¿Cuál es el mejor navegador para Windows? Descúbrelo

El navegador web es, probablemente, el programa con el que pasamos más tiempo. Gracias a él podemos visitar cualquier página web, leer la prensa, ver nuestro correo, consultar las redes sociales, y mucho más. Si llevamos ya bastantes años usando un ordenador, seguro que alguna vez hemos oído hablar de Internet Explorer, e incluso de Netscape. Sin embargo, hoy en día los navegadores que más se llevan son Chrome, Edge, Firefox, Chromium, Opera, Brave y Vivaldi. Sin embargo, de todos ellos, ¿cuál es el mejor?

Es muy complicado decir que un navegador web es mejor que otro, ya que casi todos (menos Firefox) utilizan hoy en día la misma base, Chromium, sobre la cual van añadiendo, o eliminando, funciones según los intereses de cada desarrollador. Por tanto, la elección del mejor navegador, por lo general, suele depender de los gustos, o costumbres, de los usuarios.

Cualquiera de los navegadores de los que vamos a hablar nos van a permitir navegar, sin problemas, por toda la red. Todos ellos son compatibles con las últimas tecnologías y APIs web, y no nos van a dar problemas. Por lo tanto, como decir que un navegador es mejor que otro, vamos a intentar, objetivamente, y con pruebas, averiguar cuál de ellos es el mejor, tanto teniendo en cuenta sus ventajas como el rendimiento en los distintos tests de rendimiento de navegadores que podemos encontrar en la red.

Características de los navegadores

Prácticamente todos los navegadores nos van a ofrecer las mismas características a la hora de utilizarlos. Es decir, vamos a tener una interfaz muy sencilla, pestañas para navegar por varias páginas a la vez, marcadores, historiales, la posibilidad de guardar nuestras contraseñas, generar contraseñas seguras, modo de navegación privada, soporte para extensiones… todo lo que podemos desear en cualquier navegador. Entonces, ¿dónde se encuentra la diferencia?

Firefox: OpenSource y privado

Navegador Firefox

Si algo debemos destacar del navegador de Mozilla es que se trata de un navegador de código abierto y siempre ha buscado ser una opción mucho más privada que sus principales rivales. Firefox es de los pocos (por no decir el único) que no ha sucumbido al poder de Chromium y sigue utilizando su propio motor independiente. Se trata de un navegador web más rápido y ligero, con una mejor gestión de la memoria y de los procesos y subprocesos, o al menos así lo vende su desarrolladora, que sus dos principales rivales directos. También, uno de sus puntos fuertes es el bloqueador de rastreadores, y los diferentes niveles de privacidad que podemos elegir.

El problema de este navegador es que, por lo general, siempre ha ido a la cola de la innovación. Y es que Mozilla no tiene tanto presupuesto como Google o Microsoft para darle el empujón necesario a Firefox y hacer que, realmente, se haga notar. Además, en las últimas versiones Mozilla está trabajando en incluir algunas funcionalidades de pago (como un VPN) que buscan monetizar, en cierto modo, el navegador. Y eso, la verdad, no está gustando a los usuarios, y le está pasando factura.

Por último, aunque Firefox soporta extensiones, y tiene una completa tienda de las mismas (la conocida Mozilla Addons), al usar un motor propio no es compatible con las extensiones de Chrome.

Si no lo tienes, puedes descargar Firefox de la web de Mozilla. La versión utilizada en estas pruebas ha sido la 97.0.1.

Google Chrome, el más usado

Navegador Google ChromeGoogle Chrome es el navegador web más usado en todo el mundo. Y no porque sea el mejor, ni el más rápido, ni el más privado, sino porque Google ha puesto todos sus esfuerzos en meternos, literalmente, su navegador hasta en la sopa. AL final, supo llegar en el momento oportuno y, por ello, se ha llevado a la gente de calle.

