¿Instalo Linux o uso el Subsistema de Windows? Descúbrelo

Linux cada vez tiene mayor popularidad entre los usuarios. Y es que, hoy en día, el sistema operativo que hace unos años era solo para «hackers» se ha convertido en un sistema totalmente accesible para todos los usuarios. Microsoft incluso facilita el acceso a Linux desde sus sistemas Windows 10 y Windows 11 gracias a una nueva característica conocida como «Subsistema de Windows para Linux«. Sin embargo, ¿realmente este subsistema es lo suficientemente completo, o es mejor instalar una distro Linux real en el PC? Vamos a verlo.

Cuándo usar WSL

La verdad es que la llegada del subsistema a Windows pilló por sorpresa a muchos usuarios, y es que Microsoft no siempre se ha llevado tan bien con Linux como para incluirlo como parte de su propio sistema operativo. Gracias a esta función es posible cargar un Kernel completo de Linux por encima de Windows, gracias a Hyper-V, que nos permite ejecutar cualquier comando o programa de Linux directamente desde una consola en Windows. Gracias a WSL podemos tener un sistema operativo híbrido, con lo mejor de ambos sistemas, perfecto para programadores y desarrolladores que necesiten usar ambos sistemas al mismo tiempo.

Por un lado, podemos poner en marcha WSL en cuestión de segundos. Basta con ejecutar un comando en CMD (wsl –install) para habilitar y configurar esta función, y luego bajar la distro que queramos desde la Microsoft Store. Incluso podemos tener varias distros al mismo tiempo, lanzando la que queramos según lo que vayamos a hacer.

Activar WSL

Por otro, el problema del subsistema es que, por ahora, solo está especialmente diseñado para ejecutar aplicaciones y servicios en modo terminal, sin interfaz gráfica. Hay algunas distribuciones que sí permiten abrir programas con GUI gracias a una serie de configuraciones concretas. Pero, oficialmente por parte de Microsoft, no hay nada. Y eso complica el uso de este subsistema para los usuarios nóveles.

Instalar una distro Linux: la mejor opción

Aunque el subsistema puede resultar atractivo para la mayoría de los usuarios, hay otra posibilidad que nos va a ayudar a experimentar mucho mejor cómo funciona este sistema operativo: instalar la distro de cero en el ordenador. Y esto podemos hacerlo, o bien dedicando el 100% del disco duro a este sistema operativo, o mediante una configuración Dual-Boot donde tengamos instalados al mismo tiempo tanto Windows como Linux.

Ubuntu Dual Boot Windows 10

Al hacerlo de esta forma vamos a poder usar una distro, como Ubuntu, tal como ha sido diseñada por sus desarrolladores. Es decir, vamos a tener un sistema operativo mucho más sencillo de usar, con una GUI, y que nos va a demostrar realmente lo que es capaz de hacer. También esta es la forma en la que vamos a aprender mucho más sobre cómo funciona este sistema operativo, y además aumentaremos la cuota de mercado de Linux, lo que se traduce en mejor soporte, más apoyo por parte de los desarrolladores, y mejor soporte de hardware.

Además, si necesitamos en cualquier momento volver a Windows, bastará con reiniciar, elegir el nuevo sistema operativo en el menú del Dual-Boot, y listo.

¡Sé el primero en comentar!