¿No te gusta Edge? Así lo borras de Windows

¿No te gusta Edge? Así lo borras de Windows

David Onieva

Edge es el navegador web que viene incluido por defecto en las versiones más modernas de Windows. Sin embargo, el navegador que podemos usar hoy en día no es el mismo que encontramos en Windows 8, o en las primeras versiones de Windows 10. Tras el fracaso de la primera versión, Microsoft decidió hacer borrón y cuenta nueva para crear un nuevo navegador que, seguro, gustara a los usuarios. Y qué mejor forma de hacerlo que usando, como base y motor, al navegador más popular del mercado. Así nace Edge Chromium. O Edge, como solemos llamarlo generalmente.

El nuevo Edge Chromium rompe tanto con el Edge clásico como con Internet Explorer. Y es que Microsoft decidió abandonar, de una vez por todas, su navegador web para adoptar el motor más usado: Chromium para así utilizar el principal atractivo del navegador más utilizado en todo el mundo, Chrome, con una cuota del 65%.

No podemos negar que Edge es, hoy en día, un gran navegador web. Y que, además, no es una mera copia de Chrome, sino que innova y tiene funciones y características que no están disponibles en el navegador de Google. Sin embargo, a los usuarios no les gusta que Windows instale a la fuerza ciertos programas. Y, por ello, os vamos a explicar cómo podemos borrar este navegador por completo del sistema.

De ahí precisamente el rechazo que usuarios de todo el mundo tienen sobre las aplicaciones UWP que encontramos preinstaladas cuando empezamos a trabajar con Windows desde cero. Muchas de estas las podremos eliminar desde el propio sistema operativo de manera convencional, mientras que otras requieren de medidas un tanto más drásticas como por ejemplo usar programas externos. Microsoft está apostando mucho por este navegador en las más recientes versiones de su sistema operativo. De ahí que lo encontremos preinstalado y listo para usar la primera vez que ponemos en funcionamiento Windows. Pero muchos otros prefieren utilizar Firefox o Google Chrome, por lo que este navegador les supone un auténtico escollo.

¿Es recomendable desinstalar el navegador?

Igual que lo estaba Internet Explorer, ahora mismo Edge es el navegador por defecto del sistema operativo. Muchas de las funciones y las características dependen de él y de sus APIs, por lo que, si lo eliminamos, podemos tener más problemas que ventajas. Lo primero que nos encontraremos es que, si no tenemos instalado antes otro navegador, no vamos a poder visitar ninguna web. Afortunadamente, en la Microsoft Store está disponible el navegador de la fundación Mozilla Firefox, por lo que no vamos a tener ningún problema en desinstalar Edge sin instalar previamente otro navegador. En el momento de actualizar este artículo, Chrome no está disponible, pero si Opera.

Mozilla Firefox
Mozilla Firefox

Además, muchos de los programas y complementos de Windows que dependen de este navegador dejarán de funcionar. Hablamos, por ejemplo, de Cortana, o del propio buscador de Windows. Sin el WebView de Edge, estas funciones no podrán funcionar correctamente, y, además de no poder usarlas, nos darán errores todo el rato. Incluso es posible que muchas aplicaciones UWP no pueden ejecutarse al ser aplicaciones basadas en web.

Al igual que Chrome es el navegador que mejor funciona en Android y el que mejor funciona con sus servicios web (Gmail, Drive, Fotos y demás) y Safari es el mejor navegador para iOS y macOS, el mejor navegador para Windows en cuanto a consumo de recursos y rendimiento es Edge, ya que está integrado en el sistema. Lo mismo sucede con Windows Defender, el antivirus nativo que Microsoft pone a disposición de todos los usuarios de Windows 10 y Windows 11.

Por último, si hemos creado nuestras propias webapps desde el navegador de Microsoft, debemos saber que tampoco vamos a poder usarlas. Como vemos, tenemos mucho más que perder que ganar. Y, además, en cualquier actualización Microsoft puede volver a instalar Edge si no lo encuentra en el sistema, lo que implica perder el tiempo volviéndolo a borrar.

