¿Qué tipo licencia de Windows me interesa más? Te ayudamos a elegir

A la hora de empezar a trabajar con un nuevo ordenador, uno de los apartados que más debemos tener en cuenta es la elección del sistema operativo. Disponemos de varias propuestas gratuitas como son las distribuciones de Linux. Sin embargo, más utilizado y extendido en todo el mundo es Windows de Microsoft, un software que como ya sabréis es de pago.

Hoy en día tenemos la posibilidad de bajar diversas imágenes ISO para así probar el sistema operativo como tal. Sin embargo, para que éste sea totalmente funcional, legal y propio, necesitamos activarlo mediante la correspondiente licencia que debemos pagar. Este es un hecho que de un modo u otro siempre se ha dado en las diferentes versiones del sistema operativo más antiguas. Por tanto, podemos decir que la propuesta de Microsoft siempre ha sido un sistema de pago.

Para disponer de pleno derecho de nuestra versión del software, es imprescindible que más tarde o más temprano adquiramos legalmente una licencia que lo active. Pero con todo y con ello, algo en lo que nos vamos a centrar en estas mismas líneas, debemos tener muy en consideración que hay diferentes tipos de licencias. Esto es algo que seguramente habremos observado en alguna ocasión cuando nos hemos dispuesto a adquirir alguna de estas, o sencillamente nos hemos puesto a investigar en nuestro PC.

Diferentes formatos de licencias de Windows

Básicamente se podría decir que estos elementos a los que nos referimos se dividen en tres tipos, cada uno con sus propias características. Es por ello por lo que a continuación os vamos a hablar de las diferencias existentes entre cada uno de estos formatos. De este modo, llegado el momento de la elección, podremos decantarnos de un modo más conveniente por el que más nos interese en cada caso.

Es más que posible que los formatos o tipos de los que os hablamos o resulten más que familiares por haberlos oído en alguna ocasión. Sea como sea lo que debemos tener claro es que podemos adquirir una clave para el sistema operativo de Microsoft de tipo OEM, Retail o Volumen. Anteriormente os hemos mencionado que cada uno de estos formatos tiene sus propias características iniciales, pero también debemos saber que su precio es diferente. de ahí precisamente la importancia de decantarnos por un tipo u otro a la hora de activar el sistema operativo.

comando licencia

Al mismo tiempo es interesante saber que las dos más habituales en estos momentos son la del tipo OEM o Retail, como veremos a continuación.

Diferencias entre los tipos de claves

La mayoría de vosotros ya sabréis que cuando nos referimos a la clave de Windows, esta está compuesta por una serie de caracteres identificativos. Estos son únicos para cada sistema operativo y son algo similar a nuestro propio DNI. Por tanto, podríamos decir que es un elemento clave en cualquier sistema operativo legal.

Ventajas de las claves OEM

Por tanto, una de las principales diferencias que aquí encontramos, es que las licencias OEM son las más adecuadas para un único equipo con su correspondiente hardware. Podemos afirmar que son las más usadas y habituales desde hace tiempo. Además, a la hora de adquirir una nueva, este formato es el más habitual que encontramos en Internet para su compra. Pero eso no es todo, sino que además estas suelen ser más baratas que las Retail, de ahí que llamen más la atención de los usuarios.

Para que nos hagamos una idea más aproximada de lo que os hablamos, os diremos que las OEM son la licencias que se incluyen cuando compramos un nuevo PC que nos llega ya montado. De esta manera cuando lo encendemos por primera vez y nos conectamos a Internet, lo activamos de forma automática y el hardware de ese ordenador queda ligado a la correspondiente clave. De hecho, es la placa base del equipo la que se asocia, de ahí que, si la cambiamos, la perdemos.

Debemos tener en cuenta que por regla general podremos cambiar la memoria RAM o el disco duro sin problemas con este elemento. Sin embargo, la cosa se complica si nos referimos a otros como la CPU o la mencionada placa.

configuracion oem

Cuándo comprar una Retail

Dentro de los tipos más utilizados que os hemos comentado antes, por otro lado, nos encontramos con las Retail. Cierto es que éstas son más caras, pero en determinadas circunstancias nos van a interesar mucho más. Sirva como ejemplo el caso del que os hablábamos anteriormente. Es decir, en el supuesto de que en el futuro tengamos planeado hacer grandes cambios en el hardware del PC, como sustituir la placa, una Retail será mucho más interesante.

