Por qué debo personalizar las actualizaciones del antivirus McAfee

Son muchas las soluciones de seguridad que tenemos al alcance de la mano en el caso de que queramos instalar un antivirus de terceros en nuestro equipo. Cabe mencionar que Windows ya cuenta de antemano con su propio software de este tipo, pero es algo en lo que aún no todo el mundo confía. Por tanto, de entre las muchas opciones a elegir, muchos usuarios en todo el mundo se decantan por la propuesta que nos presenta McAfee.

Esta es una firma de seguridad que seguramente os resultará más que familiar a la mayoría de vosotros. Entre otras muchas cosas debido a la gran cantidad de años que lleva ofreciendo sus servicios tanto a usuarios finales como empresas. Sin embargo, algo que se hace extensible a la práctica totalidad de los antivirus que usamos en Windows, la protección no solo es efectiva instalando el software.

Con todo esto lo que os queremos decir es que no basta con descargar instalar el antivirus y olvidarnos. Para que la protección sea lo más efectiva posible también debemos llevar a cabo una serie de configuraciones y mantenimiento de este. Por ejemplo, tal y como sucede con el resto de los programas que usamos aquí, todo aquello relacionado con las actualizaciones es más que importante. De hecho, este tipo de aplicaciones de seguridad nos permiten llevar a cabo ciertas funciones de personalización en lo que se refiere a las actualizaciones que llegan. Por descontado esto es algo que igualmente se hace extensible a la solución que nos presenta McAfee.

Diferentes tipos de actualizaciones para los antivirus

Lo primero que debemos saber es que los antivirus, a diferencia de la mayoría del resto de programas, disponen de dos actualizaciones diferentes. La primera de ellas se refiere al programa como tal, en este caso a la solución de seguridad de McAfee que hemos adquirido y que necesita actualizarse para recibir nuevas funciones y corregir errores. Pero al mismo tiempo encontramos otro tipo de actualizaciones muy importantes.

Las aplicaciones disponen de una base de datos interna con todos los códigos maliciosos detectados hasta la fecha, base de datos que como podréis imaginar se tiene que actualizar. Por tanto, esa es precisamente la segunda modalidad de la que os hablamos, ya que con el paso de los días y las semanas no paran de aparecer nuevos tipos de malware que el propio antivirus debe reconocer. De ahí precisamente en la actualización de dicha base de datos.

La solución de McAfee de actualiza sola

Asimismo, en la mayoría de las ocasiones ambos elementos que requieren de algún tipo de actualización, las recibe en Instagram de manera automática. Sin embargo, esta no siempre es la mejor decisión, ya que todo ello puede llevar un tiempo y además afectar de manera negativa al rendimiento del equipo en general.

Además, no podemos olvidar que la descarga de estos elementos necesita un cierto ancho de banda que en ese instante podemos necesitar para otras tareas más importantes. Pero como os comentamos esto es algo que podemos solucionar personalizando a nosotros mismos a mano estas tareas.

Actualizar la solución de seguridad de manera manual

Como os comentamos antes las actualizaciones manuales de este tipo de programas posiblemente sean lo mejor en la mayoría de los casos. De hecho, soluciones como la que os estamos hablando en estas mismas líneas nos dan esa posibilidad. De esa manera podremos utilizar los recursos locales del equipo y el ancho de banda de internet para este tipo de tareas.

actualizar mcafee

Esto es algo que logramos llevar a cabo pinchando en Seguridad para el PC situado en la parte superior de la interfaz principal. A continuación, pinchamos en el botón Actualizar esta aplicación para descargar e instalar la más reciente existente del programa como tal. Además, en esta misma pantalla nos encontramos con un enlace llamado Buscar Actualizaciones. Este nos permite descargar igualmente la base de datos con los últimos códigos maliciosos encontrados.

De esta manera mientras se realiza el proceso de descarga e instalación nosotros podemos levantarnos y hacer otras cosas para que todo ello no interfiera en el resto del trabajo. Por ejemplo, a la hora de comer o poco antes de apagar el ordenador.

¡Sé el primero en comentar!