracing. Esta tecnología, aunque no es la nativa de NVIDIA, nos permite aplicar trazado de rayos a los juegos de Windows en Linux usando las APIs de DirectX. De esta manera, por ejemplo, es posible jugar al Control, Cyberpunk 2077 o Metro Exodus aprovechándonos de estas tecnologías.

Además, la última versión de VKD3D-Proton activa la posibilidad de hacer uso de NVIDIA DLSS en juegos D3D12, así como soporte para NVIDIA Resizable BAR para mejorar el rendimiento de los gráficos en tarjetas y placas compatibles.

Buen avance, con mucho trabajo por delante

Desde luego, disponer de Ray Tracing y DLSS en Linux es un avance muy importante. Pero aún queda mucho trabajo por delante. Lo primero con lo que nos encontramos es que hay que realizar cambios en la configuración de las librerías VKD3D para poder habilitar estas dos tecnologías. Además, el rendimiento sigue yendo bastante por debajo al que podemos obtener en Windows al jugar a los mismos juegos, incluso con los drivers privativos de NVIDIA.

¿Puede ser Linux un sistema operativo para jugar? Sí. ¿A corto plazo y para todos? No. El nulo soporte por parte de la industria, y la dificultad de configurar estas librerías lo hacen que sea aún más minoritario que antes. Solo si tienes un PC muy potente, y conocimientos avanzados de Linux, podrás usarlo también para jugar.

¡Sé el primero en comentar!