La build 19640 de Windows 10 trae mejoras en el login y otros cambios

Con el verano ya a la vuelta de la esquina, y la May 2020 Update recién llegada a los usuarios, Microsoft sigue trabajando para terminar de desarrollar lo que será la segunda actualización de 2020 del sistema operativo, Windows 10 20H2. Aunque aún quedan muchos meses para poder recibir esta nueva versión en nuestros ordenadores, los usuarios Insider ya pueden ir probando las mejoras y novedades que nos ha preparado Microsoft, y la última actualización de la misma llega bajo el nombre de build 19640.

Hace ya unas semanas se empezó a hablar de que Microsoft iba a volver a repetir los ciclos de desarrollo que ha llevado a cabo con las actualizaciones de 2020. Si echamos la vista atrás, en verano de 2019 Microsoft comenzó ya con el desarrollo de Windows 10 20H1, la May 2020 Update que acabamos de recibir. Por ello, teniendo ya 20H2 casi terminada, la compañía quiere empezar cuanto antes con el desarrollo de 21H1, la primera actualización del año que viene que llegará como una gran actualización repleta de cambios y novedades.

Por ahora, lo que tenemos en nuestras manos es la nueva build 19640 que acaba de llegar a los usuarios Insider apuntados al anillo anticipado. Y, poco a poco, está terminando de depurar esta nueva versión.

Windows 10 build 19640

Cambios y mejoras de la build 19640

Aunque ya no vamos a ver grandes cambios ni novedades en esta nueva versión de Windows 10, Microsoft sigue depurando algunos aspectos de su sistema operativo. Por ello, con la nueva build 19640 acabamos de ver algunos últimos retoques que formarán parte de la versión final del sistema:

  • Si la carpeta de Descargas está sincronizada con algún servicio de almacenamiento en la nube, el Sensor de Almacenamiento ahora la desmarca por defecto, evitando que se puedan borrar los datos.
  • Si tenemos configurado Windows 10 para escribir el nombre de usuario para iniciar sesión, y escribimos por error en primer lugar un espacio, esto ahora no devolverá un error.

Además de estos cambios, también podemos conocer los errores de última hora que tiene registrados Microsoft pero que, por ahora, aún no se han solucionado.

Errores conocidos sin solucionar

Estos son los fallos que aún forman parte de Windows 10 20H2 y que Microsoft aún no ha solucionado en su sistema operativo:

  • Microsoft investiga un error extraño que hace que, los dispositivos con memorias eMMC, tengan problemas al arrancar cuando intentan salir de hibernación.
  • Los ingenieros investigan un fallo que está haciendo que a algunos usuarios la actualización a las nuevas builds les tarde mucho tiempo en avanzar.
  • Microsoft investiga una serie de reportes que indican que las miniaturas de la barra de tareas no se están renderizando correctamente.
  • Los iconos de documentos y descargas siguen rotos dentro del apartado de privacidad de la configuración de Windows 10.

Error iconos privacidad menú configuración

Estos errores son los mismos que vimos la semana pasada en la build 19635 del sistema operativo. Esto significa que Microsoft no se ha centrado en solucionar errores en esta última build. Poco a poco se irán solucionando con las próximas compilaciones, ya sea antes de dar el salto a las primeras builds de Windows 10 21H1, o a través de las últimas actualizaciones Insider del Anillo Lento.

¿Debo instalar esta actualización?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que esta nueva actualización de Windows 10 es una actualización de prueba, lanzada dentro del programa Insider. Esto significa que, aunque trae algunas novedades y mejoras como acabamos de explicar, y también corrige errores, esta versión cuenta también con un importante número de fallos y problemas que pueden afectar a nuestro día a día.

Las versiones Insider de Windows están pensadas, sobre todo, para que los usuarios más avanzados puedan probar estas novedades, detectar fallos y reportar a Microsoft los problemas para que se solucionen antes del lanzamiento de la versión final. También son útiles para que los desarrolladores puedan probar sus programas y actualizarlos antes del lanzamiento de la versión para todos. E incluso para que las empresas puedan estar seguras de que las actualizaciones no causan problemas en sus infraestructuras. Pero para un usuario de a pie, son totalmente innecesarias, y, es más, incluso no recomendadas.

Pero, si a pesar de ello queremos probar estas versiones para tener una primera toma de contacto con las novedades, podemos hacerlo de forma segura siguiendo varios consejos. Por ejemplo, podemos usar un PC que tengamos solo para pruebas, que no sea el que utilizamos a diario, para llevar a cabo estas tareas. O, si no, también podemos instalar el Windows Insider dentro de una máquina virtual. De esta forma podremos usar el nuevo sistema de Microsoft sin problemas y, si algo sale mal, seguiremos teniendo disponible nuestro ordenador principal.

Microsoft lanzará un nuevo sistema operativo el año que viene

Aunque Microsoft aseguró que Windows 10 iba a ser la última versión del sistema operativo, al final parece que ha cambiado de opinión. Tal como hemos podido conocer, la compañía está ya trabajando en el que será el sucesor de este sistema, que llegará con el nombre de «Windows 11».

El nuevo Windows 11 viene a ser una versión vitaminada, en todos los sentidos, de Windows 10. Un completo (y necesario) lavado de cara para poder seguir evolucionando hacia el futuro. El nuevo Windows llegará con un nuevo set de iconos para todo el sistema, así como con una nueva barra de tareas, menú inicio, y un renovado panel de Configuración. Además, la interfaz general del sistema también ha sido actualizada y rediseñada para mostrar nuevos menús contextuales y, sobre todo, las esperadas esquinas redondeadas en las ventanas del SO.

Eso sí, tantos cambios estéticos tienen un elevado precio que debemos pagar. Y es que Microsoft nos va a obligar a tener un ordenador relativamente nuevo para poder hacer uso de este nuevo sistema. Entre otras cosas tendremos que contar con un chip TPM 2.0 en la placa base, así como con 4 GB de memoria RAM y una CPU relativamente moderna. Si no cumplimos con estos requisitos no podremos instalar (al menos por los métodos normales) el nuevo sistema. Pero, al menos, Windows 10 seguirá teniendo soporte y actualizaciones hasta 2025, por lo que no quedaremos abandonados.

¡Sé el primero en comentar!