¿Necesitas realizar cambios en Windows? Hazlo desde su Configuración

Microsoft introdujo en Windows 10 y que ha mantenido en Windows 11 un nuevo menú llamado Configuración desde el cual realizar ajustes del sistema. Una herramienta que en principio llegó para sustituir el clásico y famoso Panel de control, pero que de momento siguen conviviendo ambos dentro del sistema operativo. Eso sí, con cada actualización se han añadido más funcionalidades al panel de Configuración, convirtiéndose en la opción más usada para realizar cualquier cambio. Para acceder a este apartado, disponemos de diferentes formas de hacerlo y hoy vamos a repasarlas todas.

Como hemos comentado es posible que tengamos que acceder al menú de Configuración varias veces a lo largo del día, por lo que no está de más saber que podemos abrirla desde diferentes ubicaciones para no tener que realizar siempre la misma acción.

Qué es y para qué sirve el menú de Configuración

La aplicación de Configuración es lugar desde donde podemos realizar operaciones de personalización del funcionamiento de Windows 10 y Windows 11 de forma detallada. Desde él podemos instalar dispositivos, cambiar el idioma del teclado, actualizar el sistema, configurar la privacidad o cambiar el fondo de pantalla, entre otras muchas funciones. La idea inicial de Microsoft con respecto a esta herramienta es que fuera la sustituta natural del clásico Panel de control, si bien en la actualidad, aun conviven de manera simultánea.

Tanto el menú de Configuración como el Panel de Control nos van a ayudar a configurar el funcionamiento de Windows, pero el primero de desarrolla de forma más activa ofreciendo un mayor número de personalización, siendo compatible con el ratón y el teclado, pantallas táctiles y con dispositivos 2 en 1.

Todos los apartados de los que se compone este menú han sido divididos en trece categorías diferentes:

  • Sistema
  • Dispositivos
  • Teléfono
  • Red e Internet
  • Personalización
  • Aplicaciones
  • Cuentas
  • Tiempo e idioma
  • Juegos
  • Accesibilidad
  • Buscar
  • Privacidad
  • Actualización y seguridad

Si hacemos clic en cualquiera de estas categorías, podremos ver y acceder a sus distintas subcategorías. Hay muchas formas desde las que poder acceder a este menú, incluido algunos atajos de teclado útiles, por lo que vamos a repasarlos todos a continuación.

Diferentes formas de acceder

A continuación, vamos a ver las diferentes formas que tenemos para acceder al menú de Configuración de Windows. Algunas de ellas son muy conocidas y usadas, mientras que otras, en cambio, suelen ser menos recurrentes, pero igualmente efectivas.

Menú Inicio y atajo de teclado

Una de las opciones más usadas por los usuarios es hacer clic sobre el menú de Inicio y posteriormente seleccionar el icono con forma de engranaje. También, para aquellos que no quieran levantar las manos del teclado puede acceder pulsando un atajo de teclado que nos permite acceder de manera instantánea como pulsar en la tecla «Windows + I».

Inicio y menú de Configuración

Menú avanzado y centro de actividades

Si bien en un principio este menú fue un gran desconocido para muchos usuarios, ahora forma parte indispensable de nuestro día a día. Por ello también podemos acceder desde el menú de usuario avanzando, que se nos mostrará pulsando «Windows + X» o bien haciendo clic con el botón derecho del ratón sobre el menú Inicio.

menú avanzado y configuración

Otra forma rápida de acceder es usando el centro de actividades o centro de acciones, lugar desde donde, además de ver las notificaciones del sistema y que se muestra a modo de cuadro en la parte derecha de la barra de herramientas. Si hacemos clic aparece el centro de actividades y bastará con pulsar en el botón de Configuración para acceder al mismo.

Explorador de archivos

Una de las herramientas más comunes y usadas de nuestro sistema operativo es el Explorador de archivos, ya que es habitual que tengamos abierta alguna ventana con asiduidad. Desde aquí, también podemos acceder siempre que pulsemos en la opción de Este equipo, lo cual hará que aparezca un botón de «Abrir Configuración» dentro del a pestaña de Archivo de la barra de herramientas, sin necesidad de tener que navegar por ninguna otra opción del menú.

Explorador de archivos y Configuración

Buscador de Cortana y el Escritorio

Otra posibilidad pasa por usar el buscador integrado que se encuentra integrado en la barra de tareas justo al lado del botón del menú Inicio. Basta con escribir configuración para que nos aparezca como primera opción dentro de Mejor coincidencia, por lo que sólo tendremos que pulsar sobre él para acceder.

