¿Necesitas una ISO de Windows XP? Distintas formas de bajarla

¿Necesitas una ISO de Windows XP? Distintas formas de bajarla

Rubén Velasco

Windows XP ha sido, sin lugar a duda, uno de los mayores éxitos de Microsoft. Este sistema operativo, lanzado en 2001, ha estado más de una década entre nosotros. Y hasta su final de soporte, en 2014, ha sido uno de los sistemas más utilizados, sobre todo en ordenadores antiguos. Sin embargo, este sistema operativo ya está obsoleto, además de sin soporte, por lo que Microsoft, por motivos obvios, no pone fácil a la gente hacerse con él. Aunque aún hay formas de conseguirlo (aunque debemos hacerlo con precaución).

Este ha sido uno de los sistemas operativos más queridos por parte de los usuarios. Y tanto ha sido que incluso hoy en día, más de 20 años después de su lanzamiento, aún sigue teniendo una (preocupante) presencia en la red. Aunque Windows 2000/ME ya empezaban a dar los primeros coletazos como sistemas operativos NT, no fue hasta XP cuando, finalmente, Microsoft llevó un sistema totalmente independiente de MS-DOS a todos los usuarios más allá de las empresas.

Si algo destaca de XP es su nuevo aspecto gráfico, una apariencia totalmente renovada respecto a las versiones anteriores del sistema operativo que no solo facilitaba su uso, sino que lo hacía mucho más agradable a la vista. Además, este sistema mejoró las secuencias de inicio e hibernación, trajo consigo mejoras en el uso de dispositivos plug&play, nuevas herramientas (como el Escritorio Remoto), el suavizado de fuentes ClearType y un soporte mejorado para la conexión a Internet, sobre todo a través de las líneas ADSL.

Debemos tener muy presente que esta interesante versión del sistema operativo de Microsoft ha sido una de las más queridas y valoradas de todas las existentes. Esto se traduce en que ya sea por curiosidad o para recordar viejos tiempos, muchos usuarios aún instalan Windows XP en sus equipos. Por ejemplo, puede ser una opción muy curiosa si disponemos de un ordenador que ya no usamos y que queremos volver a poner en funcionamiento. Gracias a los recursos limitados que consume este sistema operativo, comparados con los habituales hoy día, podemos instalarlo y usarlo sin problema alguno en un PC limitado en hardware.

Precisamente por estas razones por lo que a continuación os vamos a ayudar a elegir la versión del sistema operativo que más os interese e instalarla para así volver al pasado.

Distintas versiones

Windows XP ha tenido, a lo largo de su historia, varias versiones, ediciones y actualizaciones. Dentro de los entornos domésticos, las más comunes eran las ediciones Home y Pro de 32 bits (ya que, a principios de los 2000, los 4 GB de RAM eran algo aún muy lejano. Pero eso no quita que XP también apostara por ediciones de 64 bits, con medidas de seguridad avanzadas y soporte para más de esos 3.2 GB de memoria.

Lo cierto es que estas versiones de las que vamos a hablar a continuación intentaron adaptarse en la medida de lo posible a los tiempos y necesidades de los usuarios. Precisamente las diferentes versiones que os vamos a comentar también afectaron positivamente al seguimiento y penetración de mercado de esta versión en concreto de Windows.

Así, el resumen de versiones que podemos encontrar para descargar y volver a instalar este sistema operativo son las siguientes:

  • Windows XP Media Center. Una edición especial de XP pensada para centros multimedia.
  • Windows XP Home Edition SP3. Si tenemos una licencia de la Home, esta es la versión recomendada que tenemos que buscar. Incluye las actualizaciones del Service Pack 3.
  • Windows XP Pro SP3. La ISO más completa. Incluye el sistema operativo (para 32 bits), actualizado con el Service Pack 3.
  • Windows XP Pro SP2. Versión obsoleta. Incluye el Service Pack 2.
  • Windows XP Professional 64 Bits. La versión recomendada para ordenadores de 64 bits.

Una vez conocemos cuál es el enfoque de cada una de estas versiones que os comentamos de Windows XP, ya podremos elegir de forma más precisa la que nos interesa en cada caso. Todo dependerá del uso que vayamos a dar a ese equipo o de las prestaciones que necesitemos de Windows XP. Por ejemplo, para una utilización más centrada en el mundo multimedia, la edición Media Center fue una de las más utilizadas.

