Así puedes bajar una versión antigua de Office

Así puedes bajar una versión antigua de Office

Rubén Velasco

Office 2021 es la última versión de la suite ofimática de Microsoft. Esta es la versión que han comprado los usuarios que han renovado recientemente su licencia y la que tienen todos los suscriptores de Office 365. Sin embargo, hay ocasiones en las que las últimas versiones de Office pueden darnos problemas y, por lo tanto, necesitamos recurrir a una versión más antigua de la misma como Office 2010, 2013, 2016 o 2019. Y, aunque todas estas versiones aún tienen soporte, en ocasiones son bastante complicadas de descargar. Al menos oficialmente.

Las versiones de Office tienen un soporte bastante más extendido que el de Windows. Por ejemplo, la versión 2010 de esta suite ofimática dejó de recibir soporte oficial en octubre de 2020, mientras que la versión 2013 seguirá recibiendo soporte hasta octubre de 2023.

Office 2010

Por supuesto, Microsoft no puede eliminar de la red un software que aún tiene soporte. Por ello, aunque sea complicado encontrarlos, aún sigue siendo posible descargar los instaladores de estas versiones antiguas, siempre y cuando guardemos una copia de la clave original del producto.

Ventajas e inconvenientes de usar versiones antiguas de Office

Lo primero que debemos tener en cuenta aquí antes de entrar en materia, es que con Office sucede lo mismo que con el resto de los programas. Con esto lo que os queremos decir es que, tal y como nos dejan claro sus desarrolladores, siempre es recomendable usar la versión más reciente de los mismos. Claro está, con una suite de la importancia y coste de Office, esto no siempre en posible. No todo el mundo está predispuesto a migrar a una versión más reciente cada vez que la firma la lance, eso es evidente. Con todo y con ello, dentro de una misma versión, lo que sí es posible es estar al día con las últimas actualizaciones que los de Redmond envíen para la misma.

Por otro lado, si nos centramos en las versiones antiguas de la suite de productividad, en muchas ocasiones estas siguen cumpliendo con las necesidades de los usuarios. Es por ello precisamente que, si aún disponemos de la correspondiente clave de producto oficial, podamos descargar y seguir utilizando versiones antiguas de Office, como vamos a ver. Eso sí, debemos tener en cuenta que las mismas no van a tener una interfaz de usuario tan moderna como las actuales. Al mismo tiempo carecen de algunas de las funciones y opciones más avanzadas y modernas, pero todo depende del uso que vayamos a hacer de los programas.

Opciones Word 2016

Además, también es cierto que todas estas carencias a las que nos referimos se traducen en un funcionamiento más fluido. Esto es algo que se hace especialmente patente si disponemos de un equipo antiguo, o con unas especificaciones internas un tanto limitadas. Otro problema con el que nos vamos a encontrar es que probablemente no vamos a poder abrir archivos de Office creados con aplicaciones más modernas, especialmente sin incluyen funciones o complementos que no estaban disponibles en versiones antiguas.

Descargar Office 2010

Conforme han ido pasando los años y Microsoft ha ido finalizando el soporte de determinadas versiones de Office más antiguas, los métodos disponibles se han ido reduciendo.

De forma oficial desde Microsoft (Obsoleta)

Microsoft cuenta con una página desde la que nos permitirá descargar las versiones anteriores de Office para instalarlas en Windows 10. Desde el siguiente enlace vamos a poder acceder a las versiones 2010 de la suite ofimática para Windows y a la versión 2011 para macOS.

Para ello, lo único que debemos hacer es introducir la clave de producto en el cuadro que aparece en la página web y pulsar sobre «Verificar». La web de Microsoft validará la licencia de Office y, si es verdadera, nos permitirá elegir el idioma y bajar el instalador de Office 2010 o 2011 (en caso de macOS) a nuestro ordenador.

Descargar Office 2010 original

Una vez descargado el instalador, simplemente lo ejecutaremos y lo seguiremos hasta instalar esta versión de la suite ofimática de Microsoft en nuestro ordenador.

Los requisitos mínimos que debemos cumplir para poder instalar esta versión son:

  • Procesador de 500 MHz.
  • 256 MB de RAM.
  • 3 GB de espacio libre en el disco duro.
  • Resolución de pantalla de 1024 x 578 píxeles.

Esta versión es compatible con todas las versiones de Windows, desde XP hasta Windows 11.

A través de Archive.org

Archive.org es la biblioteca de internet donde podemos encontrar cualquier aplicación por antigua que sea al igual que otro tipo de contenido relacionado con internet. Office 2010 ha dejado de recibir soporte oficial por parte de Microsoft, por lo que, como os hemos indicado en el apartado anterior, ya no está disponible para su descarga desde los servidores de la compañía con sede en Redmond. La solución más segura de todas pasa por visitar Archive.org y descargar una imagen ISO de Office 2010.

Descargar Office 2010

Una vez lo hemos descargado, necesitamos una licencia válida para poder activar el producto. Si estas versiones no necesitaran de un código de activación, Microsoft no permitiría de ninguna forma que esta web pudiera distribuir versiones más antiguas de Office. Sin embargo, en la descripción de algunas de las imágenes de Office 2010 disponibles para descargar, incluyen un número de serie válido, número de serie publicado por usuarios que han comentado la publicación.

