Acelera tu PC desactivando los programas que se abren al encender

Uno de los principales motivos por los que un ordenador puede ir lento es porque tiene muchos programas ejecutándose al mismo tiempo. Aunque no los hayamos abierto nosotros, desde el momento en el que iniciamos sesión hay muchos programas y procesos que se ejecutan en el PC. Algunos de ellos útiles y necesarios para el correcto funcionamiento del PC, pero otros muy prescindibles y que, de deshabilitarlos, podríamos mejorar el rendimiento de Windows.

Hay muchas razones por las que un programa se ejecuta el inicio de Windows. Algunos programas lo hacen para estar listos desde el primer momento para dar servicio a los usuarios (por ejemplo, en el caso de Spotify), y otros para buscar actualizaciones y mantener el programa actualizado, como es el caso de Chrome o Adobe.

Programas al inicio vs cuando lo necesitemos

Hay usuarios que defienden la postura de que algunos programas carguen al inicio de Windows, y otros que prefieren dejar el arranque lo más limpio posible. ¿Cuál es mejor?

Cada configuración tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Por ejemplo, los programas que se cargan (completos, o una parte) al arrancar el ordenador los tendremos listos para usar desde el primer momento. Esto es vital, por ejemplo, para los antivirus, o para los drivers del hardware que tengamos instalado, e incluso nos permite mantener nuestros programas siempre actualizados (como ocurre, por ejemplo, si arrancamos automáticamente Adobe Creative Cloud), pero es innecesario para muchos otros programas. Sin embargo, tener estos programas activados al inicio harán que Windows tarde más en arrancar, y que durante los primeros momentos del uso del PC este irá más lento.

Si desactivamos, podemos liberar memoria y recursos al inicio, y conseguiremos que el PC vaya más rápido en general. Pero cada vez que necesitemos un programa tendremos que abrirlo, y eso llevará tiempo y consumir CPU y memoria. Además, no podremos aprovecharnos de, por ejemplo, las actualizaciones automáticas. Eso sí, los programas no dejarán de funcionar.

Si queremos que nuestro ordenador funcione correctamente, una de las funciones básicas de mantenimiento es controlar qué programas se cargan al inicio de Windows y deshabilitar todo aquello que no necesitemos. A continuación, os explicamos varias formas de hacerlo.

Ver programas que se abren al inicio de Windows

Windows nos ofrece dos formas de ver los programas configurados para que se ejecuten al inicio del sistema operativo. La primera de estas formas es desde el propio administrador de tareas. Pulsamos «Control + Shift + Esc» y, en la pestaña «Inicio», podremos ver todos estos programas.

Administrador de tareas de Windows - Inicio

Como vemos, Windows 10 nos permite ver además el impacto que tiene cada programa sobre el rendimiento del PC. Podemos deshabilitar cualquiera de ellos haciendo clic con el botón derecho. Así, quitaremos todos los que no nos sean necesarios y podremos hacer que nuestro Windows arranque más rápido y funcione mejor. Por tanto, con el fin de poder personalizar al máximo esos programas que deseamos que se ejecuten en el arranque de Windows de forma predeterminada, veamos cómo desactivarlos. Así, una vez en la ventana del mencionado Administrador de tareas del sistema, buscamos aquellos que se muestran como Habilitado y que tienen, por ejemplo, un alto impacto en el equipo. De este modo, para que dejen de ejecutarse al arrancar el PC, no tenemos más que pinchar sobre la correspondiente entrada con el botón derecho del ratón.

Aparecerá un nuevo menú contextual de Windows donde veremos la opción de «Deshabilitar». En el caso de que el proceso sea el inverso, para habilitar un programa en concreto, usamos este mismo menú contextual. Además, el mismo nos presenta otras opciones muy interesantes. Por ejemplo, desde aquí podremos abrir la ubicación de disco original del programa, o ver en pantalla sus propiedades. Por tanto, como vemos podremos ajustar ese arranque del sistema operativo en pocos segundos y de manera muy sencilla.

Otra forma de hacerlo es desde la carpeta de inicio de Windows. Todo lo que se coloque dentro de esta carpeta se ejecutará al arranque del PC, por lo que si tiene demasiados programas innecesarios puede estar haciendo que nuestro PC vaya lento.

Para llegar a ella podemos ejecutar (Windows + R) el comando «shell:startup» y revisar todos los programas que tenemos allí.

Carpeta inicio W10

Todo lo que no queramos o no necesitemos podemos eliminarlo, dejando el arranque de Windows mucho más limpio.