Este navegador innova más bien poco, especialmente en comparación con los navegadores. Y eso se debe a que, como ha dicho Google, no es una herramienta con la experimentar, sino que la mayor parte de su desarrollo se centra en mejorar la seguridad, la estabilidad, el rendimiento y la compatibilidad del mismo. Este navegador tiene todo lo que podemos buscar en cualquier programa para visitar páginas web, y lo que hace lo hace bien. Un programa perfecto tanto para usarlo en casa como en grandes empresas y corporaciones.

Pero no es perfecto. El principal problema de este navegador es la privacidad. Al estar desarrollado y mantenido por Google, todo lo que hacemos pasa a través de la compañía. El gigante de Internet recopila una gran cantidad de información sobre nosotros, y esta se puede usar tanto para seguir mejorando el navegador como con fines comerciales. Además, podemos iniciar sesión con nuestra cuenta de Google y sincronizar todos nuestros datos con sus servidores. Lo que da a la compañía aún más control sobre nosotros.

Si no usamos este navegador, podemos bajar Google Chrome de su web. La versión utilizada en estas pruebas ha sido la 98.0.4758.10.

Edge, el nuevo «Chrome» de Microsoft

Navegador Edge

Después de la caída de Internet Explorer, y el fracaso del Edge clásico, Microsoft decidió rendirse, abandonar su motor y empezar a trabajar en un nuevo navegador para Windows usando a Chromium como base. Así nació el nuevo Chromium, un navegador que, sorprendentemente, está a la altura de lo que podíamos esperar de Microsoft.

Este navegador web es, a grandes rasgos, un Google Chrome al que se le ha eliminado todo lo relacionado con Google, se le ha hecho un lavado de cara, y se ha redirigido toda la información que recopila hacia los servidores de Microsoft. La compañía, además, trabaja activamente en el desarrollo de Chromium, por su propio interés, por lo que muchas de las novedades que llegan a Edge llegarán también al navegador de Google, y a todos los que se basan en él.

Edge ha desarrollado bastantes mejoras y novedades respecto a Google Chrome. Además de ser más privado (al menor, en teoría), podemos encontrar muchas más opciones de configuración, funciones nativas que nos ayudan a navegar mejor (como la posibilidad de ver descuentos cuando vamos a comprar online), e incluso un cambio radical en las pestañas del navegador, pudiendo colocarlas en vertical en vez de en la parte superior de la ventana. Además de tener su propia tienda de extensiones, Edge es compatible con las extensiones de Chrome, por lo que en este sentido no perdemos nada.

Por desgracia, estamos ante un navegador que, para muchos, puede llegar a resultar algo caótico, sobre todo si estamos acostumbrados a un navegador sencillo como Chrome. Además, la privacidad tampoco es uno de sus pilares más fuertes, ya que nos da igual que los datos caigan en las garras de Microsoft o que lo hagan en las garras de Google. Lo importante sería que no cayeran en las garras de nadie.

Edge viene instalado de serie en las últimas versiones de Windows. Pero, si no lo tenemos, podemos bajarlo de aquí. La versión utilizada en estas pruebas ha sido la 98.0.1108.62.

Chromium, el navegador de Google sin Google

Navegador Chromium

Aunque todos los navegadores se basan en él, Chromium es, como tal, un navegador muy desconocido. Este navegador es totalmente gratuito y de código abierto, y nace de compilar el código fuente del motor de navegación de Google, antes de introducirle todas las funciones y características privadas que, al final, dan forma a Chrome.

Aunque igualmente Chromium está desarrollado y mantenido por Google, una de las principales ventajas de este navegador es que nos permite tener lo mejor del navegador de Google, pero sin las funciones de Chrome que atentan contra nuestra privacidad. Por ejemplo, este navegador no tiene incluidos los servicios de Google, por lo que no podemos iniciar sesión con nuestra cuenta, por lo que Google no nos tendrá identificados al usar el navegador, pero no tendremos la posibilidad de sincronizar nuestros datos con la nube. Otra función que tampoco encontraremos en este navegador son las actualizaciones automáticas, dependiendo estas directamente de nosotros al tener que bajarlas e instalarlas a mano.