Windows XP de 32 o 64 bits, cuál debo elegir

Ya somos comentado antes que esta versión del sistema operativo que lanzó Microsoft apostó por su versión de 64 bits mucho más segura y moderna que la anterior. Esto quiere decir que, si nuestro ordenador está basado en una arquitectura como esta, más actual, sin duda alguna debemos decantarnos por descargar la ISO de 64 bits. Sin embargo, se puede dar el caso de que dispongamos de algún equipo antiguo cuyo procesador se centra en una arquitectura de 32. Esto quiere decir que la versión más segura que Windows XP no podrá funcionar en ese equipo.

Por tanto, si queremos rememorar viejos tiempos y volver a utilizar esta versión antigua del sistema operativo en un equipo con procesador de 32 bits, nos veremos en la obligación de decantarnos por la ISO más antigua a pesar de los problemas de seguridad y limitaciones funcionales que nos podemos encontrar.

Requisitos mínimos para poder instalar XP

Seguramente nadie tenga problemas hoy en día para no cumplir los requisitos de este sistema operativo. El más probable que no nos funcione porque nuestro PC es demasiado nuevo y potente antes que por un problema de requisitos bajos.

Sin embargo, puede que tengamos por casa algún ordenador muy viejo al que queremos dar una segunda vida. En ese caso, vamos a ver qué debemos cumplir para poder instalar este SO. Como decíamos antes, en estos instantes el uso de este sistema operativo puede ser curioso a la vez que totalmente funcional en equipos que tengamos guardados en el trastero a los que ya no damos uso alguno.

  • CPU: 230 MHz. (300 MHz recomendados o 500 MHz óptimo)
  • 64 MB de memoria RAM (128 MB recomendados y 512 MB óptimo).
  • 1 GB de espacio en el disco (2 GB recomendados para un funcionamiento óptimo.
  • Tarjeta gráfica que admita, al menos, 600×800.
  • Ratón y teclado para usarlo.

Además de los requisitos mínimos, a la hora de poner en marcha un Windows XP debemos tener en cuenta también unas limitaciones máximas, y es que el nuevo SO no se puede instalar en ordenador muy nuevos. Ya sea por la falta de drivers, como por problemas de compatibilidad (al no ser un sistema para UEFI y Secure Boot), es posible que si nuestro tiene ya unos años no podamos instalarlo. En ese caso, no nos quedará otra que recurrir a una máquina virtual, o buscar un PC viejo para poder instalarlo.

Consejos de seguridad

Lo primero que debemos tener en cuenta es que este sistema operativo lleva mucho tiempo sin actualizarse. Por lo tanto, tiene fallos conocidos y utilizados por piratas informáticos. Conectarnos a Internet con este SO solo nos traerá problemas y correremos riesgos innecesarios. Además, hay que tener en cuenta que muchos programas ya no están disponibles para este sistema operativo, y los que aún están pueden llevar muchísimo tiempo sin actualizarse, por lo que pueden no funcionar correctamente (como los navegadores o los antivirus).

Tampoco podemos olvidarnos de los riesgos que supone bajar una ISO de Windows desde sitios web no oficiales. Hay usuarios que distribuyen versiones del sistema operativo modificadas que, tarde o temprano, pueden causarnos más dolores de cabeza que comodidades. Por lo tanto, si vamos a bajar la imagen desde sitios no oficiales, debemos comprobar que el HASH es el correcto para asegurarnos de que estas imágenes no han sido modificadas.

Algunos ejemplos de hash SHA1 de las versiones más comunes de Windows XP son:

  • Windows XP Professional with Service Pack 3 (x86) – CD (English) -> 1C735B38931BF57FB14EBD9A9BA253CEB443D459
  • Windows XP Home with Service Pack 3 (x86) – CD (English) -> 5A6B959AD24D15DC7EBD85E501B83D105D1B37C6
  • Windows XP Professional with Service Pack 3 (x86) Volume CD (Spanish) -> a47603256d7645a2f2788466153ffcd058f77c56

Si bajamos otra imagen ISO diferente, una búsqueda en Google nos puede ayudar a encontrar los SHA1 de todas las versiones. Aunque Windows XP también tiene una versión ISO de 64 bits, esta nunca llegó a ser realmente popular. La versión x86, para 32 bits, fue la que conquistó la mayor parte de los PCs del mundo, ya que el número de procesadores de 64 bits se podía contar con los dedos de una mano y todavía sobraban.

Dada la dificultad de encontrar este sistema operativo en español, igual nos interesa bajar una ISO en inglés y, una vez instalado, bajar los paquetes de idiomas para traducirlo a nuestro lenguaje.

