Arregla los problemas al cambiar el fondo de escritorio en Windows

Uno de los aspectos que más gustan a los usuarios es la posibilidad de cambiar el aspecto de su sistema operativo. Por lo general Windows cuenta con diferentes opciones y ajustes con los que poder personalizar todo el sistema. Sin embargo, en muchas ocasiones nos conformamos con poder cambiar el fondo de pantalla de nuestro escritorio. Pese a que es una tarea muy sencilla, es cierto que en algunas ocasiones podemos encontrarnos con problemas al a hora de establecer una imagen o foto favorita como fondo de escritorio.

Cambiar el fondo de pantalla de nuestro escritorio en Windows es una de las acciones más típicas que cualquier usuario realiza, ya sea al iniciar el sistema operativo por primera vez como cuando debemos reinstalarlo. Es un cambio sencillo, que puede realizar cualquier usuario de forma rápida y que nos permite dar un toque de personalización a nuestro ordenador.

Cómo establecer una imagen como fondo

Establecer una imagen como fondo de escritorio es una tarea realmente sencilla de realizar en Windows, pues basta con hacer clic con el botón derecho del ratón sobre una imagen para establecerla como fondo de escritorio. Dentro del menú contextual que nos aparece basta con seleccionar la opción de «Establecer como fondo de escritorio» y se debe aplicar de manera inmediata.

También es posible realizar esta misma acción desde el apartado de Configuración de Windows. Para ello, pulsamos el atajo de teclado «Windows + I», para que nos aparezca el menú de Configuración. Posteriormente, pulsamos en «Personalización» y «Fondo». Ya solo nos queda pulsar en el botón de «Examinar» y elegir la imagen deseada de nuestro disco duro. Junto con la posibilidad de insertar una imagen, también podemos optar por elegir un color sólido como fondo o bien una presentación de imágenes que se irán sucediendo.

Cambiar fondo de pantalla

Pese a que el proceso es bastante sencillo y no debería de presentar ningún problema, hay ocasiones donde algunos usuarios están viendo como de una manera u otra, se encuentran con algún mensaje de error que les impide establecer la foto o imagen que quieren como fondo de su pantalla. Si ese es nuestro caso, os propondremos algunas acciones a realizar para poder solucionarlo.

Solucionar los problemas al cambiar fondo

A continuación, os vamos a mostrar una serie de acciones que podemos llevar a cabo para intentar solucionar el problema que nos impida poder poner una imagen o foto como fondo de pantalla. Solo deberemos seguir paso a paso las comprobaciones que os vamos a mostrar a continuación que finalmente nos permitan personalizar nuestro fondo de escritorio.

Soluciones básicas

Si es la primera vez que nos enfrentamos a este tipo de error en nuestro ordenador, debemos empezar por probar con un simple reinicio del sistema. En la gran mayoría de ocasiones, reiniciar el sistema puede ser más que suficiente para ayudarnos a solucionar el problema. Esta función puede suponer una gran salida cuando hay algo en el sistema que no funciona como debería. Al reinicia el sistema operativo, este borrará todos los programas y acciones que se estén ejecutando en la memoria, posibilitando que al volverse a ejecutar funcionen nuevamente.

También debemos de comprobar si tenemos alguna actualización de Windows pendiente. En caso afirmativo procedemos a instalarla y posteriormente comprobar si eso nos ha permitido cambiar el fondo de pantalla de nuestro escritorio. Para comprobar si hay actualizaciones pendientes de instalar pulsamos el atajo Windows + I que nos lleva a la pantalla de Configuración y pulsamos en Actualización y seguridad. Aquí veremos si existen actualizaciones pendientes y en caso de que así sea las instalamos para comprobar si solucionan el problema.