Para algunos usuarios, Chromium es un «Chrome capado». Para otros, una versión mejorada del navegador de Google centrada en su privacidad. Sea como sea, una excelente opción más centrada en blindar nuestra privacidad.

Podemos descargar Chromium desde la página web de su proyecto. Eso sí, tendremos que compilarlo nosotros mismos, o recurrir a una de las versiones compiladas automáticamente que podemos encontrar fácilmente en la red. La versión usada en estas pruebas ha sido la 101.0.4916.0.

Opera, rápido, seguro e inteligente

Navegador OperaOpera fue un navegador que vivió una edad de oro a finales de los 90 o principios de los 2000. Sin embargo, sus desarrolladores no supieron adaptarse a los cambios que venían (algo parecido a lo que pasó con Internet Explorer) y, al final, casi desapareció por completo. La única forma de sobrevivir fue haciendo borrón y cuenta nueva, empezando por adoptar el motor de navegación Chromium.

Opera busca ser ahora mismo una versión de Google Chrome mucho más rápida, sencilla y privada. Gracias a este navegador podemos cambiar la forma de navegar por Internet. Por ejemplo, al usar este navegador podemos encontrarnos una serie de paneles anclados en el lateral que nos van a permitir acceder a las redes sociales de forma muy rápida y sencilla. También encontraremos herramientas para guardar webs, un chat, un bloqueador de vídeos o ventanas emergentes y mucho más. Además, una de las características que más destaca de Opera es su VPN gratuito, gracias al cual podremos proteger aún más nuestra privacidad cuando naveguemos por la red.

Este navegador también nos permite sincronizar nuestros datos con la nube a través de sus propios servidores, pudiendo tener siempre a mano nuestros datos tanto en el PC como en los dispositivos móviles.

Si quieres este navegador, puedes descargar Opera desde su web principal. La versión usada para estas pruebas ha sido la 84.0.4316.21.

Vivaldi, sencillo y ligero de los creadores de Opera

Navegador Vivaldi

Este navegador ha sido desarrollado por los creadores originales de Opera después de vender el navegador a la compañía que, actualmente, se encarga de su desarrollo y mantenimiento. Y, aprovechando que iban a crear un nuevo navegador desde cero (más o menos, ya que usa Chromium como base), pues qué mejor oportunidad que esta para volver a los orígenes.

Vivaldi destaca, principalmente, por ser un navegador muy innovador. Y es que está constantemente añadiendo nuevas funciones y características de todo tipo. Por ejemplo, en la barra de pestañas y en la forma de trabajar, ordenaras y agruparlas. Además, cuenta con una gran cantidad de herramientas y funciones integradas, como un cliente de correo, o la posibilidad de controlar el navegador con gestos de ratón, que le hacen mucho más útil para el día a día. Todo ello, además, sin rastrear ni recopilar datos sobre los usuarios.

Si hubiera que destacar dos hándicaps de este navegador, estos son, sin duda, sus dos principales características. Estamos ante un navegador que elimina por completo la presencia de Google y sus servicios, por lo que no vamos a poder sincronizar nuestros datos a través de esta compañía. Además, sus decenas de opciones de personalización, que van desde la barra de herramientas hasta las pestañas, pueden llegar a resultar caóticas para los usuarios que buscan algo sencillo y sin complicaciones.

En esta web podemos descargar gratis Vivaldi para empezar a navegar con él. La versión utilizada en estas pruebas ha sido la 5.1.2567.49.

Brave, gran privacidad y anonimato

Navegador BraveBrave es un navegador más basado en Chromium, pero centrado en ofrecer a los usuarios la mejor seguridad y privacidad posibles. Este navegador destaca por bloquear todo aquello que puede ser un peligro para la privacidad de sus usuarios (como los rastreadores web o las cookies) y, de paso, activa una serie de medidas de seguridad que nos permiten, por ejemplo, estar protegidos de las webs maliciosas que buscan engañarnos y de las redirecciones peligrosas para la navegación.

