Lleva tu Raspberry Pi más allá: instala Android fácilmente

El Raspberry Pi es el micro-ordenador estrella más popular que podemos encontrar. Creado usando bardware libre, y comercializado por un precio asequible, este dispositivo se ha ganado un hueco en millones de hogares de los aficionados a la tecnología. Su sistema operativo principal es Raspberry Pi OS (antes conocido como Raspbian), aunque podemos encontrar muchos otros Linux (y no tan Linux) con los que poner en funcionamiento este SO. Sin embargo, hay un uso mucho más llamativo e interesante para este micro-ordenador: instalarle Android.

Android es el sistema operativo de Google que todos conocemos de los smartphones. Sin embargo, este SO también está presente en muchos otros dispositivos, como, por ejemplo, sticks para convertir cualquier televisor en una Smart-TV. El Raspberry Pi tiene potencia suficiente como para poder ejecutar este sistema operativo, aunque no tiene soporte oficial para ello. Sin embargo, gracias a la comunidad, es posible instalar este SO de Google en el micro-ordenador. Y, además, hacerlo de forma muy sencilla. Vamos a ver cómo.

Motivos para instalar Android en el Raspberry Pi

Si el Raspberry Pi está pensado para ejecutar sistemas operativos Linux, y tenemos una gran variedad de sistemas para ello, ¿qué nos puede llevar a usar este sistema operativo en él?

Uno de los principales motivos por los que podemos optar por instalar Android es por el excelente soporte para pantallas táctiles. Hay varios proyectos que permiten colocar una pantalla táctil en este dispositivo y poder usarlo, por ejemplo, como ordenador de bolsillo. Sin embargo, el soporte de los sistemas Linux estándar deja mucho que desear. Gracias a Android, podemos controlar el Raspberry Pi con los dedos sin un solo problema.

Otro motivo que nos puede llevar a ello es la posibilidad de instalar aplicaciones y juegos de Android en este dispositivo. Por lo general, las apps de Android solo se pueden instalar en smartphones con este sistema operativo. Y todos los demás dispositivos quedan fuera de soporte. Gracias a la posibilidad de instalar este sistema en el RPi, podremos tener a mano estas aplicaciones siempre que queramos.

Por último, un motivo además muy interesante, es la posibilidad de montar nuestro propio TV-Box con Android. Podemos instalar este SO en el Raspberry Pi, un launcher cómodo, conectarlo a la televisión y usarlo como centro multimedia sin tener que comprar ningún dispositivo a mayores.

Raspberry Pi con Android

Distintos proyectos

Hay varios proyectos que nos permiten llevar Android al Raspberry Pi. Uno de los más conocidos es Emteria. Este es uno de los proyectos más completos que nos permiten instalar el sistema operativo de Google en el micro-ordenador. Un sistema muy completo y actualizado que nos garantiza un funcionamiento casi igual de nativo que el del sistema operativo en un smartphone. Su principal problema es que es de pago, y aunque su precio es más que asequible, ya tenemos que pasar por caja.

Otro proyecto muy interesante, sobre todo para los que no quieren pagar, es LineageOS. Si alguna vez hemos estado investigando dentro del mundo de las roms, esta es la más conocida. Una alternativa gratuita y abierta para poder instalar versiones no oficiales de Android en casi cualquier smartphone. Por supuesto, también está quien ha aprovechado para llevar esta ROM al RPi. Podemos encontrar hasta LineageOS 18.1 (basado en Android 11) para el Pi 3 y el Pi 4. Además, tiene sus variantes basadas en Android TV por si estamos buscando crear nuestro propio TV-Box como hemos explicado.

También hay proyecto «casi oficiales» como es el caso de Android Things. Este proyecto nos permite llevar una versión casi casi original de Android al Raspberry Pi a través de un proceso que no es, para nada, sencillo. Está más enfocado a desarrollo y prueba de aplicaciones, pero puede ser una opción más para tener este SO en el dispositivo.

Por último, no podíamos olvidarnos de RaspAnd. A pesar de lo descuidada que es su web, en ella podemos encontrar excelentes proyectos que nos van a permitir instalar este sistema operativo en nuestro querido Raspberry. Para ello, lo único que necesitamos es elegir la versión que queramos acorde al modelo de Raspi que tengamos, y listo. Eso sí, su licencia tiene un coste de 9 dólares. Poco dinero para lo que nos ofrece, pero ya obliga a pasar por caja si queremos probarla.

Proceso paso a paso

Independientemente de la versión que elijamos, el proceso será más o menos el mismo. Lo que sí debemos hacer es asegurarnos de que cumplimos con los siguientes requisitos antes de empezar:

  • Raspberry Pi 3 o superior.
  • Una fuente de alimentación potente (de 3 amperios a ser posible).
  • Una tarjeta de memoria de alta calidad de, al menos, 16 GB.
  • Una pantalla táctil (opcional).
  • Ratón y teclado si no usamos una pantalla táctil.

Además, también tendremos que bajar un programa con el que poder grabar la imagen a la tarjeta de memoria. Por ejemplo, podemos usar el conocido Raspberry Pi Imager, o apostar por uno de los clásicos: BalenaEtcher.

Y, con todo lo anterior, bajaremos de las opciones anteriores el proyecto que más nos guste. Desde nuestro punto de vista, las mejores opciones que podemos elegir son, por un lado, LineageOS, como opción gratuita, y por otro RaspAnd, si no nos importa pagar 9 dólares.

En ambos casos, bajaremos un archivo ZIP. Debemos descomprimir este archivo para poder extraer su contenido, el cual será un archivo .IMG, es decir, una imagen de la tarjeta de memoria. Y es este archivo el que debemos grabar (no copiar), a la micro-SD.

Etcher interfaz

Debemos seleccionar en este menú (en nuestro caso hemos usado BalenaEtcher) la imagen IMG que vamos a grabar, seguida de la unidad (la tarjeta de memoria) donde vamos a instalar el sistema. Debemos prestar atención para no equivocarnos, ya que el proceso formatea la tarjeta, y si la unidad no es la correcta podemos perder los datos.

Si preferimos usar el Raspberry Pi Imager, la opción que nos interesa es la siguiente.

Raspberry Pi Imager - 3

Cuando se grabe la imagen en la tarjeta de memoria, ya la podemos desconectar, e introducirla en el Raspberry Pi. La primera vez que arranque este tardará bastante tiempo (varios minutos) en lo que termina la instalación y prepara todo lo necesario para poder funcionar.

Cuando acabe, podremos ver el Launcher por defecto de este sistema. Recomendamos reiniciar un par de veces para que la instalación se asiente correctamente, y listo.

A disfrutar de Android en el Raspberry Pi.

¡Sé el primero en comentar!