Medidas a tomar para editar fotos en un PC antiguo sin problemas

Mientras que hace solamente unos años estar una tarea limitada a algunos cuantos profesionales, la edición de fotos hoy día está al alcance de casi todos. Para ello usamos programas especializados en todo ello que intentan facilitarnos estas tareas en la medida de lo posible.

Este tipo de trabajos los llevamos a cabo tanto a nivel personal para compartir nuestras imágenes con otros, como a nivel profesional. De hecho, la mayoría de los proyectos y documentos con los que trabajamos hoy día de un modo u otro incluyen algunas imágenes. También podemos realizar algunos trabajos de edición para crear nuestra propia biblioteca de fotos, enviarlas por correo, subirlas a un blog de internet, etc. Además, debemos tener en consideración que los desarrolladores de estos editores con el tiempo han hecho que sus proyectos sean más intuitivos.

Esto hace que incluso los usuarios más noveles en estas lides sean capaces de introducirse en este tipo de uso e incluso de lograr buenos resultados y más que aparentes. Sin embargo, este es un modo de funcionamiento que se puede hacer más o menos tedioso dependiendo del software y el equipo que utilicemos para ello. Por tanto, para evitar problemas en este tipo de tareas cuando utilizamos un PC que ya tiene unos años, vamos a tomar algunas medidas de precaución.

Photoshop blanco y negro propiedades

Instalar y usar un editor ligero

Son muchas de las propuestas de este tipo que podemos utilizar a la hora de editar nuestras fotografías favoritas. Sin embargo, si nos encontramos ante el hándicap de que disponemos de un PC un tanto limitado en cuanto a especificaciones, debemos tener cierto cuidado al elegir. Por ejemplo, es lo más indicado sería desechar los más potentes como por ejemplo Photoshop o GIMP, especialmente el primero.

Paint.net 4.2 imagen HEIC

Decimos esto porque tenemos al alcance de la mano aplicaciones mucho más ligeras a la vez que específicas para ciertas tareas de edición. Por tanto, estas serían las más interesantes para así no consumir más recursos del equipo de los necesarios. También es interesante saber que podemos usar algunas de las muchas aplicaciones web que trabajan en la nube y que son perfectas para estas situaciones.

Evita el trabajo con imágenes de alta resolución

En la mayoría de las ocasiones cuando nos disponemos a editar nuestras imágenes, se trata de fotos que hemos tomado posiblemente con el móvil y deseamos retocar. Estas normalmente suelen tener un peso de tan solo algunos megas, no demasiados, por lo que no deberíamos tener problemas. Pero en ocasiones, especialmente en entornos más profesionales, nos podemos encontrar con archivos fotográficos de varios cientos de megas, lo que se convierte en un problema.

Con esto os queremos decir que, si disponemos de un ordenador con unos recursos hardware limitados, deberíamos evitar el trabajo con estos grandes archivos. Se podría convertir en un verdadero suplicio o bloquear por completo el PC.

Al editar las fotos cierra todos los programas

Pero con todo y con ello también nos podemos encontrar con que, al editar, tanto la carga como los cambios que hagamos tardan demasiado. Pues lo mejor que podemos hacer aquí es liberar recursos del equipo para que los pueda aprovechar el editor elegido. Os contamos esto porque llegados a esta situación deberíamos cerrar el resto de las aplicaciones en funcionamiento Windows.

Con esto lo que logramos es aligerar un poco la carga de uso tanto del procesador del equipo como de la memoria RAM instalada. Estoraque el editor y el trabajo de edición como tal funcionan de una manera más fluida.

¡Sé el primero en comentar!