¿Tu Windows no te deja instalar programas? Desactiva el Modo S

Cuando compramos un ordenador nuevo, la mayoría de las veces viene con Windows instalado de serie. Gracias a ello nos ahorramos la tediosa tarea de tener que instalar el sistema operativo y, nada más encenderlo, podemos empezar a trabajar con él. Lo normal es que nos encontremos, dependiendo del tipo de PC, con un sistema operativo Home o Pro. Sin embargo, existe otra versión más, muy común entre los ordenadores de gama baja, que nos puede llegar a dar verdaderos dolores de cabeza: el Windows en Modo S.

¿Qué es el Modo S de Windows?

Lo normal cuando usamos un sistema operativo es que podamos instalar cualquier tipo de programa en el PC. Por un lado, tenemos los programas clásicos, Win32, que podemos bajar desde cualquier página de Internet y ejecutarlos desde allí, mientras que por otro lado tenemos los programas de la nueva Microsoft Store, la tienda de Windows, optimizados y diseñados de forma similar a como si fueran aplicaciones para móvil.

El Modo S de Windows (también conocido como «Modo Seguro», aunque su nombre puede llevar a confusión) es una versión del sistema operativo, tanto de Windows 10 como de Windows 11, optimizada para primar la seguridad y el rendimiento sobre todo lo demás. Y, para ello, lo que hace esta versión es permitir exclusivamente la instalación de aplicaciones de la Microsoft Store, impidiendo que podamos abrir o instalar aplicaciones Win32 en el ordenador.

Windows en Modo S

Esto, como es obvio, tiene sus ventajas. Windows funcionará mucho más rápido al no tener procesos y servicios Win32 en ejecución, y estaremos protegidos frente a la mayor parte de las amenazas. Pero también tiene sus inconvenientes, y es que nos limita muchísimo lo que podemos hacer con el ordenador. Los programas que solemos usar a menudo no vamos a poder instalarlos, y tendremos que usar, sí o sí, el navegador Edge para navegar.

Esto nos puede llegar a recordar a otro sistema operativo con el que se encuentra muy familiarizado como es ChromeOS, el sistema operativo de Google para sus Chromebooks. Microsoft incluso hizo que Windows en modo S se ejecutara en procesadores con arquitectura ARM, por lo que se encuentra especialmente diseñado de forma intencionada para funcionar en un hardware que, por lo general, no ejecutaría ni Windows 10 ni Windows 11 sin problemas. A pesar de ello, como hemos mencionado, estas mejoras de rendimiento y seguridad tiene un coste, por lo que es importante saber en qué nos estamos metiendo antes de encontrarnos con sorpresas decepcionantes.

Por suerte, si nuestro nuevo ordenador viene con este modo habilitado, no tenemos por qué preocuparnos. En apenas unos segundos podremos salir de él, sin tener que pagar nada, para que nuestro PC vuelva a ser totalmente funcional.

¿Puedo actualizar el ordenador?

Este modo especial de Windows solo bloquea el tipo de programas, y procesos, que se pueden ejecutar en el equipo. Sin embargo, no afecta a ninguna otra funcionalidad del sistema. Esto quiere decir que, igual que en un Windows completo, podremos bajar e instalar actualizaciones desde Windows Update. Nuestro Windows en modo S recibirá tanto parches de seguridad como de calidad a través de la herramienta de actualizaciones del equipo.

windows update

Es más, si tenemos Windows 10, incluso podremos actualizar sin problemas a Windows 11 incluso con este modo activado. Y, al completarse la actualización, el Modo S seguirá activado y nuestro ordenador seguirá funcionando tal como lo hacía hasta entonces.

Y, en cuanto a las aplicaciones instaladas en el PC, podremos actualizarlas igualmente desde la propia Microsoft Store para tener siempre las últimas versiones de las mismas.

Cómo pasar a un Windows completo

La única forma de poder instalar aplicaciones normales de fuera de la Microsoft Store es salir del Modo S de Windows. El proceso es muy sencillo, y no tendremos que pagar nada por hacerlo. Lo que sí debemos tener en cuenta es que el cambio es irreversible, por lo que debemos estar seguros de lo que vamos a hacer.