Además, este navegador nos permite activar un modo de navegación mucho más privada, llamado «modo Tor», gracias al cual vamos a poder conectarnos a Internet de forma mucho más anónima, impidiendo que las grandes corporaciones puedan rastrearnos. También cuenta con seguridad IPFS para mucha mayor seguridad en la navegación.

Su inconveniente es que este navegador intenta llevar a los usuarios hacia su propio beneficio. Por ejemplo, ofrece la posibilidad de ver anuncios personalizados en las webs mientras se navega a cambio de unos «tokens» (BAT) que, después, se pueden cambiar por criptomonedas. Una práctica algo fea y deshonesta.

Si quieres esta privacidad, empieza por descargar Brave desde la web del navegador. La versión usada en estas pruebas ha sido la 1.35.103 (Chromium: 98.0.4758.102).

Comparativa de compatibilidad, ¿quién navega mejor?

Para ver cuál de estos navegadores ofrece a los usuarios mejor compatibilidad con los estándares web y nos va a dar menos problemas al visitar las páginas web, vamos a medir las puntuaciones de todos los que acabamos de ver en tres tests diferentes. Por un lado, vamos a usar la prueba HTML5, la cual mide la puntuación de los navegadores a la hora de trabajar con los estándares de este lenguaje de programación. Y las puntuaciones obtenidas son:

  • Firefox: 467/555
  • Google Chrome: 476/555
  • Microsoft Edge: 476/555
  • Chromium:476/555
  • Opera: 474/555
  • Vivaldi: 476/555
  • Brave: 528/555

A continuación, usaremos la prueba CSS para medir qué tal se comportan los navegadores usando los estándares de diseño web CSS. En esta podremos ver en detalle todo lo que procesa, o no procesa, correctamente nuestro navegador web. Los resultados obtenidos son:

  • Firefox: 66%
  • Google Chrome: 62%
  • Microsoft Edge: 62%
  • Chromium: 63%
  • Opera: 62%
  • Vivaldi: 62%
  • Brave: 62%

Y, por último, vamos a usar la prueba Acid3 para ver qué tal siguen soportan los navegadores estándares y funcionamientos antiguos que no están incluidos dentro de los estándares HTML/CSS que acabamos de ver en los pasos anteriores. En estas pruebas hemos obtenido las siguientes puntuaciones:

  • Firefox: 97/100
  • Google Chrome: 97/100
  • Microsoft Edge: 97/100
  • Chromium: 97/100
  • Opera: 97/100
  • Vivaldi: 97/100
  • Brave: 97/100

Por supuesto, todas las pruebas se han realizado sin extensiones ni más configuraciones que las que vienen configuradas de serie en el navegador.

Comparativa de rendimiento, ¿quién es más rápido?

Después de comprobar su compatibilidad, ahora le ha llegado el turno al rendimiento. Para ello, igualmente vamos a usar 3 tests especializados en medir qué tal se comporta el navegador al realizar ciertas tareas.

La primera que vamos a usar va a ser la prueba Octane 2.0, un test en el que vamos a poder medir el rendimiento del navegador al realizar todo tipo de tareas criptográficas, así como al hacer distintas llamadas a otros servidores proxy. Los resultados obtenidos son:

  • Firefox: 25901
  • Google Chrome: 51387
  • Microsoft Edge: 51854
  • Chromium: 49643
  • Opera: 51054
  • Vivaldi: 49934
  • Brave: 49106

Curiosamente, el ganador en esta categoría es Microsoft Edge, el navegador por defecto de Windows. Y, el perdedor, Firefox (a pesar de haberle repetido la prueba dos veces más, sin apenas un 1% de variación).