Escritorio Windows XP

Por último, hay que indicar que, por motivos de compatibilidad y seguridad, es mucho mejor optar por instalar este sistema operativo en una máquina virtual antes que en un ordenador real. En caso de caer en las garras de un pirata informático, al menos este no podrá salir de la máquina virtual, y nuestros datos estarán protegidos.

Dónde encontrar Windows XP

Es posible descargar las ISO de Windows 10, 11, 8.1 y Windows 7 muy fácilmente desde la página web de Microsoft. Sin embargo, con Windows XP la cosa cambia, ya que, al ser un sistema operativo tan antiguo, la mentalidad de la compañía era diferente. El principal motivo por el que Microsoft no permite descargar versiones anteriores de Windows que han cumplido su ciclo de vida de actualizaciones se debe precisamente a eso. Al no recibir soporte por parte de la compañía, son sistemas operativos vulnerables antes cualquier vulnerabilidad (valga la redundancia) que se haya detectado después de acabar su ciclo de actualizaciones. Una vez han finalizado su ciclo de vida, Microsoft se desentiende completamente de ellos y recomienda utilizar versiones más recientes que todavía siguen recibiendo soporte por parte de la compañía. Para evitar que los usuarios se vean afectados por las vulnerabilidades que se hayan detectado desde que finalizara su ciclo de actualizaciones, Microsoft desactiva la opción de descargarlo de sus servidores. Debido a esta política, que lo hace por el bien de los usuarios, la única forma de poder descargar e instalar versiones anteriores de Windows pasa por buscar en internet.

La forma oficial de bajar esta imagen ISO siempre ha sido a través de Technet. Sin embargo, esta plataforma requería una suscripción por parte de los usuarios. Y seguro que, si conseguimos entrar a esta plataforma hoy en día, los enlaces para las ISO de Windows XP no se encuentran tan fácilmente. Ni, aunque tengamos la clave original. Por lo tanto, recurrir a Technet no es una solución.

Si eliminamos la forma oficial de bajar este sistema, entonces ya solo nos quedan alternativas no oficiales. Y es a partir de aquí donde tenemos que extremar las precauciones. Hay webs que nos permiten bajar fácilmente una ISO de Windows XP, como puede ser el caso de Archive.org. Esta plataforma, recordamos, quiere salvaguardar el software antiguo de una forma más o menos legal, por lo que estaría en el limbo entre lo legal y lo ilegal. Una buena opción para los que no quieren complicarse. Al alojar una copia de Windows XP sin la correspondiente licencia, realmente no está incumpliendo ninguna ley, ya que sin una licencia válida de poco o nada servirá descargar esa u otras versiones de Windows o de cualquier otro programa.

Si no encontramos la imagen ISO que queremos, entonces tendremos que empezar a buscar en otras plataformas. Dentro de los repositorios de The Eye, por ejemplo, vamos a poder encontrar imágenes ISO para todos los productos de Microsoft, entre otros, Windows XP.

Y también podemos recurrir a la red torrent. Podemos buscar en cualquier tracker este sistema operativo, y bajar la versión. Eso sí, debemos comprobar en los comentarios y las valoraciones que la imagen ISO no ha sido alterada, ya que hay muchas versiones modificadas por piratas informáticos que pueden causarnos infinidad de problemas.

El portal tb.rg-adguard se aprovecha de Technet para permitirnos bajar imágenes ISO oficiales de Windows. Aunque esta plataforma no nos permite bajar una ISO de Windows XP como tal, lo que sí vamos a encontrar son máquinas virtuales con este sistema operativo ya instalado y listo para funcionar. Esto nos puede ahorrar mucho tiempo si lo que estamos es virtualizar este sistema operativo.

Por último, hay muchas webs que nos permitan bajar este sistema operativo de servidores de almacenamiento como «mega» e incluso otros servidores algo más fiables como OneDrive o Google Drive. Sin embargo, no recomendamos estas webs de descargas ya que, entre otras cosas, son una de las principales fuentes de distribución de versiones modificadas que pueden poner en peligro nuestro PC ya que, además, no hay ninguna forma de asegurarnos quien se encuentra detrás de esas versiones, versiones que, probablemente, estén modificadas, por lo que si las utilizamos, es probable que nos llevemos algún disgusto a la hora de instalarlas o utilizarlas. Mucho mejor optar por las alternativas anteriores.

¿Puedo comprar una clave de XP?

Como todas las versiones, Windows XP es un sistema operativo de pago que, para instalarlo y usarlo, tiene que estar activado. Si no lo activamos, además, este sistema operativo nos impide iniciar sesión hasta que consigamos activar el sistema operativo, ya sea por Internet o a través del soporte telefónico de la compañía (en caso de que, con suerte, siga funcionando).

