¿Problemas al usar un punto de acceso móvil en Windows? Te ayudamos

Internet se ha convertido en un elemento clave para la mayoría de nosotros en el día a día con su PC basado en Windows, o con sus dispositivos móviles. De ahí que de un modo u otro intentamos estas conectados en todo momento, para lo cual disponemos de varias vías, dependiendo del equipo con el que trabajamos.

De igual modo aquí tiene mucho que ver la conexión de la que dispongamos en un momento determinado, o el lugar en el que nos encontremos. Todo esto es algo que se hace especialmente importante cuando nos referimos a la movilidad. Aquí entran en juego equipos tales como nuestros teléfonos móviles u ordenadores portátiles, entre otros. De hecho, son cada vez más los usuarios que refieren trabajar de manera conjunta con ambos.

Con esto lo que os queremos decir es que son muchos los que en su día a día trabajan o viajan con su ordenador portátil basado en Windows y un móvil en el bolsillo. Esto es algo habitual y además muy útil en determinadas circunstancias. Esto se debe a que en ocasiones estos usuarios no disponen de conectividad a una red WiFi en el portátil, por lo que crean un punto de acceso en el móvil. De este modo aprovechan los datos 4G o 5G del teléfono para acceder a Internet desde el PC.

Eso es sencillo, pero no siempre funciona tal y como nos gustaría. En ocasiones nos encontramos con ciertos errores de conectividad con el terminal. Ya se base este en Android o iOS, a veces no podemos conectar ambos equipos para disponer de Internet, por lo que veamos algunas posibles soluciones. Estos se dan principalmente porque el portátil con Windows no se conecta con el propio teléfono para aprovechar su 4G. De hecho, esto es algo más habitual de lo que muchos desearían.

Punto acceso Android

Por qué no funciona un punto de acceso móvil

Un punto de acceso móvil nos permite compartir la conexión a Internet de nuestro móvil con otros dispositivos. Esta funcionalidad de nuestro móvil tiene la capacidad de emitir una señal inalámbrica para que otros dispositivos se conecten mientras estamos en movimiento. No debemos confundirlos con un punto de acceso, que podemos usar en lugares públicos como hoteles, centros comerciales y cafeterías, donde encontramos redes privadas que ofrecen WiFi gratis.

Hay ocasiones donde este servicio puede funcionar mal de manera puntual no consiguiendo que nuestro ordenador con Windows pueda conectarse a la red del móvil. Las causas por lo que esto puede ocurrir pueden ser muy diversas, ya que puede ser debido a un problema de actualizaciones tanto en el PC como en el móvil, que los controladores de red de Windows o bien que el antivirus se encargue de vetar la conexión. Además, puede ocurrir que la intensidad de la señal sea muy débil o bien porque hayamos introducido el nombre o contraseña del WiFi malamente.

Sea cual sea el motivo por lo que esto sucede, lo cierto es que puede resultar molesto en el caso de que necesitemos la conexión a Internet de nuestro móvil para trabajar con el ordenador.

Pasos para solucionar el problema

Debido a todo ello os diremos que puede haber varias razones por las que el punto de acceso móvil no funciona. Así que desde aquí os vamos a intentar ayudar a solucionarlo de la mejor manera posible.

Comprobar si el operador ofrece esta función

Lo primero que debemos comprobar antes de nada es asegurarnos que nuestro operador de telefonía nos ofrece la posibilidad de compartir los datos móviles con otros dispositivos. Hace unos años, muchas eran las operadoras que ponían impedimentos a esta función, sin embargo, en los últimos años, la mayoría permiten hacerlo sin problemas, aunque en algunos casos, debemos hablar previamente con la operadora para que active esta función. Si nuestro operador no permite compartir los datos, aunque dentro de las opciones del terminal esté disponible la función, nunca vamos a poder compartir la conexión de datos con otros dispositivos, por lo que la única solución en este caso será cambiar de operador o bien utilizar una tarjeta prepago de si necesitamos compartir de forma habitual los datos móviles con nuestro ordenador.