Si no queremos problemas, es mejor dejar Edge instalado como está. Con no usarlo, no hay más. Y, si lo hemos borrado, podremos instalarlo de nuevo fácilmente buscándolo desde nuestro navegador principal, desde la Microsoft Store, o con el correspondiente comando de PowerShell. Y, una vez instalado, configurar otro navegador predeterminado en Windows, como puede ser Google Chrome o Firefox.

Quitar Edge de la barra de tareas

Puede ocurrir que, si al final nos decidimos por dejar el navegador instalado, y usar otro, no queramos ver tampoco el icono de Edge en la barra de tareas todo el rato. En ese caso, lo que debemos hacer es desanclarlo de ahí. Para ello, hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre el icono, y elegimos la opción «Desanclar de la barra de tareas». Listo, el icono desaparecerá automáticamente de ahí, sin tener que desinstalarlo ni borrarlo.

Si usamos Windows 10, es fácil que también nos moleste el icono del navegador en la parte derecha del menú inicio. Por tanto, para quitarlo de ahí, el proceso es el mismo: hacemos clic con el botón derecho, y elegimos la opción de «Desanclar». Y listo, ya tampoco aparecerá ahí. Si necesitamos usarlo en el futuro, aún podremos encontrarlo en la lista de programas instalados (como un programa cualquiera).

Desinstalar Edge en Windows antiguos

Por tanto, en su momento muchos se decidieron a instalarlo por su cuenta y riesgo para probarlo cuanto antes, con unos resultados en absoluto malos. Pero claro, tal y como era de esperar la firma lo que quiere es que este programa llegue a todos los usuarios de Windows, de un modo u otro. Antes de nada, hay que saber que esta nueva versión del navegador web de Microsoft, no solo se puede instalar y usar en Windows, sino que es compatible con Windows 7, 8.1 y otros sistemas de la competencia.

Pues bien, una vez sabemos todo esto, también es interesante saber que en el caso de que instalemos el nuevo Microsoft Edge Chromium manualmente, podremos desinstalarlo. Eso sí, esto solo será posible si aún utilizamos Windows 7, 8.1, o una versión muy muy vieja de Windows 10, donde aún el navegador no se haya instalado automáticamente. En cualquiera de estos casos, nosotros recomendamos actualizar el ordenador, ya que estaremos corriendo un peligro innecesario por usar software sin soporte.

En estas versiones antiguas de Windows, esto se debe a que se instala como cualquier otra aplicación en el sistema de los de Redmond. Es por ello por lo que, llegado el momento, si queremos deshacernos del mismo, podremos hacerlo, por ejemplo, desde el propio Panel de control.

Panel control Edge

Así, basta con acceder al apartado Programas / desinstalar un programa de esta funcionalidad, para que ya veamos una entrada que reza Edge. Por tanto, no tendremos más que desinstalarla con el botón derecho del ratón. Hay que decir que lo mismo logramos desde la aplicación de Configuración, a la que accedemos mediante la combinación de teclas Win + I.

Aquí, al acceder a la sección de Aplicaciones, en el listado que aparece ya podemos ver la entrada correspondiente a Microsoft Edge. Por tanto, para eliminar el programa, no tendremos más que pinchar en el botón de Desinstalar.

Edge desinstalar configuración

Pero esto sí, en el caso de que sea el propio sistema operativo, Windows, el que lo instala mediante Windows Update, la opción de desinstalación para Edge ya no será tan sencilla. Por tanto, llegados a este punto, lo mejor que podemos hacer es echar mano de otra función de Windows que nos será de gran ayuda en este caso, En concreto nos referimos al Símbolo del sistema o CMD.

