Intel impide instalar Linux en algunos PCs, no Microsoft

Ayer saltó la noticia y las webs de tecnología empezaron a echar fuego, a la par que los foros. Microsoft había bloqueado Linux en algunos ordenadores, o eso era al menos lo que se comentaba. Para más inri, un portavoz de Lenovo, la marca de PCs implicada, había dicho que el bloqueo de Linux en algunos de sus ordenadores tenía que ver con un acuerdo comercial con los de Redmond. Pues bien, ninguna de estas informaciones era cierta, ni el bloqueo por parte de Microsoft ni el acuerdo comercial entre ambas compañías para dejar fuera al software libre.

Intel. La culpable de que no se pueda instalar Linux en algunos ordenadores Lenovo la tiene Intel. Bien, una vez que hemos resuelto el misterio, mejor empezamos por el principio, por si alguno de nuestros lectores no estaba al tanto del tema. Todo empezó cuando en un foro de Linux un usuario denunció que, en su ordenador, un Lenovo Yoga 900 ISK2 Ultrabook, no se podía instalar Linux.

Esta historia comenzó a correr por los foros y la gente empezó a atar cabos cuando otros ordenadores de la misma marca tenían el mismo problema. Todos formaban parte de la Signature Edition de Microsoft.

¿Qué es la Signature Edition de Microsoft?

Si un ordenador cuenta con la garantía de ser Signature Edition de Microsoft esto implica que viene sin ningún bloatware instalado, que su protección corre a cargo de Windows Defender de forma predeterminada, que asegura la calidad del teclado y que cumple con los estándares de sensibilidad del touchpad de Microsoft. Por supuesto, también cumple con otros requisitos de calidad de hardware, pero estos serían los más importantes. En resumen, es un lote de ordenadores que valen un poco más pero que, en teoría, garantizan un mejor rendimiento en todos los sentidos. Y aquí es donde entra en acción Intel.

La Signature Edition de Microsoft no es compatible con Linux

¿Por qué Intel bloquea Linux en estos ordenadores?

Para que se entienda mejor también es bueno empezar por el principio. Hay que saber que Intel permite que el almacenamiento sea configurado de dos maneras diferentes en los ordenadores con los que trabaja. Una de ellas es el modo ‘estándar’ ( AHCI normal en sistemas SATA y NVMe normal en los sistemas NVMe) o el modo RAID, o conjunto redundante de discos independientes que dependen de un controlador específico para funcionar, lo que asegura que solo se utilice software que soporte controladores en modo RAID. Pues bien, Intel no ha lanzado ningún parche para que Linux soporte el modo RAID.

¿El motivo? No se sabe con seguridad, pero parece que el modo RAID obliga al usuario a utilizar el controlador de Intel, lo que implica que se obtiene una mejor administración de energía, la duración de la batería es mayor y, en definitiva, la maquina no se acaba derritiendo. En resumen, se hace porque es mejor para el funcionamiento del ordenador, ya que al ser Signature Edition de Microsoft tiene que garantizar el mejor rendimiento. Sí, Lenovo podría ofrecer la opción de desactivarlo, pero esto incrementaría los costes del soporte y el porcentaje de personas que compran portátiles para instalar otro sistema operativo que no sea el que viene de fábrica, en este caso Windows, es ínfimo. Es decir, no les compensa.

Claro, el problema lo podría solucionar Intel de una forma más sencilla, proporcionando soporte para Linux lanzando un simple parche. Pero no, Intel nunca ha demostrado estar muy interesado en los sistemas operativos libres y hace muy poco para que estos funcionen bien en su hardware. No sabemos el motivo, pero esto es un hecho.

¿Creéis que solo Intel es la culpable?

Quizá te interese…