Si tenemos un ordenador viejo, seguramente tengamos una clave de XP, ya sea de tipo OEM, que venía instalada en el PC, o de tipo Retail, que hayamos comprado nosotros por nuestra cuenta. Sin embargo, si no tenemos ya una clave de XP en nuestro poder, difícilmente vamos a poder hacernos con una ya. Este sistema operativo, lanzado en 2001, ya no solo no está a la venta, sino que no tiene ni soporte por parte de Microsoft. Por tanto, no vamos a poder comprar ahora mismo una licencia nueva de este sistema operativo. Y comprar una reutilizada supone demasiados riesgos, y podemos perder el dinero.

Si necesitamos sí o sí, usar este sistema operativo recomendamos, o bien recurrir a la versión de prueba de 30 días del sistema operativo, o recurrir a otros sistemas de activación, asumiendo los posibles problemas legales (y de seguridad) que eso supone.

Qué hacer después de instalar

Cuando instalemos Windows XP, ya sea en una máquina virtual o en un ordenador antiguo, lo primero que debemos hacer es activarlo con nuestra clave de producto. Nunca debemos usar activadores no oficiales, esto sumaría muchos problemas a los que ya tiene este SO. Recordamos que XP tiene una versión de prueba de 30 días, pero pasado ese tiempo tendremos que usar nuestra licencia para activarlo y seguir usándolo.

Aunque hace años que este sistema operativo no se actualiza, debemos asegurarnos de bajar todas las actualizaciones que existen para este sistema. Aunque siempre quedarán agujeros de seguridad, con ellas podremos corregir los principales errores que pueden poner en peligro nuestro PC.

Y, además, debemos configurar el sistema operativo para poder estar lo más protegidos posible. Un antivirus para XP, así como un buen navegador, nos ayudarán a estar menos expuestos cuando nos conectemos a la red. Aunque es verdad que la mayoría de las empresas ya ha abandonado XP y no da soporte para sus antivirus, hay algunos que sí siguen funcionando en él. Algunos son:

  • Avast Free Antivirus. Uno de los más conocidos y utilizados, un antivirus que, también nos permitirá limpiar y optimizar el sistema para que funcione de la mejor manera posible.
  • Panda. El antivirus español también cuenta con una edición que nos permite proteger Windows XP de todo tipo de amenazas. Está disponible tanto para 32 bits como para 64 bits.
  • AVG. Pertenece a Avast, y comparte el mismo motor con él, por lo que, a grandes rasgos, son casi un mismo antivirus, con diferente interfaz y algunas funciones distintas.
  • Bitdefender. La versión 2015 de este antivirus nos permite proteger XP y Vista con uno de los mejores motores antivirus del mercado.
  • AhnLab. Una de las mejores protecciones frente a todo tipo de amenazas, como virus, troyanos, spyware, rootkits, adware, gusanos informáticos y más.

Eso sí, debemos tener en cuenta que cada vez es más complicado encontrar programas (tanto de seguridad, como de cualquier otro tipo) que sigan funcionando en este sistema operativo. Por tanto, además de instalar el antivirus como tal, y bajar la última base de datos, es vital asegurarnos de que este realmente funciona.

Dónde descargar aplicaciones para Windows XP

Después de haber pasado a mejor vida, encontrar aplicaciones para Windows XP no es sencillo, en especial, si no sabemos realmente qué tipo de aplicaciones necesitamos, ya que muchos son los desarrolladores que se han olvidado de esta versión y ya no ofrecen soporte de forma nativa. En internet podemos encontrar un gran número de repositorios, pero, lamentablemente, también se han olvidado de que existió alguna vez Windows XP.

Un sitio web donde podemos encontrar todo tipo de aplicaciones para Windows XP y que, además, no es necesario instalarlas en el equipo es PortableApps. En esta web tenemos a nuestra disposición más de 400 aplicaciones portables, aplicaciones que se instalan en el equipo, sino que únicamente se ejecutan. La mayoría de las aplicaciones disponibles son compatible con Windows XP, ya que no son creadas ni mantenidas por los desarrolladores originales sino por una amplia comunidad de usuarios, por lo que, no siempre vamos a poder disfrutar de las últimas funciones disponibles en la versión instalable. Podemos acceder a PortableApps a través de este enlace.

