Consejos para configurar la pantalla y relajar la vista al trabajar

Cada vez más puestos de trabajo dependen de un ordenador. Y es verdad que, pasar muchas horas sentados delante de él, puede terminar cansando mucho. Por no hablar de las secuelas a largo plazo. Por lo tanto, ya sea en casa porque teletrabajemos, o en una oficina o donde se encuentre nuestro puesto de trabajo, es necesario configurar la pantalla del ordenador correctamente para que la jornada se nos haga más llevadera. Y no solo eso, sino que, a largo plazo, no tengamos secuelas.

La mayoría de los usuarios se pone a trabajar con el ordenador tal cual está, sin cambiar ninguna configuración ni tener ningún cuidado. Es decir, con el brillo del monitor al máximo, con fondos normalmente de color blanco, y, dependiendo la época del año, incluso a oscuras en la habitación.

Todo esto está mal. Y, a continuación, os vamos a dar algunos consejos para poder pasar más horas delante de la pantalla del PC sin problemas.

Ajusta el brillo de la pantalla

Es verdad que cuando vamos a jugar, poco nos importa abrasarnos las retinas con el brillo al máximo. Esto, además, nos ayuda a apreciar mejor los colores y contrastes. Sin embargo, si vamos a trabajar, igual debemos cambiar esta configuración para que la vista no se canse tanto.

Una configuración del brillo del 30% es más que aceptable para que, por un lado, podamos leer bien la pantalla, mientras que, por otro lado, evitemos cansarnos al estar muchas horas delante. Los portátiles suelen tener una configuración para cambiar el brillo con un atajo de teclado. En un PC de sobremesa, podemos ajustar el brillo desde la propia pantalla, o usar un programa como el excelente Twinkle Tray, que nos permite subir y bajar el brillo con el atajo de teclado que queramos.

Twinkle Tray Windows

Usa la luz nocturna de Windows

Mito o no, el tema de la luz azul está siempre a la orden del día. Según comentan algunos expertos, esta luz azul tiene una frecuencia mayor que la del resto de colores, y, por tanto, penetra más en la retina hasta la mácula del ojo. También se comenta que esta luz influye en los ciclos de sueño. Otros expertos niegan esto y lo achacan solo al marketing para vender apps o gafas con filtros.

Sea verdad o no, Windows tiene un modo llamado «Luz Nocturna» que nos permite reducir la luz azul de la pantalla desde el anochecer hasta el amanecer. Podemos activarla desde el centro de Control del sistema operativo. O recurrir a uno de los muchos programas (como el conocido f-lux) para que haga lo mismo.

Luz-nocturna-de-Windows-10-activada

Apuesta por «modos oscuros»

Si pasas mucho tiempo delante de un fondo blanco, con letras negras, seguro que al final se nos acaba cansando la vista. Por ello, en los últimos años, los temas o modos oscuros han ganado un gran protagonismo los temas oscuros en los sistemas operativos y en las aplicaciones. Estos cambian el color de fondo de blanco a negro, y las letras de negro a un color claro, para poder trabajar y escribir mejor. Hasta Google cuenta, hoy, con su propio modo oscuro.

Modo Oscuro Google

Y si la web, o herramienta, que vamos a usar no lo soporta, siempre podemos forzarlo usando una de las muchas extensiones de Chrome para habilitar un modo oscuro.

Esto, al final, es cuestión de costumbres. Hay quienes trabajan mejor sobre un fondo blanco, y otros que lo hacen sobre un fondo negro. Lo mejor es probar las dos opciones, y quedarnos con la que nos resulte más cómoda.

Otras recomendaciones

Además de todo lo anterior, también hay otros pequeños trucos con los que podemos relajar la vista cuando pasamos mucho tiempo delante del PC. Por ejemplo, unas gafas con filtro azul pueden ayudarnos a leer mejor la pantalla (o, al menos, parecer más inteligentes si solo fuera marketing). Tener una habitación bien iluminada, con luz natural (o artificial, si no es posible), es también otro aspecto esencial.

Y, muy importante, relajar la vista cada cierto tiempo de trabajo delante de la pantalla, mirando durante varios segundos un punto situado a lo lejos para que el ojo no se acostumbre a enfocar solo a la distancia de la pantalla.

¡Sé el primero en comentar!