Por qué deberías usar Proton al jugar en Steam desde Linux

Muchos usuarios en los tiempos que corren prefieren utilizar un PC basado en Linux en lugar del habitual sistema Windows de Microsoft. Las razones de todo ello son varias, aunque también es verdad que estas distribuciones de código abierto presentan algunas carencias, al menos hasta la fecha. Una de estas se podría considerar que es todo aquello relacionado con los juegos, aunque parece que la cosa poco a poco va cambiando, en parte gracias a Steam.

Windows es el sistema operativo más extendido y usado en todo el mundo con una penetración de mercado muy superior al resto. Pero esto no quiere decir ni que sea el mejor ni que todo el mundo lo acepte tal y como se nos presenta. Multitud de usuarios consideran que este software de Microsoft atenta contra nuestra privacidad incluye aplicaciones innecesarias, y hace un excesivo consumo de recursos. Así, por una razón u otra, un número creciente de usuarios prefieren hacer uso de un sistema de código abierto en sus ordenadores, o al menos utilizar Linux para determinadas tareas.

Con todo y con ello, mientras que el mercado de juegos para PC ha crecido de manera ostensible en Windows, este es uno de los puntos flojos de Linux. Por tanto, a medida que ha pasado el tiempo, han aparecido algunas soluciones que intentan facilitarnos este tipo de tareas relacionadas con el ocio. Este es el caso del Proton, un interesante software del que os hablaremos a continuación y que os facilita mucho jugar en Steam sin problemas directamente en un equipo basado en Linux. De hecho, a continuación, hablaremos acerca de las ventajas de utilizar esta propuesta para disfrutar de tus títulos favoritos en un sistema de código abierto.

Ventajas de usar Proton para jugar con Steam en Linux

Llegados a este punto lo primero que debemos saber es que al hablar de Proton, en realidad nos referimos a una herramienta de la propia Valve, propietaria de Steam. Así, desarrolló este software para que funcionase de manera similar a como lo hace el popular Wine. Lo que se logra con Proton es que un juego inicialmente creado para el sistema Windows, se pueda ejecutar en Linux sin problema alguno de manera sencilla.

De hecho, una de las principales ventajas que nos ofrece esta propuesta es la sencillez con la que podemos ponerla en marcha. Prácticamente no tendremos que llevar a cabo configuración alguna y todo el proceso se lleva a cabo haciendo uso del cliente Steam para Linux. Por tanto, aquellos que quieran disfrutar de sus títulos favoritos de la plataforma, lo mejor que pueden hacer es echar mano del mencionado Proton.

proton linux steam

La principal razón de todo esto que os contamos es que cuando ejecutamos un juego en principio desarrollado para Windows con Steam en Linux, la plataforma pone en marcha Proton en segundo plano. De este modo se asegura de que todo se esté ejecutando de forma correcta. Podríamos decir que esta es una capa de compatibilidad de la misma Valve que nos deja jugar en Linux con títulos de Windows, todo ello con la mejor experiencia de uso. Asimismo, esta es una firma que desde hace tiempo trabaja en proyectos para llevar sus juegos a Linux.

Es más, multitud de compañías centradas en el desarrollo de estos elementos software, están empezando a no lanzar versiones para el sistema de código abierto confiando totalmente en Proton de Valve.

1 Comentario