Además de instalar alguno de los antivirus que todavía ofrecen soporte para Windows XP que os hemos mostrado en el apartado anterior, es recomendable utilizar una aplicación para reproducir vídeos. Una de las mejores siempre ha sido VLC, una aplicación de código abierto que nos ofrece una versión para Windows XP a través de su página web. De esta forma, no será necesario descargar códecs de vídeo para reproducir este tipo de formato con la aplicación nativa de Windows XP.

Si hablamos de navegadores, sin Internet Explorer no es una opción a tener en cuenta, no podemos recurrir a Google Chrome, Opera o Firefox, ya que hace muchos años que dejaron de ofrecer soporte para Windows XP. El único navegador al que podemos recurrir es Maxthon, un navegador que, de momento, sigue ofreciendo soporte para esta versión de Windows, aunque no sabemos hasta cuando lo hará. Otra de las aplicaciones que debemos descargar, en caso de querer utilizar el equipo para ver películas o series es Codec Pack, el conjunto de códecs para versiones anteriores de Windows que hoy en día sigue recibiendo actualizaciones.

Las opciones para hacer copias de seguridad que Windows XP pone a nuestra disposición son prácticamente inexistentes en comparación con las que podemos encontrar tanto en Windows 10 como en Windows 11. Una de las pocas aplicaciones que a hoy en día sigue siendo compatible con Windows XP para hacer copias de seguridad es AOMEI Backupper Standard, una aplicación gratuita que nos permite hacer copias de los datos de Windows en unidades de almacenamiento externas.

¿Es posible instalar actualizaciones en Windows XP?

Desde 2014, este sistema operativo pasó a mejor vida. Windows XP dejó de tener soporte hace ya muchos años, y los usuarios que aún utilizan este sistema corren peligro. Aunque es cierto que Microsoft ha lanzado alguna actualización crítica para su sistema operativo, para corregir fallos muy graves, en términos generales no ha recibido actualizaciones desde hace más de 8 años. Por lo tanto, existen vulnerabilidades que ponen en peligro a los usuarios. Especialmente después de que, en 2021, se filtrase su código fuente y los piratas pudieran conocer todos sus secretos.

La última versión de este sistema operativo es el Service Pack 3. Este paquete de actualizaciones llegó en 2008, y fue la versión que mantuvo soporte hasta su fin. Si vamos a bajar e instalar de cero este sistema operativo es imprescindible asegurarnos de descargar la ISO que ya incluya este service pack, ya que ahorraremos problemas a la hora de poner en sistema al día. A diferencia de Windows 10, cuyas actualizaciones son acumulativas (un parche incluye todos los anteriores), en XP cada actualización era independiente. Por ello, si queremos poner en sistema al día es necesario instalar todos y cada uno de los parches lanzados hasta la fecha.

Windows Update debería seguir funcionando, por lo que, si queremos, podemos bajar todas las actualizaciones del sistema operativo a través de él. Si no, donde las podemos encontrar seguras en el Catálogo de Microsoft Update, al cual podemos acceder desde este enlace. Desde allí podremos explorar todos parches lanzados para el sistema, desde el primer día, y bajar los que necesitemos.

Por último, también podemos buscar una imagen de XP no oficial que contenga ya todos los parches, aunque corremos el riesgo de que sea un Windows XP Mini o Lite y tenga malware oculto en su interior. Si no queremos correr riesgos innecesarios, no hay nada mejor que hacerlo a mano.

¿Merece la pena Windows XP?

Si el motivo que nos obliga a instalar Windows XP es para revivir un viejo ordenador, deberíamos contemplar la posibilidad de utilizar una distro Linux, una distro diseñada para equipos de bajos recursos que nos permitirán darle una nueva vida al equipo. Además, muchas de estas distros, incluyen una interfaz similar a Windows, por lo que rápidamente vamos a poder hacernos con ella y utilizarlo al igual que podemos hacer con Windows XP, pero con la ventaja de ser versiones más modernas que siguen recibiendo soporte por parte de la comunidad.

En cuanto a disponibilidad de aplicaciones, no vamos a tener ningún problema, ya que, desde la propia distro, tenemos a nuestra disposición una tienda propia de aplicaciones con la que podemos acceder a un sin fin de aplicaciones de todo tipo, tanto para navegar como para reproducir vídeos, escuchar música, crear documentos de texto, hojas de cálculo o presentaciones e incluso dibujar o cualquier otra cosa que se nos pase por la cabeza. Debemos tener en cuenta que, tal y como hemos comentado en el apartado anterior, encontrar software hoy en día compatible con Windows XP es una tarea complicada y peligrosa. Peligrosa porque nunca podemos estar seguro de si el software que descarguemos está completamente libre de virus, malware y demás.

2 Comentarios