Los mejores sistemas operativos que podemos usar en un Raspberry Pi 3 en 2019

Desde la llegada del Raspberry Pi hace ya 7 años, este micro-ordenador se ha convertido en un dispositivo de lo más interesante para muchos usuarios, pudiendo hacer prácticamente cualquier cosa con él, abriendo un abanico de infinitas posibilidades y usos en los que este ordenador dará el 100%. Desde la llegada del Raspberry Pi 3 Modelo B+ el año pasado, este micro-ordenador cuenta con la potencia suficiente para poder desempeñar sin problema cualquier tarea, y qué mejor forma de aprovechar esta potencia que eligiendo el sistema operativo que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Raspbian, el más completo y versátil

No podemos hablar de Raspberry Pi sin hablar de Raspbian, su distribución Linux oficial. Esta distribución se trata de una versión de Debian modificada y optimizada para sacar el máximo partido a este micro-ordenador. Raspbian se utiliza igual que Debian o que la mayoría de las distribuciones Linux populares, es muy sencilla, estable, rápida y podemos hacer con ella cualquier cosa instalando los programas que queramos.

Raspbian en Raspberry Pi 3

Raspbian podría ser la distribución de partida para cualquier usuario. Todo poseedor de un Raspberry Pi debería pasar por Raspbian, sobre todo por las versiones más recientes del micro-ordenador que lo han mejorado enormemente. Sin embargo, existen muchas otras alternativas que no podemos pasar por alto.

¿Windows 10 en el Raspberry Pi? ahora es posible

Desde el principio, los sistemas operativos para el Raspberry Pi eran sistemas basados en Linux, distribuciones personalizadas de una u otra manera pero al final basadas en Linux.

Hace ya algún tiempo, Microsoft lanzó para el Raspberry Pi su sistema operativo para el Internet de las Cosas con el que intentar conquistar este mercado, aunque sin éxito. La semana pasada pudimos ver cómo, finalmente, ya es posible instalar Windows 10 en el Raspberry Pi 3, concretamente la versión para ARM utilizada en tablets y otros dispositivos pero que, a grandes rasgos, es igual a la de cualquier PC.

¿Quieres montar una retroconsola? RetroPie y Lakka deben ser tus elecciones

RetroPie y Lakka son dos distribuciones Linux diseñadas para convertir nuestro micro-ordenador en una completa consola retro repleta de emuladores. Estas distribuciones utilizan una distro Linux como base (por ejemplo, RetroPie utiliza la versión Lite de Raspbian) y montan, bajo un frontend muy llamativo, toda la plataforma de emuladores de libretro, pudiendo acceder sin necesidad de ninguna configuración adicional ni ninguna dependencia a toda la colección de emuladores de este pack listos para jugar a prácticamente cualquier juego antiguo, hasta de PlayStation 1.

Retropie

Estas distros suelen estar pensadas para jugar, aunque al usar un sistema Linux por debajo es posible instalar manualmente los paquetes que nosotros queramos.

¿Buscas un completo centro multimedia? LibreELEC debe tener un hueco en la micro-sd del Raspberry Pi

Si queremos ir más allá de los juegos, LibreELEC es una de las distribuciones para convertir nuestro Raspberry Pi en un centro multimedia más completas que podremos encontrar. Esta distro nació como un fork de OpenELEC y cuenta, además de con los emuladores de libretro que hemos visto antes, con Plex, para poder reproducir contenido multimedia desde este servidor y con Kodi, el conocido reproductor multimedia de manera que no tengamos que hacer nada más para convertir nuestro Raspberry Pi en una fuente de cientos de horas de entretenimiento.

Kodi 18 RetroPlayer

NOOBS: el todo en uno para el Raspberry Pi

Instalar un sistema en el Raspberry Pi era un proceso muy manual que implicaba buscar la distro que queríamos usar, bajar su imagen e instalarla en la tarjeta de memoria. Sin embargo, con la llegada del proyecto NOOBS, es posible descargar una única imagen, como un instalador universal, desde el que vamos a poder acceder a una amplia lista de sistemas operativos para el Raspberry Pi, encargándose este sistema de descargar la última versión, preparar la micro-SD e instalar la distribución en ella.

Además, si más adelante queremos cambiar de distro, no es necesario sacarla y volver a flashearla desde el PC, sino que podemos volver a NOOBS y cambiar de distribución en apenas unos minutos.

¿Cuál es tu sistema favorito para el Raspberry Pi?