Bajar Office 2013 o 2016

A diferencia de la versión 2010, las versiones 2013 y 2016 quedaban vinculadas a nuestra Cuenta Microsoft. Por ello, es mucho más fácil y rápido bajar estas versiones para instalarlas tanto en Windows como en macOS.

Para ello, lo que debemos hacer es acceder al siguiente enlace de nuestra Cuenta Microsoft. Dentro de esta página, pulsamos sobre el enlace «Instalar» de la parte superior, y buscaremos la versión de Office que queramos. Elegiremos el idioma y la versión (32 o 64 bits) y bajaremos el instalador a nuestro ordenador. Si nuestro equipo está gestionado por una versión de 64 bits, es recomendable descargar esta versión de Office, ya que nos permitirá sacarle el máximo partido a nuestro equipo.

Bajar Office 2013 Microsoft

Una vez descargado, tan solo nos quedará instalarlo en el PC. Como está vinculado a nuestra Cuenta Microsoft, este se activará automáticamente.

El instalador por defecto es un instalador online, es decir, que se encargará de bajar la última versión disponible. Pero, si lo preferimos, también podemos bajar un instalador offline para instalar la suite ofimática en varios ordenadores al mismo tiempo.

Los requisitos para poder usar Office 2013 son:

  • Procesador de 32 o 64 bits, a 1 GHz y con soporte para instrucciones SSE2.
  • 2 GB de memoria RAM (en la versión de 64 bits).
  • 3 GB de espacio libre en el disco duro.
  • Resolución de pantalla de 1024 x 578 píxeles y soporte para DirectX 10.

Esta versión es compatible con Windows 7 y todas las versiones posteriores del sistema operativo. No es compatible con Windows XP ni versiones anteriores.

Cómo bajar las versiones 2007 y anteriores

Estas versiones ya no tienen ningún tipo de soporte por parte de Microsoft. Por ello, es imposible encontrar y descargar los instaladores oficiales. Si en su día guardamos los CDs o los instaladores de estas versiones podremos instalarlo desde ellos.

También podemos arriesgarnos a descargar estas versiones antiguas de Office de páginas web de terceros, aunque corremos el riesgo de descargar una versión con malware que pueda poner en peligro nuestro PC. Además de estar haciendo algo ilegal. Y es que hay que tener presente que al descargar estas versiones un tanto anticuadas de Windows, sea por la razón que sea, estamos hablando en muchos casos de piratería del software. Estas páginas web de terceros de las que os hablamos, en muchos casos ofrecen copias ilícitas de programas de pago, como es el caso de Office o del mismo Windows. Por todo ello tenemos muchas razones por la que mantenernos alejados de las mismas.

Ya sea, como os comentamos, por temas relacionados con la piratería y los problemas legales que esto puede acarrear, por otro lado, está la seguridad. Esto os lo comentamos porque, de manera innecesaria en la mayoría de los casos, estas aplicaciones pueden contener algún tipo de malware oculto que vamos a terminar instalando en el PC. Esto por tanto se puede convertir en un serio problema para el resto del sistema y sus aplicaciones instaladas. Y además todo por instalar un programa, por muy de pago que sea, que tiene más de una década.

Si necesitamos una versión concreta de Office si o si, pero no queremos correr ningún riesgo, podemos optar, una vez más por visitar Archive.org donde, además de poder descargar Office 2010, también podemos descargar Office 2007. Todo el contenido disponible en esta web ha sido revisado por lo que podemos estar completamente seguros de que no incluye ningún tipo de virus, malware y demás. Al igual que para instalar Office 2010, es necesario una clave válida, las versiones de Office 2007 disponibles en la misma plataforma, también necesitan de una licencia válida, licencia que, en ocasiones, podemos encontrar en la descripción de los enlaces. Pero, antes de descargar la primera versión con la que nos encontremos, debemos asegurarnos de que se trata de una versión de Windows que está disponible en español, o en inglés si no encontramos la versión en el idioma de Cervantes, ya que, de lo contrario, no vamos a tener la opción de cambiar el idioma desde la propia aplicación.

Abrir DOCX con las versiones más antiguas de Office

Con el lanzamiento de Office 2007, Microsoft introdujo nuevos formatos para los documentos de su suite: DOCX, DOCM, XSLX y PPTX. Estos formatos sustituían a los anteriores (que básicamente son los mismos, pero sin la última letra) e introducían una gran cantidad de mejoras de compatibilidad con otros programas, ocupan mucho menos y cuentan con funciones para garantizar la integridad de los datos. Sin embargo, ¿qué pasa son las versiones anteriores a Office 2007?

Si por algún motivo seguimos usando Office 2003, XP o cualquier versión anterior (suponiendo, por ejemplo, que tengamos un PC muy viejo), los documentos guardados en DOC, XLS o PPT funcionarán sin problemas. Pero si el archivo se ha guardado en cualquiera de los formatos nuevos, entonces no vamos a poder abrirlo.

