Por qué me interesa más usar PowerShell en lugar de CMD

La gran mayoría de los usuarios se benefician de la intuitiva a la vez que potente interfaz gráfica que nos presenta el sistema operativo Windows. Pero también podemos trabajar con este software a base de comandos con PowerShell o con el CMD. Veamos las diferencias entre ambas herramientas.

Y es que multitud de usuarios avanzados del sistema operativo de Microsoft llevan a cabo algunas acciones y cambios por medio de comandos. Aunque para algunos este método parezca un tanto arcaico, lo cierto es que proporciona mucho más control sobre determinados aspectos del software. Estos comandos de los que os hablamos y que debemos teclear manualmente en la correspondiente ventana de la interfaz, vienen acompañados por multitud de parámetros que los hacen mucho más funcionales.

Aunque para muchos este modo de trabajo con Windows no sea lo suficientemente funcional, para otros es extremadamente importante. Tal es así que desde hace tiempo el sistema operativo nos propone dos aplicaciones integradas para todo ello. Aquí nos referimos a los mencionados PowerShell y CMD o ventana del símbolo del sistema. Para acceder a estos por ejemplo podemos teclear su nombre en el cuadro de búsqueda de Windows.

sid cmd

Pues bien, si debemos comparar ambos elementos, lo primero que debemos saber es que PowerShell es una herramienta más moderna y adaptada a los tiempos actuales para trabajar con comandos. De hecho, Microsoft apuesta por la misma y terminará con el CMD por completo. Además, debemos tener muy presente que la primera de las opciones mencionadas nos ofrece la posibilidad de trabajar con elementos mucho más complejos. Si nos centramos en el símbolo del sistema, aquí introducimos comandos que son interpretados por CMD para su ejecución.

Ventajas de usar PowerShell con respecto a CMD

Sin embargo, tal y como os comentamos, PowerShell es una herramienta mucho más actual a la vez que potente. Por ello una de sus principales ventajas es, por ejemplo, la posibilidad de crear nuestros propios comandos y secuencias de estos. Esto es algo que logramos a través del lenguaje de programación C#. A su vez ambos elementos se integran en Microsoft .NET Framework, lo que nos abre un amplio abanico de posibilidades a la hora de generar comandos y scripts propios en PowerShell.

ventana de PowerShell

En comparación con CMD, aquí también encontramos algunas interesantes funciones para los usuarios más exigentes. Para que nos hagamos una idea, aquí podremos usar la ejecución remota de tareas o ejecutar trabajos en segundo plano. De igual modo nos podemos beneficiar de la automatización y canalización de comandos y scripts. Gracias a todo ello PowerShell se ha convertido en la opción preferida para los administradores y usuarios avanzados, muy por encima del veterano CMD.

Y es que mientras que la línea de comandos se centra en el trabajo con comandos más simples, la propuesta más avanzada permite incluso realizar una programación compleja orientada a objetos. Todo ello no solo se limita a Windows, ya que desde PowerShell también podemos interactuar con otras herramientas. Aquí se incluyen algunas tan útiles como SQL Server o Microsoft Exchange, entre otras. Por todo ello podríamos decir que la función del símbolo del sistema o CMD ha quedado claramente desfasada con respecto a esta herramienta más actual para usar como línea de comandos.

¡Sé el primero en comentar!