Actualizar ambos equipos para que se conecten

Lo primero que nos debemos asegurar, como suele ser habitual en estos casos, es que ambos dispositivos estén debidamente actualizados. Aquí nos referimos a Windows, por un lado, y a Android o iOS por el otro. De ese modo nos aseguramos de que los posibles problemas por incompatibilidad no existan. Esto es algo que normalmente soluciona más problemas de los que nos imaginamos. Para actualizar el sistema operativo de Microsoft debemos de acceder al menú de Configuración pulsando el atajo de teclado Windows + I y posteriormente accedemos al apartado de Windows Update. Aquí nos aparecerán las actualizaciones que queden pendientes.

Reconectar Windows con el móvil

Otro paso para solucionar esto es hacer clic en el icono de WiFi de la barra de tareas del portátil con Windows y hacer clic con el botón derecho en el nombre del punto de acceso. A continuación, seleccionamos la opción de Dejar de recordar, con lo que el ordenador eliminará todos los archivos y configuraciones de esa red.

Olvidar wifi

Tras ello volvemos a hacer clic en el nombre de la red WiFi móvil y nos conectamos introduciendo la contraseña como la primera vez. De esta forma se reinicia la conexión entre los dos puntos de accesos, algo que suele dar resultado y vuelven a conectarse nuevamente una vez introducimos la contraseña.

Cambiar la contraseña y el nombre del dispositivo

Otra de las posibles soluciones de las que podemos echar mano aquí, es reiniciando ambos dispositivos. Tras esto igualmente os recomendamos que cambiéis la contraseña previamente establecida en el móvil y volváis a comenzar el proceso de conexión desde Windows como la primera vez. Claro está, ahora tendremos que especificar en el sistema de los de Redmond la nueva clave elegida.

Asimismo, al igual que cambiamos la contraseña de acceso, podemos aprovechar y cambiar el nombre del dispositivo móvil para que Windows vuelva a detectarlo de cero. Esto hará que se reinicien todos los parámetros y se solucionen los problemas al no utilizar la posible información que todavía se conserven el equipo del punto de acceso anterior.

Ejecutar los solucionadores de problemas de Windows

Quizá el fallo venga más por parte de Windows 10 que, del móvil, por lo que también podemos ejecutar el solucionador de problemas del sistema. Esto es algo que logramos con tan solo hacer uso de la combinación de teclas Win + I para abrir la aplicación de Configuración. Una vez aquí pinchamos en la opción de Red e Internet. En la nueva ventana, en concreto en el panel derecho, nos encontramos con la entrada llamada Solucionador de problemas de red, donde pinchamos.

Solucionador de problemas de red

En esta misma ventana de Red e Internet / Estado, también podemos hacer uso del enlace llamado Restablecimiento de red. Esto reiniciará los parámetros de configuración correspondientes a este apartado.

Pero este no es el único solucionador de problemas integrado que nos puede ayudar en este caso. Igualmente, desde la aplicación de Configuración mencionada, nos podemos situar en el apartado de Actualización y seguridad. Aquí, en el panel izquierdo, vemos una opción de Solucionar problemas, en la que pinchamos. A continuación, a la derecha vemos un enlace que reza Solucionadores de problemas adicionales, que pinchamos.

En la nueva ventana que aparece ya veremos varios apartados que podemos analizar en busca de posibles fallos de funcionamiento. Por tanto, en el caso que aquí nos ocupa, nos decantamos por el de Conexiones a Internet.

Conexiones a Internet

Desactivar el antivirus de Windows

Aunque necesarios e incluso imprescindibles, las soluciones de seguridad o antivirus en ocasiones provocan errores inesperados. Este puede ser el que nos ocupa en estas líneas, ya que este antivirus podría estar bloqueando la conexión como tal. Por tanto, lo mejor que podemos hacer, en lugar de eliminarlo, es desactivarlo temporalmente. A continuación, probamos a conectar de nuevo con el móvil para ver si el problema se ha solventado.