Borrar versiones Dev, Beta y Canary

Si nuestro Windows venía con otro navegador, como el Edge clásico, o Internet Explorer, como hemos visto, podemos desinstalarlo sin problemas. Y otra forma de hacerlo es si, aunque tengamos ya el nuevo Edge como navegador único, hemos instalado a mano las versiones de desarrollo del mismo, como la Beta, la Canary, o la Dev.

En caso de que así sea, el proceso para desinstalar estas versiones manualmente es el mismo. No tenemos más que ir al apartado de aplicaciones y características, o al Panel de Control, buscar la versión del navegador que hemos instalado, y borrarla sin más.

Al ser una versión que hemos instalado a mano, no tendremos ningún impedimento para hacerlo.

Cómo borrar Edge a la fuerza

Si el programa para movernos por Internet nos ha llegado a través de Windows Update, ya no aparecerá en el Panel de control. Al mismo tiempo, en lo que se refiere a la aplicación de Configuración, en Aplicaciones aparecerá en gris el botón de Desinstalar, por lo que no podremos eliminarlo, al menos de esta manera. Por tanto, aquellos que de todos modos se quieran deshacer de ello, lo podrán lograr mediante el Símbolo del sistema.

Desinstalar en gris Edge

Como ahora están comprobando muchos usuarios, el nuevo navegador de Microsoft Edge basado en Chromium puede instalarse manualmente. Pero si esto no se lleva a cabo, Windows Update lo instala automáticamente para que dispongamos del mismo. Cabe mencionar que esto es algo que se realiza automáticamente en dispositivos con Windows 11, 10, 8, 8.1 y Windows 7.

De este modo Microsoft Edge instalado automáticamente por Windows Update reemplaza al Edge cásico. Pero el problema viene después para todos aquellos que más adelante quieren deshacerse del mismo, ya que no pueden hacerlo por los métodos clásicos, como os hemos comentado. Sin embargo, si no queréis usar este nuevo programa de la propia Microsoft y os queréis ahorrar ese espacio en disco, os vamos a dar una solución. Para ello tendremos que echar mano del Símbolo del sistema de Windows del que os hablamos anteriormente. Esto es algo que, aunque parezca complicado, no lo es. De hecho, os vamos a detallar los pasos que tenéis que dar en este sentido desde su correspondiente ventana.

Desinstalar Edge Chromium desde CMD

Así, os contamos que aún podéis quitar el nuevo Edge y volver a traer de vuelta el Edge antiguo, o instalar Edge manualmente para que no lo haga automáticamente. Todo esto que os comentamos lo vamos a lograr a través de una ventana del símbolo del sistema del propio Windows. Como muchos ya sabréis, para poder acceder a esta funcionalidad integrada, lo primero que hacemos es hacer uso del comando CMD que tecleamos en la barra de búsqueda situada junto al menú Inicio.

Símbolo del sistema

Este es un elemento que tenemos que ejecutar como administrador a través del botón secundario del ratón sobe el icono del Símbolo del sistema. A continuación, se abrirá la ventana correspondiente al mismo. Por tanto, llegados a este punto, tendremos que copiar y pegar los comandos que os exponemos a continuación, uno a uno.

C:/Program Files (x86)/Microsoft/Edge/Application/[versión instalada]/Installer setup.exe --uninstall --system-level --verbose-logging --force-uninstall

Hay que decir que el primero de ellos se corresponde a la ruta de disco donde se encuentra el programa como tal, por lo que podría variar ligeramente en cada equipo. Y es que ese primer comando lo que hace es situarnos en la ruta de disco de Edge.

Comando quitar edge

A continuación, una vez en la carpeta en cuestión, ya podemos teclear la segunda de las órdenes expuesta. A continuación, Windows nos preguntará si deseamos que Edge haga cambios en el sistema, lo que aceptamos para su eliminación. De esta manera, una vez haya finalizado el proceso de desinstalación manual de Edge Chromium, ya podremos acceder al antiguo Edge si utilizamos Windows 10. También tenemos la posibilidad de instalar el nuevo Edge manualmente para así poder eliminarlo por los métodos tradicionales siempre que lo deseemos. En Windows 11, la versión antigua de Edge no está disponible, por lo que la única versión disponibles es la basada en Chromium, la que Microsoft lanzó en 2021.

