Microsoft vuelve a lanzar sus actualizaciones espía para Windows 7 y 8.1

Escrito por Rubén Velasco
Actualidad
1

Uno de los aspectos más criticados de Windows 10 ha sido la telemetría, o la recopilación de datos de los usuarios del sistema operativo por parte de Microsoft que, en teoría, están hecho con fines analíticos y de depuración. Aunque la recopilación de datos sigue activa en el sistema operativo, esta se va a reducir y simplificar notablemente en Windows 10 Creators Update, aunque, según parece, los usuarios de Windows 7 y Windows 8.1 no van a librarse de esa recopilación de datos, de momento.

Durante el primer año de lanzamiento de Windows 10, Microsoft llevó a cabo una campaña muy agresiva para conseguir que los usuarios de Windows 7 y Windows 8.1 actualizaran lo antes posible al nuevo Windows 10. Para llevar a cabo esta campaña, la compañía liberó una serie de actualizaciones (concretamente KB2652664 y KB2976978) que comprobaban el sistema operativo utilizado, el hardware y el software del ordenador y, si no había problemas de compatibilidad, pedía al usuario descargar e instalar el nuevo sistema operativo.

Sin ninguna razón aparente, Microsoft ha vuelto a liberar estas dos actualizaciones para los usuarios de ambos sistemas operativos. Estas dos actualizaciones, una vez más, buscan que los usuarios formen parte del Windows Customer Experience Improvement Program, un programa que lleva activo desde Windows Vista y que analiza el hardware, el software y los servicios de los usuarios con fines de métrica.

Cuando estas dos actualizaciones se instalan en el equipo, Windows crea una nueva tarea programada llamada “DoScheduledTelemetryRun”. No está muy clara la finalidad de la misma, aunque probablemente sea más que nada para comprobar el hardware y el software de forma periódica y enviarlo a las bases de datos de Microsoft.

Aunque estas actualizaciones han sido liberadas en la rama “opcional” de Windows Update, es muy probable que la semana que viene, el próximo martes, estas se marquen como importantes y se instalen de nuevo a todos los usuarios. Además, aquellos usuarios que las bloquearan en el pasado tendrán que volver a hacerlo, ya que al haberse liberado como nuevos parches el sistema operativo las recibe como tal.

Si no somos miembros del Windows Customer Experience Improvement Program, estas dos actualizaciones, aunque se instalen, no servirán de nada. Por ello, a continuación, os vamos a explicar cómo abandonar este programa.

Cómo dejar de formar parte del Windows Customer Experience Improvement Program

Aunque Windows no tiene una opción específica para abandonar dicho programa, es muy sencillo dejar de formar parte de él simplemente con un cambio en el registro de Windows 7 y Windows 8.1

Para ello, tan solo debemos abrir el editor de registro de Windows ejecutando “regedit.exe” y, en él, desplazarnos hasta la siguiente ruta:

  • KEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Policies\Microsoft\SQMClient\Windows

Si las claves de registro SQMClient o Windows no existen en dicho directorio, debemos crearlas. Una vez en ellas, buscamos el valor “CEIPEnable” (si no existe, lo creamos igualmente) y nos aseguramos de que su valor sea 0.

Microsoft no ha facilitado qué información recopila a través de estas dos nuevas actualizaciones, aunque, al menos, lo que sí ha dejado claro, para la tranquilidad de muchos, es que no se incluye un nuevo programa GWX (Obtener Windows 10), por lo que, aunque estas actualizaciones recopilarán datos de telemetría, al menos no intentarán constantemente que los usuarios actualicen a Windows 10, de momento.

¿Qué opinas del regreso de estas actualizaciones a Windows 7 y Windows 8.1?

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo
  • spawn

    Gracias por la info, cuando aparezcan a desactivarlas y que no vuelva a preguntar por ellas.