Usando software de terceros

Aunque Windows nos ofrece varias formas de controlar el arranque del PC, el administrador de tareas y, sobre todo, la carpeta de inicio, tienen varias carencias. Por ello, si queremos tener el control de todo lo que se inicia en nuestro ordenador es mejor recurrir a algunos programas de terceros mucho más completos.

Autoruns

Por ejemplo, es uno de estos programas. Este forma parte de Microsoft Sysinternals y nos permite no solo controlar todo lo que se ejecuta al arranque de Windows, sino conocer todos los detalles sobre ello (como su origen, marca de tiempo, etc) y comprobar cada proceso en VirusTotal para saber si es fiable o puede ser peligroso.

Autoruns

Podemos descargar esta herramienta desde el siguiente enlace.

Autorun Organizer

Otro programa similar para controlar todo lo que se ejecuta al inicio del PC, pero mucho más sencillo, es Autorun Organizer. Mientras que el programa anterior es muy completo y complicado, Autorun Organizer apuesta con la sencillez. Este programa analizará todo nuestro PC y nos dirá todo lo que se está ejecutando al inicio de Windows. Podremos analizar los procesos en VirusTotal para saber si son fiables y ver completas métricas que nos permitirán ver si otros usuarios tienen el mismo proceso y si lo tienen activado o desactivado. Así podremos saber qué hacer en caso de duda.

Autorun Organizer W10

Podemos descargar este programa desde el siguiente enlace.

Startup Delayer

Hablamos ahora de un software que nos va a ofrecer la oportunidad de poder optimizar el proceso de inicio de Windows 10. Para ello se va a encargar de retrasar el inicio de las aplicaciones tan pronto como iniciemos nuestro ordenador. De esta forma, al retrasar las aplicaciones durante el inicio, nuestro PC va a arrancar y estar operativo de forma mucho más rápida. Posteriormente, Startup Delayer se encargará de comenzar a ejecutar las aplicaciones retrasadas una vez que el sistema se encuentre más inactivo, lanzando cada aplicación en el orden que hayamos especificado en el mejor momento posible, sin que con ello interfiera en nuestro trabajo.

Startup Delayer

El programa cuenta con opciones de lanzamiento avanzadas, permitiéndonos modificar varias opciones y condiciones del arranca de Windows para nuestras aplicaciones, lo cual posibilita que tengamos un control mayor sobre el proceso de inicio del sistema operativo. También cuenta con la posibilidad de crear diferentes perfiles de inicio, de forma que podamos crear y administrar diferentes conjuntos de aplicaciones que podemos cambiar cuando sea necesario. Por ejemplo, podemos crear un perfil de juegos con las aplicaciones mínimas o un perfil de trabajo que se encargue de lanzar solamente las aplicaciones que vamos a necesitar para trabajar.

Startup Delayer cuenta con una versión Estándar que podemos descargar de manera gratuita desde su página web. Además, cuenta con una versión Premium con funciones más avanzadas.

¿Realmente afectan al rendimiento?

Lo de tener el inicio de Windows lo más reducido y limitado posible es una práctica que se lleva llevando a cabo desde hace muchos años, desde la era de Windows XP. Sin embargo, la informática ha cambiado mucho, y hoy en día hasta el ordenador de gama más baja puede sin problemas con los procesos que crean los programas que se abren en segundo plano. Y las grandes cantidades de memoria RAM (cualquier PC tiene, como poco, 4 GB) hacen que no nos quedemos sin recursos nada más encender el PC. Aunque en el pasado sí era algo necesario y recomendable, hoy en día ha quedado como una tarea de mantenimiento opcional, sin tanta importancia.

Es cierto que cuanto menos se inicie automáticamente con el PC, este arrancará más rápido, no podemos negarlo. Pero ¿realmente puede haber una diferencia de minutos como antaño? La verdad es que no. Simplemente conseguiremos que el ordenador no tenga tantos programas y procesos innecesarios al inicio, y sí notaremos el PC algo más ligero, pero nada del otro mundo.

Donde sí nos podemos encontrar problemas es cuando algunos de los procesos más pesados (Google Chrome, Adobe, etc) intentan abrirse a la vez. A pesar de que los procesadores modernos son multi-hilo y tienen varios núcleos, estos procesos tan pesados pueden pasarle factura y hacer que, durante un tiempo, el ordenador vaya lento. Por ello, aquí es donde destaca una de las funciones que nos ofrece Autorun Organizer, y es la posibilidad de retrasar el arranque de ciertos programas. De esta manera, en lugar de hacer que todos se abran a la vez, lo que conseguimos es que el ordenador no se sature al arrancar y vaya abriendo los programas y servicios menos relevantes con el paso del tiempo.

¡Sé el primero en comentar!