Como podemos ver, antes de realizar este proceso, es necesario conocer cuál es la versión de Microsoft Edge que tenemos instalada en el equipo. Una opción pasar por acceder al listado de aplicaciones que tenemos instaladas en nuestro equipo y otro por, desde el propio navegador, accedemos al menú de configuración pulsando sobre los 3 puntos en horizontal, y dentro del menú acceder a Ayuda y Comentarios > Acerca de Microsoft Edge. Se abrirá la ventana de opciones de configuración del navegador. El número de la versión se encuentra en la parte superior.

Como posiblemente muchos de vosotros ya sabréis este CMD la ventana del símbolo del sistema lo utilizan muchos usuarios más avanzados de Windows. Desde aquí y a base de comandos tenemos la posibilidad de llevar a cabo ciertas tareas que no son posibles desde la interfaz gráfica del sistema operativo. Pero al mismo tiempo os recomendamos que sepáis bien lo que estáis haciendo en este apartado, ya que de lo contrario podrías dañar el sistema sin daros cuenta.

Eliminar Edge de Windows con PowerShell

Otro método que también podemos utilizar para eliminar Microsoft Edge es utilizando PowerShell, el, podríamos denominar, el CMD vitaminado disponible en Windows 10 y Windows 11. Para utilizar PowerShell para eliminar Edge de Windows, lo primero que debemos hacer es abrirlo con permisos de administrador, un proceso que podemos hacer pulsando sobre el botón de inicio de Windows con el botón derecho del ratón y seleccionando Windows PowerShell (Administrador).

A continuación, escribimos el siguiente comando

get-appxpackage *edge*

De toda la información que se muestra, debemos seleccionar y copiar al portapapeles la que se muestra en PackageFullName en el apartado Microsoft.MicrosoftEdge.Stable.

Desinstalar PowerShell

Seguidamente, volemos a la línea de comandos y utilizamos el siguiente comando

Remove-appxpackage <PackageFullName>

En <PackageFullName> debemos pegar el texto que hemos copiado al portapapeles y que, en este caso sería:

Remove-appxpackage Microsoft.MicrosoftEdge.Stable_108.0.1462.76_neutral__8wekyb3d8bbwe

Finalmente pulsamos Enter y nos aseguramos de que Edge ha desaparecido de nuestro equipo.

Cómo reinstalar Edge

Si empezamos a tener problemas por haber borrado a la fuerza el navegador, entonces igual deberíamos plantearnos la posibilidad de volver a instalarlo para acabar con estos problemas. Esto podemos hacerlo de varias formas. La primera de ellas es entrar en la web de Edge, desde donde podremos descargar la versión del navegador para el sistema operativo que utilicemos, desde Windows 11 hasta macOS, Android y iOS.

Y, si no queremos complicaciones ni instaladores externos, otra forma de poner nuestro PC al día es buscar el navegador en la Tienda de Microsoft y bajarlo desde allí. Si usamos Windows 10 o Windows 11, este es el método que nosotros recomendamos. La versión disponible en la Microsoft Store no tiene ninguna diferencia con la que podemos descargar desde su página web a través del enlace que os hemos dejado en el párrafo anterior.

¿Merece la pena desinstalar Edge?

El nuevo Edge, está basado en Chromium, la misma base que utiliza Chrome, por lo que ambas versiones, al igual que Opera y Vivaldi, comparten la misma base, es decir, el mismo motor de navegación y prácticamente las mismas opciones de configuración con pequeñas diferencias. ¿Qué significa esto? Pues que todos los navegadores basados en este proyecto creado y mantenido por Google son compatibles con las mismas extensiones que Chrome, con todas las extensiones disponibles en la Web Chrome Store. Además, Edge, también dispone de su propia tienda de extensiones por lo que también podemos encontrar extensiones exclusivas de este navegador.

