Si no puedes apagar Windows, vigila los programas instalados

Tanto la puesta en marcha como el apagado de nuestro PC en Windows son procesos que llevamos a cabo a diario. En un principio ninguno de estos debería darnos problemas, en caso contrario debemos buscar soluciones. Sirva como ejemplo aquellos programas que no te permiten apagar el ordenador con el sistema de Microsoft.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que en nuestro equipo, además del sistema operativo Windows disponemos una buena cantidad de programas instalados. Estos son los que se encargan de ofrecernos todas las funciones necesarias para llevar a cabo todo tipo de trabajos en el ordenador. Aquí entran en juego los editores de textos, los de retoque de fotos, los juegos, el navegador de internet, el editor de vídeos, etc.

El comportamiento normal con estos programas instalados es ejecutarlos cuando los necesitamos, y cerrarlos cuando hemos terminado con los mismos. Con todo y con ello si Windows cuando intentamos apagarlo detecta que hay alguna aplicación abierta, nos avisa para que la cerremos o para forzar el cierre automático. Así lo que logramos es que los programas no resulten dañados, o que no perdamos los trabajos que aquí tengamos abiertos y podamos almacenarlos. Esta es una manera como otra cualquiera de realizar un mantenimiento básico tanto el sistema operativo como del software que funciona en el mismo.

Pero igualmente se puede dar el caso de que determinados programas unos permitan cerrar el sistema operativo. Esto no es lo más habitual pero nos podemos encontrar ante determinadas situaciones que nos presentan este problema. Veamos cuáles son las más habituales para evitarlas en caso necesario.

Apagar windows

El programa realiza un cambio importante en Windows

Algunas soluciones software externas al propio sistema operativo son muy importantes a la hora de mantener este en perfectas condiciones. Es por ello por lo que estos programas realizan ciertos mantenimientos internos para optimizar, limpiar y mejorar el funcionamiento de Windows. Por tanto cuando están en funcionamiento se tocan elementos de la importancia del registro o los servicios en segundo plano.

De esta manera en el caso de que tengamos automatizada o programada la ejecución de este tipo de aplicaciones, si intentamos apagar el PC en ese preciso instante, el software no nos dejará. La razón de ello es bastante lógica y además de agradecer, ya que interrumpir un proceso que por ejemplo esté tocando el registro, puede dañar gravemente el sistema operativo.

Se está llevando a cabo algún tipo de actualización

Lo mismo sucede si se está llevando algún tipo de actualización importante, ya sea en Windows o en alguno de sus programas. En ocasiones estas tareas de actualización se llevan a cabo en determinados momentos de manera automática. Por tanto si intentamos interrumpirlas apagando el equipo, esto podría resultar fatal para el software en sí. No olvidemos que apagar repentinamente un sistema operativo o cualquier otro programa en pleno proceso de actualización, es menos que recomendable.

Algunas aplicaciones incluyen su administrador de programas

Esto es algo que cada vez se da menos, aunque hace unos años era bastante habitual, y es que algunos títulos cuentan con su propio administrador de programas. Mientras que antaño esta era una práctica habitual, en los tiempos que corren esto ya no se integra, por ejemplo debido a que ese administrador puede evitar el cierre del sistema operativo. De esta manera si nos encontramos con uno de estos casos, lo mejor que podemos hacer es borrar esa aplicación y buscar otra alternativa similar, ya que probablemente sea antigua y nos de problemas.