Por suerte, Microsoft lanzó una herramienta llamada Office Compatibility Pack cuya finalidad era, precisamente, la de añadir a las versiones antiguas de Office (2000, XP y 2003) compatibilidad con los nuevos formatos de documentos. Además de poder usar los programas clásicos de Office para abrir estos documentos, también podremos usar los programas Word Viewer, Excel Viewer y Powerpoint Viewer para este mismo fin. Como último recurso, y aunque parte del formato no se muestre, podemos utilizar la aplicación WordPad, el editor de textos nativo de Windows, incluido tanto en Windows 10 como en Windows 11. Si guardamos cualquier cambio, el formato aplicado a través de Word se eliminará, por lo que únicamente es recomendable abrirlo con WordPad para acceder a su contenido, no para editarlo.

Si no queremos instalar este complemento en nuestro PC, también podemos pedir a la persona que ha creado el documento original que lo guarde como formato DOC de manera que podamos abrirlo nosotros. Eso sí, muchos estilos y muchas características no estarán disponibles en este formato.

Diferencias entre DOC y DOCX

En las más recientes versiones de Microsoft Office, en concreto en el programa que forma parte de estas como es el editor de textos, Word, ya se usa de forma predeterminada el formato de archivo DOCX. Sin embargo, a pesar de todo ello todavía nos pueden llegar por correo algunos documentos en formato DOC, o por la razón que sea nos veamos obligados a trabajar con los mismos. Lo primero que debemos tener en consideración es que con el paso de las versiones del programa se ha ido incluyendo la compatibilidad con nuevos formatos de ficheros de texto y otros contenidos.

Eso sí, aquí hay dos tipos de archivo que se consideran como los habituales en este programa para la edición de textos, DOC y DOCX. Ambos representan el formato por defecto de este editor de textos y además lo utilizan en la mayoría de sus competidores. Hay que decir que ambos representan el pasado y el presente del programa con algunas importantes diferencias entre los dos.

Lo primero que debemos saber en este sentido es que DOCX es el más actual y por el que nos deberíamos decantar en la mayoría de los casos siempre que sea posible. Esto quiere decir que, si podemos elegir, esta debería ser nuestra opción preferida a la hora de guardar documentos en Word. Una de las principales hola razones por las que hacemos esta afirmación es que el formato más actual genera archivos más ligeros, lo que nos permite ahorrar espacio en las unidades de disco. Al mismo tiempo tendremos la posibilidad de compartirlos de una manera más fluida y eficiente si es necesario.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que los DOCX están basados en XML. Esto se traduce en que estos archivos serán más compatibles para que los podamos usar en otras aplicaciones del mismo sector. En resumidas cuentas, los DOCX son una clara evolución del formato DOC qué tanto tiempo estuvo entre nosotros pero que tuvo que evolucionar para adaptarse a la tecnología actual.

Descarga LibreOffice y despídete de los Office antiguos

Usar versiones antiguas de Office puede ser un engorro de mucho cuidado. Además de necesitar, sí o sí, la licencia original del programa, también debemos asegurarnos de que nuestro ordenador cumple con los requisitos (en cuanto a antiguo, concretamente) para poder ejecutar esta versión de la suite ofimática. Y, además de estar muy limitada, su uso, al no tener soporte, es hasta peligroso, peligroso porque es probable que estas aplicaciones incluyan algún tipo de vulnerabilidad que pueda poner en riesgo la seguridad del equipo y, al no recibir soporte, este problema nunca se solucionará. No hace falta recordar que no existe el sistema operativo o software que sea completamente seguro y en el que podamos confiar completamente a ciegas.

Como no recomendamos usar nunca versiones obsoletas de un producto, y menos en Windows, en caso de que las versiones modernas de Office no nos valgan, podemos recurrir a una conocida alternativa: LibreOffice. Esta suite, totalmente gratuita y de código abierto, cuenta con todo lo necesario para poder desempeñar trabajos ofimáticos (un procesador de textos, hojas de cálculo, programa para diapositivas, etc). Los programas de LibreOffice cuentan con compatibilidad perfecta con los documentos más antiguos de Office (donde falla esta compatibilidad es con los nuevos DOCX), funciona perfectamente en ordenador antiguos. Y, gracias a que tiene soporte y mantenimiento, no nos pondrá en peligro como estas versiones antiguas de Office.

LibreOffice Writer 7.0

Si LibreOffice sigue siendo demasiado «moderno» para nosotros, otra alternativa a la que podemos recurrir es a OpenOffice. La suite de Oracle, mantenida por Apache, está pensada para funcionar mucho mejor en todo tipo de sistemas antiguos. Igualmente, se trata de una suite totalmente gratuita y de código abierto. Tanto LibreOffice como OpenOffice son compatibles con los formatos originales de Office como con los más modernos (acabados en x), por lo que no vamos a tener ningún problema a la hora de abrirlos e incluso editarlos conservando el formato original siempre y cuando los guardemos en el mismo formato original.

¡Sé el primero en comentar!