Verificar el estado de activación de Windows

La primera solución que os presentamos es verificar el estado de activación de Windows 10, ya que si nuestra copia del sistema no se encuentra activada no será posible cambiar el fondo de pantalla de nuestro escritorio. Para ello, vamos a acceder al menú de «Configuración» pulsando el atajo de teclado «Windows + I». Posteriormente, hacemos clic en el apartado de «Actualización y seguridad». En la siguiente pantalla en la columna de la izquierda pulsamos en «Activación». En la parte derecha de la pantalla podremos ver la versión de Windows que disponemos y en el apartado de Activación nos debe aparecer si se encuentra activado o no. En este caso podemos ver que pone Windows está activado con una licencia digital vinculada a tu cuenta de Microsoft.

Configuración de Windows activación

Si todo está correcto o hemos activado Windows 10 pero seguimos sin poder cambiar el fondo de escritorio, debemos de comprobar que el cambio de fondo de pantalla se encuentre habilitado en el sistema. Esto es algo que podremos realizar o bien desde el registro o bien desde el Editor de directivas de grupo.

Habilita el cambio del fondo de pantalla en el Editor de políticas de grupo

En el caso de que contemos con una versión Pro o Enterprise podemos la Política de grupo para habilitar el cambio del fondo de pantalla. Para ello vamos a ejecutar el atajo de teclado «Windows + R», lo cual hará que nos aparezca el comando Ejecutar, donde escribiremos gpedit.msc y pulsamos Enter o en el botón de Aceptar.

Una vez abierto el Editor de políticas de grupo de Windows debemos de seguir la siguiente ruta:

Configuración de usuario / Plantillas administrativas / Panel de Control / Personalización

Editor de políticas de grupo impedir cambiar el fondo de pantalla

Una vez aquí, debemos hacer doble clic sobre la política «Impedir cambiar el fondo de pantalla». En la nueva ventana debemos asegurarnos de que no se encuentre marcada la opción de Habilitada. En caso contrario, debemos de deshabilitar para que nos permita cambiar el fondo de pantalla de nuestro escritorio. Podemos marcar tanto la casilla de «Deshabilitar» como la de «No configurada». Por último, pulsamos en «Aplicar» y «Aceptar».

Usa el Editor de Registro

Otra opción que disponemos para habilitar el cambio de fondo de pantalla es utilizar el Editor de Registro de Windows, algo especialmente indicado para los que dispongan de la versión Home de Windows 10. Para ello, usaremos el atajo de teclado Windows + R para lanzar el comando Ejecutar donde escribiremos regedit y pulsaremos Enter.

Posteriormente debemos de navegar hasta la siguiente ruta:

HKEY_CURRENT_USER / SOFTWARE / Microsoft / Windows / CurrentVersion / Policies / ActiveDesktop

Editor-de-registro-de-Windows-valor-NoChangingWallPaper-en-0

Una vez aquí debemos de localizar en el panel derecho la entrada «NoChangingWallPaper» y haremos doble clic sobre él. En la nueva ventana debemos asegurarnos de que el valor sea «0» para que nos permita realizar cambios en el fondo de escritorio. Pulsamos en Ok y procedemos a cerrar el Editor de registro. Con este cambio no deberíamos tener problemas para poder cambiar el fondo de pantalla de nuestro escritorio.

Utilizar el Centro de accesibilidad

También es posible usar el centro de accesibilidad de Windows para poder solucionar el problema de no poder establecer una imagen o foto como fondo de escritorio. Para ello, entraremos en el «Panel de Control» y posteriormente en el apartado de «Centro de accesibilidad».

Centro de acccesibilidad facilitar el uso del equipo

Una vez aquí, nos desplazamos a la parte inferior y pulsamos en «Facilitar el uso del equipo». En la nueva pantalla debemos asegurarnos de que la opción «Quitar imágenes de fondo» (cuando sea posible) esté desmarcado. En caso de que lo estemos lo quitamos, pulsamos en «Aplicar» y «Aceptar» para que se guarden los cambios.

¡Sé el primero en comentar!