Por qué no debemos instalar un «Windows Mini» ni otras versiones modificadas

Windows es el sistema operativo de escritorio más utilizado. Cuando queremos instalar este sistema en nuestro ordenador, Microsoft nos ofrece un DVD o una imagen ISO para hacerlo sin problemas. Sin embargo, algunos usuarios han creado versiones modificadas de Windows, como un Windows Mini, añadiéndole o quitándole funciones con el fin de ofrecer una experiencia mucho más personalizada y desatendida, aunque esto, a la larga, puede ser perjudicial para nuestro ordenador.

Windows, además de ser un software propietario en cuya licencia indica que nadie, salvo Microsoft, puede realizar modificaciones en el software, es un sistema muy complejo y depende en gran medida de la integridad de ciertos archivos internos. Existen varios tipos diferentes de versiones de Windows modificadas, algunas de ellas simplemente automatizan el proceso de instalación, lo que se conoce como «Windows desatendidos» y añaden al final de la instalación un script para descargar e instalar una serie de aplicaciones, no causando mayor problema al sistema, sin embargo, otras versiones van más allá y aplican, sin permiso, una serie de cambios en los archivos internos y en las configuraciones avanzadas del sistema (como en el registro) que pueden hacer que, a corto plazo, el sistema empiece a fallar y a no funcionar al 100%.

Windows desatendido

Además, hay un tercer caso aún peor, las versiones «Mini» de Windows, una serie de versiones modificadas por terceras personas que, además de realizar numerosos cambios en el sistema operativo, eliminan una gran cantidad de archivos, librerías y dependencias que, a la larga, hacen que nuestro sistema empiece a fallar.

Más allá del problema de ser versiones pirata y modificadas por usuarios externos a Microsoft, no podemos saber con certeza que estos sistemas operativos sean realmente seguros y no se haya habilitado en ellos puertas traseras o instalado troyanos que puedan poner en peligro nuestra seguridad de cara a Internet.

MiniOS, uno de los tantos Windows Mini y Windows modificados

Por poner un ejemplo, vamos a hablar de «Windows7 MiniOS«, una versión de Windows 7 que ha sido modificada, en teoría, para reducir el gasto de recursos y poder funcionar bien en sistemas con poco procesador o poca memoria RAM. Sin embargo, lejos de la realidad, este sistema operativo modificado no nos aporta más que un efecto placebo que nos hace pensar, a corto plazo, que funcione mejor y más rápido cuando, en realidad, no es así.

El usuario que ha modificado este sistema operativo, para empezar, ha alterado la integridad de los ficheros de tema de Windows para aplicarle una base de colores similar a la de Windows 10. Igualmente, citando textualmente la lista de cambios de este sistema pirata

«se han eliminado componentes, servicios y aplicaciones… ayudando a si a mejorar el uso de espacio en disco, la velocidad, el consumo de recursos del sistema, se optimizaron los servicios, entre otros cambios»

Windows Mini - Apariencia modificada

Además de los cambios mencionados antes, este Windows viene activado por defecto con una licencia ilegal, colaborando así en la piratería de este sistema operativo. Y eso no es lo peor, lo peor es que no sabemos si el creador de este sistema operativo ha podido esconder en él algún tipo de malware para espiar a todos los usuarios que lo instalen. Igual no, pero no podemos saberlo.

Por ello, siempre que vayamos a instalar un Windows en un ordenador, es recomendable hacerlo siempre desde las imágenes oficiales, imágenes que, además, deben haberse descargado directamente desde los servidores de Microsoft. De esta manera, tendremos la seguridad de que no han sido modificadas ni para perjudicar su funcionamiento a largo plazo ni para ocultar en ellas posible software malicioso que pueda poner en peligro nuestra seguridad.

¿Alguna vez has probado algún tipo de Windows Mini o Windows desatendido?