A pesar de que son algo más caras, como os comentamos antes, este formato es mejor si pensamos a largo plazo. Y es que es se podrá utilizar e instalar en otros los ordenadores con diferentes configuraciones hardware. En el supuesto de que dispongamos de una Retail, y cambiemos el hardware del PC, la licencia seguirá siendo válida. Lo único que debemos tener claro aquí, es que esta clave, aunque sea Retail, tan solo podrá estar en funcionamiento en un único ordenador al mismo tiempo.

Con todo y con ello éstas pueden ser muy interesantes en el caso de que seamos nosotros mismos los que montemos nuestro PC, cambiamos componentes cada cierto tiempo, etc.

Claves de tipo Volumen o GVLK

Una vez tenemos claro las diferencias entre OEM y Retail, si deseamos ir un paso más allá en cuanto al número de equipos, las de tipo Volumen nos pueden interesar. Os contamos todo esto porque las mismas nos ofrecen la posibilidad de poder ser utilizadas en varios ordenadores al mismo tiempo. Claro, como os podréis imaginar, este formato más que para el usuario final, está pensado para las pequeñas y grandes empresas. Estas son las que en realidad van a necesitar una buena cantidad de ordenadores independientes basados en Windows.

Por tanto, en lugar de adquirir licencias independientes una a una, la firma paga por una de este tipo a través de Microsoft y la utilizan en todos sus equipos. Al mismo tiempo en lo que se refiere al precio, al comprar una gran cantidad de claves aunadas en una sola, suelen salir más económicas. Esto nos permite que todos los PCs de esa empresa se activen con la misma licencia y a un precio más asequible. Esto es algo que agradecerán tanto la economía de la compañía como los administradores de sistemas de esta.

Algo que debemos tener muy presente es que este tipo de licencias no siempre las vamos a encontrar con el nombre de Volumen. Para que no lleve a confusión, en ocasiones al adquirir las empresas estas licencias masivas para múltiples equipos que se piden directamente a Microsoft, también son nombradas como GVLK. Pero con todo y con ello, tal y como era de esperar, tanto las ventajas como los beneficios de los que os hemos hablado anteriormente, en estas licencias GVLK son las mismas que os hemos contado.

Licencia para un PC montado por mí

Hace unos años muchos usuarios se aventuraban a montar sus propios ordenadores componente a componente. Hay que decir que en Windows 7 y versiones anteriores, a la hora de activar el sistema con una OEM, no teníamos problema alguno. Sin embargo, por temas de piratería fundamentalmente, Microsoft decidió cambiar esta política a partir de Windows 8. Por esta razón a partir de ese momento las licencias OEM se reservaron casi exclusivamente para el uso por parte de los fabricantes de PCs.

Esto quiere decir que, tal y como os comentamos en líneas anteriores, si tenemos planeado montar nuestro propio PC y sustituir su hardware cada cierto tiempo, es mejor decantarnos por una Retail. Al mismo tiempo también debemos tener en consideración que estas OEM tienen otras limitaciones como las que veremos a continuación.

  • No dispondremos de soporte directo de Microsoft, sino del fabricante del equipo que nos la ha proporcionado.
  • Las Retail son válidas para arquitecturas tanto de 32 como de 64 bits. Sin embargo, al comprar una OEM tenemos que especificar la arquitectura del PC donde la usaremos, ya que solo valdrá en esa.
  • Al principio las licencias OEM no servían para instalar versiones futuras de Windows, pero esto es algo que Microsoft está solucionando con el tiempo.

Qué licencia debo comprar

Desde todos los puestos hemos comentado en estas líneas, quizá llegue el momento en que os preguntéis el tipo de licencia que más nos interesa. Ya os hemos comentado anteriormente que las OEM son normalmente nos las proporcionan los fabricantes de PCs y están asociadas a el hardware vendido. en el supuesto de que cambiemos complementarios como la CPU o la placa, la perderemos.

Por tanto, si vamos a montar nuestro propio ordenador y cambiar todo tipo de piezas en el futuro, es recomendable decantarnos por una Retail. Aunque el precio de esta modalidad sea ligeramente superior a la primera, con el tiempo seguro que no será más rentable en estos supuestos. La principal razón de ello es que nos permitirá ir actualizando nuestro PC con el paso de los años sin tener que adquirir otro sistema operativo Windows.

Esto es lo que se refiere al usuario final, ya que sí nos referimos a un sector más profesional centrado en la empresa, lo ideal sería una licencia Volumen. Esto se debe a que una misma la podremos utilizar en múltiples ordenadores independientes. Al mismo tiempo adquirir una gran cantidad, su coste es más bajo.

¡Sé el primero en comentar!