En Windows 10, lo que debemos hacer es abrir el menú de Configuración, ir al apartado «Actualización y seguridad» y allí buscar la opción de «Activación«. Dentro de este apartado encontraremos una opción llamada «Cambiar a Windows 10 Home», en caso de que nuestro equipo incluya una licencia de la edición «Home», o «Cambiar a Windows 10 Pro» en caso de que esta licencia sea para la Pro. Hacemos clic en el vínculo «Ir a Store«, y dentro de la tienda de Windows encontraremos una página llamada «Salir del modo S». Hacemos clic sobre «Obtener», como si se tratase de una aplicación, y listo.

Windows 10 en Modo S

Los pasos para salir de este modo en Windows 11 son muy similares. Lo que debemos hacer es abrir el menú de Configuración del sistema, e ir hasta Sistema > Activación. Aquí debemos encontrar una opción llamada «Cambiar a Windows 11 Home» o «Cambiar a Windows 11 Pro», y presionar sobre el vínculo que nos permitirá ir hasta la tienda de Windows para descargar el paquete de conversión.

También podemos escribir en el navegador «ms-windows-store://switchwindows» para ir directamente a dicho apartado de la Store.

Salir de Windows Modo S

¿Puedo volver a activar en el futuro el Modo S?

Una vez que abandonamos el Modo S de Windows, el cambio no es reversible. Esto quiere decir que, tras convertir nuestro sistema a una edición Home o Pro, y desbloquear todo su potencial, no vamos a poder volver a usar este modo optimizado y seguro de Windows. Al menos en teoría.

Si decidimos restablecer el ordenador a los valores de fábrica, Windows volverá a activar este modo por defecto, ya que es así como ha sido configurado por primera vez. De esta manera volveremos a este modo optimizado del sistema operativo y volveremos a poder descargar única y exclusivamente las aplicaciones UWP de la tienda.

Además, si nuestro ordenador no venía con este modo, e incluía una versión completa del sistema operativo, debemos saber que tampoco vamos a poder instalar ni activar manualmente este modo. La única forma de tenerlo es que, cuando lo compramos, venga con él habilitado.

¿Qué Windows me viene mejor?

Como hemos visto, cualquiera puede abandonar fácilmente este modo para poder descargar e instalar cualquier tipo de programa en el PC. Pero ¿realmente merece la pena hacerlo?

El Modo S de Windows solo viene activado en los ordenadores de gama baja. Es decir, principalmente en aquellos que tienen procesadores relativamente lentos. De esta manera, Microsoft les ayuda a preservar su rendimiento y garantizar un funcionamiento fluido del sistema a largo plazo. Si nuestro ordenador ya es de gama media, o alta, este modo no vendrá activado de ninguna manera.

Seguro que lo primero que pensamos al ver que no podemos instalar, por ejemplo, Google Chrome es en abandonar este modo. Sin embargo, igual deberíamos plantearnos en darle una oportunidad. La Tienda de Windows cada vez tiene más programas (incluso navegadores alternativos desde el lanzamiento de Windows 11), y salvo que tengas unas necesidades muy especiales con el ordenador, seguro que encuentras casi de todo dentro de esta tienda. Es por ello que lo primero que debemos de considerar si podemos encontrar en ella todo lo que necesitamos en nuestro día a día. De ser así, puede ser más que suficiente, por lo que su principal hándicap pasaría inadvertido para nosotros, ganando a cambio la ligereza de un sistema operativo desarrollado para que pueda rendir al máximo en ordenadores poco potentes y de gama baja.

Sobre todo, hablamos de un sistema operativo ideal para implementarse en empresas y en entornos educativos a gran escala, tratando de competir con dos mercados, ambos dominados por Chromebooks, como son el de los estudiantes y el de las grandes empresas con muchos ordenadores que administrar. Tanto las empresas como los centros educativos requieren de un software “bloqueado” para que los usuarios no puedan infectar le ordenado con malware o pierdan datos confidénciales, y lo necesitan a un precio más económico.

Siempre hay tiempo para abandonar este modo y tener un Windows completo e ilimitado. Pero, si lo hacemos, ya no hay vuelta atrás. Por lo tanto, os recomendamos intentar darle una oportunidad al Modo S y aprovechar de las ventajas de rendimiento y seguridad que nos ofrece este modo. Si, tras darle una oportunidad sigue sin adaptarse a nosotros, entonces podemos abandonarlo sin problemas como hemos explicado.

¡Sé el primero en comentar!