En caso de que sea así, o bien podemos decantarnos por otro software de seguridad, o desactivarlo cuando vamos a usar esta funcionalidad lo que nos obligará a controlar mucho que tipo de webs utilizamos, no utilizar el correo electrónico que si nos han enviado un archivo, no pulsar en enlaces que no conocemos entre otras cosas.

Actualizar el controlador de red

Siguiendo en Windows, el fallo de conexión también puede venir dado por un problema con el controlador de red del equipo. Por tanto, lo mejor que podemos hacer aquí es actualizar el mismo. Esto lo logramos pinchando con el botón derecho en el botón del menú Inicio y seleccionando el Administrador de dispositivos.

En el mismo localizamos la entrada correspondiente a los Adaptadores de red donde, pinchando con el botón secundario del ratón, ya podremos seleccionar Actualizar controlador. Si con los drivers de Windows no se soluciona el problema, podemos visitar la web del fabricante y descargar los drivers correspondientes el modelo de nuestra tarjeta Wi-Fi. En equipos portátiles, muchos de los problemas de funcionamiento, se solucionan rápidamente instalando los drivers disponibles para el equipo a través de su página web.

Actualizar controlador

Restablecer la configuración de direcciones IP

Otra posible solución para esto que os contamos, es restablecer las IP de Windows, algo que logramos desde la línea de comandos. Para ello escribimos CMD en el cuadro de búsqueda del sistema para abrir este apartado. Por tanto, llegados a este punto tendremos que hacer uso de los siguientes comandos en ese mismo orden y pulsar Enter tras la ejecución de cada uno de ellos.

  • netsh winsock reset
  • netsh int ip reset
  • ipconfig /release

Una vez se han ejecutado los tres primeros comandos, seguimos con estos dos últimos:

  • ipconfig /renew
  • ipconfig /flushdns

Con esto lo que logramos realmente es restablecer la configuración de las direcciones IP de Windows para intentar solucionar el problema expuesto.

Utiliza un cable

Si nunca de las soluciones que os hemos mostrado más arriba, no soluciona el problema, podemos utilizar el cable de carga del dispositivo y configurarlo en nuestro equipo como un punto de acceso a internet, como de un módem USB se tratara. De esta forma, no vamos a depender de los problemas que pueda estar presentando tanto nuestro equipo como nuestro móvil a la hora de compartir la conexión a internet.

Reiniciar el móvil y el equipo

En ocasiones, un simple reinicio puede solucionar cualquier problema mientras utilizamos un dispositivo gestionado por un sistema operativo completo, ya sea Windows, macOS, Linux, iOS o Android. Al reiniciar nuestro dispositivo, se elimina el contenido de la memoria de nuestro dispositivo, contenido que puede estar interfiriendo en el funcionamiento de nuestra conexión y así solucionar el problema al que nos estamos enfrentando. También debemos reiniciar nuestro PC, ya que, por cualquier absurdo motivo, la memoria RAM puede contener algún tipo de aplicación que esté interfiriendo en el funcionamiento de la conexión, problema que eliminaremos al reiniciar el equipo.

¿Nos quedan datos móviles?

Si hemos conseguido que nuestro equipo se conecte satisfactoriamente a nuestro móvil, pero no funciona la conexión internet o lo hace de forma muy lenta, lo primero que debemos hacer es comprobar si tenemos suficiente cobertura móvil. Si el smartphone tiene poca cobertura, le costará compartir la conexión a internet y, cuando lo haga, será de una forma mucho más lenta.

Otro punto importante que debemos considerar es si nos quedan datos móviles en nuestra tarifa. Si no es así, lo más probable es que la velocidad de conexión sea muy lenta o inexistente. La solución más sencilla para utilizar la aplicación de nuestro operador y comprobar si la tarifa de datos que tenemos contratada sigue teniendo datos disponibles. Si no es así, por mucho que compartamos la conexión de nuestro móvil, nunca vamos a poder navegar por internet.

¡Sé el primero en comentar!