¿Merece la pena borrarlo? No. Si eres usuario de Chrome, puedes utilizar las mismas extensiones. Además, aprovecharás que Edge se encuentra integrado en el sistema a diferencia de Chrome y otros navegadores de terceros, por lo que el rendimiento que nos ofrece siempre será superior a cualquier otro navegador, al igual que sucede con Safari en macOS, a pesar de ser un navegador mediocre y falto de funciones y compatibilidad. Si todavía no le hemos dado una oportunidad, deberíamos hacerlo, ya que no vamos a echar en falta ninguna opción disponible en Chrome.

Si lo que nos preocupa es utilizar un navegador diferente en nuestro móvil, no hay problema, ya que Edge también está disponible tanto para iOS como para Android, por lo que podemos sincronizar los marcadores al igual que podemos hacer con Chrome. Chrome siempre se ha caracterizado por ser un navegador que no se lleva bien con múltiples pestañas abiertas, un problema que no vamos a encontrar en Edge por estar integrado en el sistema, una ventaja adicional que nunca la encontraremos en Chrome. Además, una vez lo configuremos por primera vez, vamos a poder exportar tanto los marcadores como todas las contraseñas, por lo que no vamos a perder nada de información haciendo el cambio a Edge.

Si utilizamos diferentes equipos asociados a la misma cuenta, cualquier cambio que hagamos en una versión de Edge, automáticamente se sincronizará con el resto de los dispositivos asociados a la misma cuenta, ya sea instalando extensiones, modificando el funcionamiento de determinadas funciones, cambiando el buscador predeterminado o ajustes en su diseño. Tan solo será necesario abrir Edge en los otros equipos y esperar unos segundos para que sincronicen los cambios rápidamente y sin largas esperas, algo que desgraciadamente es bastante habitual en Google Chrome.

Si después de hablar de todas las bondades que nos ofrece Edge en comparación con Edge, todavía no estamos convencidos de cambiar de navegador a Edge, no hay muchos más motivos de peso para hacer el cambio. Si la integración con el sistema (importantísima) no es motivo más que suficiente, por mucho que Edge lance nuevas funciones, nunca vamos a encontrar una de peso para hacer el cambio.

Chrome vs Edge

Con el lanzamiento de Edge basado en Chromium, muchos son los usuarios que le han dado una nueva oportunidad al navegador nativo de Microsoft. El principal motivo para darle una segunda oportunidad es la compatibilidad con las mismas extensiones disponibles en Chrome, por lo que, si el único motivo para seguir utilizando Chrome son las extensiones, con Edge Chromium no vamos a tener ningún problema para seguir utilizando las mismas.

Además, a diferencia de Chrome, Edge consume muchos menos recursos que Chrome a pesar de tener la misma base. Esto se debe principalmente a que el navegador de Microsoft está integrado en el sistema, por lo que aprovecha al máximo el sistema operativo para reducir el número de recursos necesarios para funcionar, algo de lo que carece Chrome en Windows, pero si ofrece tanto en Android como en ChromeOS, el sistema operativo para portátiles de bajos recursos del gigante de las búsquedas. Lo mismo sucede con Safari en macOS y en iOS.

Lo que está claro es que cada sistema operativo tiene un navegador ideal y, el resto de las opciones no tiene más que adaptarse a los diferentes sistemas operativos y añadir funcionalidades que no están disponibles en otros navegadores para tratar de rascar algo de cuota de mercado, un mercado que domina ampliamente Chrome con casi el 70% de cuota. Si nuestro dispositivo, ya sea ordenador o dispositivo móvil, anda justo de recursos, lo mejor que podemos hacer es conformarnos con la opción incluida de forma nativa, para optimizar el consumo de recursos del navegador al máximo. Pero, si tenemos un equipo potente podemos utilizar cualquier otro, aunque siempre optimizaremos mejor los recursos utilizando la opción nativa.

9 Comentarios