Buscador de inicio y configuración

El escritorio es otro de los apartados fundamentales de Windows. Desde aquí podemos acceder utilizando el menú contextual que aparece al hacer clic con el botón derecho sobre cualquier lugar vacío del mismo. Al aparecer el menú contextual hacemos clic en «Configuración de pantalla» o «Personalizar», ya que cualquiera de las dos abrirá su opción respectiva dentro del menú de Configuración. Desde ahí, hacemos clic en Inicio para ir a la ventana principal.

Acceso directo

Si queremos tenerlo lo más a mano posible también podemos optar por añadir un acceso directo tanto al menú de Inicio como a la Barra de tareas. Para ello, basta con acceder al menú de Inicio, hacer clic con el botón derecho sobre el icono del engranaje y seleccionar la opción de Anclar a Inicio o Anclar a la barra de tareas.

Acceso directo a Configuración

En el caso de que prefiramos que el acceso directo esté en el escritorio, podemos hacer clic con el botón derecho y tocar en Nuevo y Acceso directo. Posteriormente escribimos «ms-settings:«. Pulsamos en Siguiente, le otorgamos un nombre y hacemos clic en Finalizar. Esto creará un acceso desde el que acceder con un par de clic.

Ejecutar y Administrador de tareas

Por ejemplo, podemos usar la ventana de Ejecutar, a la cual accedemos pulsando «Windows + R». Posteriormente debemos de escribir ms-settings:home y pulsar Enter.

Crear nueva tarea en el Administrador de tareas

Con el Administrador de tareas podemos abrir todo tipo de aplicaciones, entre las que se incluye esté menú. Para ello pulsamos el atajo de teclado Ctrl + Shift + Esc. Una vez abierto, pinchamos en la pestaña de «Archivo» y seleccionamos «Ejecutar» nueva tarea dentro del menú desplegable. Esto hará que aparezca la ventana de Crear nueva tarea. En el cuadro de texto escribimos ms-setings: y hacemos clic en Aceptar.

Panel de control

Incluso desde el propio Panel de control también podemos acceder a la página de configuraciones. Es posible que estemos usándolo y no encontremos la operación que queremos llevar a cabo, por lo que debemos de buscarla en el menú de Configuración. Para ello tendremos que pulsar en el apartado de Cuentas de usuario y posteriormente pulsar nuevamente en «Cuentas de usuario». Aquí hacemos clic en el apartado Realizar cambios en mi cuenta en «Configuración».

Panel de control y configuración

Símbolo del sistema y PowerShell

Los usuarios más avanzados pueden hacer uso del Símbolo del sistema o Windows PowerShell para acceder rápidamente a la página de Configuración. Para abrir el primero basta con escribir cmd en el cuadro de búsqueda del menú Inicio, mientras que para acceder al segundo escribimos PowerShell. Con ambas aplicaciones podremos acceder escribiendo el siguiente comando y pulsando Enter.

start ms-settings:home

Cerrar al instante la aplicación de Configuración

Hemos visto una buena cantidad de métodos permitirán acceder a la aplicación de Configuración de Windows en cuestión de segundos. Todo ello nos servirá para echar mano del sistema más cómodo o rápido y abrir este apartado. No en vano nos referimos a una sección extremadamente importante en el global del sistema operativo, por lo que su uso en ocasiones es bastante habitual. Pero una vez hemos acabado de trabajar aquí, en la mayoría de las ocasiones tendremos la posibilidad de cerrar esa ventana con la misma premura.

Igualmente, el sistema operativo de Microsoft nos propone diversas salidas para cerrar la aplicación de Configuración de forma instantánea. Por ejemplo, podremos hacer uso de la habitual combinación de teclas Alt + F4. Cabe mencionar que este atajo de teclado nos servirá para todas las aplicaciones que tengamos abiertas, incluso para cerrar el propio sistema operativo. Al mismo tiempo y como no podía ser de otro modo podemos cerrar la ventana con el icono en forma de X de su esquina superior derecha.

Otro método muy efectivo para cerrar la mayoría de las aplicaciones de Windows es pinchar con el botón derecho en el acceso directo que se sitúa en la Barra de tareas al abrirla. Aquí ya podremos hacer uso de la opción Cerrar ventana que aparece en pantalla. Asimismo, si tenemos algún problema con esta sección del sistema, siempre podremos finalizar su correspondiente proceso desde el Administrador de tareas.

¡Sé el primero en comentar!