En segundo lugar, vamos a usar otro de los tests más comunes a la hora de medir el rendimiento de un navegador, la prueba SunSpider. Gracias a ella vamos a poder medir la velocidad de intercambio de datos del navegador con otros servidores a través de JavaScript. Los resultados obtenidos en esta segunda prueba son:

  • Firefox: 134.3 ms
  • Google Chrome: 149.8 ms
  • Microsoft Edge: 160.1 ms
  • Chromium: 165.1 ms
  • Opera: 161.5 ms
  • Vivaldi: 164.3 ms
  • Brave: 170.9 ms

En esta segunda prueba, Firefox sí ha sido el ganador, obteniendo los tiempos más bajos. Y, el perdedor, ha sido Brave, obteniendo una puntuación bastante superior a la de sus competidores.

Y, por último, vamos a ejecutar la prueba Jet Stream. Esta es la más completa y fiable que podemos ejecutar, ya que se encarga de realizar un benchmark JavaScript y WebAssembly para medir qué tal arranca el navegador y cómo de rápido ejecutar y procesa el código. Los resultados de los navegadores en este test son los siguientes:

  • Firefox: 98755
  • Google Chrome: 155219
  • Microsoft Edge: 151979
  • Chromium: 143638
  • Opera: 150692
  • Vivaldi: 146677
  • Brave: 145034

En esta última prueba podemos ver cómo el que mayor puntuación ha obtenido en las pruebas ha sido Google Chrome, dejando a Firefox, por segunda vez, como la peor alternativa.

*Todas las pruebas se han realizado una a una, con todos los demás navegadores y programas cerrados, y sin extensiones ni configuraciones, tal cual se instalan en el PC.

Comparativa de gasto de RAM, ¿qué navegador es más ligero?

Sobre el papel, las pruebas anteriores pueden estar bien, pero lo que nos interesa a nosotros es saber, en la práctica, cuando lo ejecutamos en el navegador, qué navegador es el que más memoria RAM gasta o el que más utiliza la CPU y hace que el PC vaya lento. Lo primero que vamos a hacer es abrir todos los navegadores limpios, con solo la página de inicio de los mismos, para analizar los resultados.

Consumo RAM navegadores - IDLE

Como podemos ver, nada más abiertos, todos los navegadores consumen entre 100 y 200 MB de memoria RAM, un consumo aceptable. Curiosamente, el que menos memoria consume es Chromium, mientras el que más consume es Firefox. En cuanto a los hilos abiertos, Vivaldi y Edge trabajan, de serie, con menos subprocesos, mientras que Opera dispara el uso de ellos.

A continuación, vamos a ver su comportamiento a pleno rendimiento. Para ello, lo que hemos hecho ha sido abrir cada navegador al mismo tiempo y abrir 9 páginas web, además de 4 vídeos de YouTube. Una vez abierto todo, hemos utilizado el administrador de tareas de Windows para ver el consumo de todos los navegadores y comparar, así, cuales usan más o menos memoria RAM.

Consumo RAM navegadores - FULL

El que menos memoria consume de todos ha sido Chromium, con menos de 800 MB en total, mientras el que más ha consumido ha sido Microsoft Edge. Por desgracia, Chromium no tiene aceleración por hardware, lo que se traduce en un peor rendimiento y un gasto de CPU, generalmente, superior. En cuanto a consumo de GPU, Google Chrome ha sido el que más ha consumido, mientras que Firefox ha sido el que menos la ha usado.

La seguridad: muy importante

De nada sirve que un navegador sea rápido y ligero si convierte nuestro ordenador en un colador y pone en peligro nuestra seguridad y privacidad. Así, para averiguar qué navegador es el más seguro, vamos a usar una plataforma llamada BrowserAudit. Este es un servicio gratuito para probar qué tal funcionan las funciones y los estándares de seguridad más comunes que deben tener los navegadores web. En total, se realizan unas 400 pruebas de seguridad, y al acabar, nos muestra un resumen de las mismas.

Los resultados obtenidos con estas pruebas de seguridad son los siguientes (formato: Correctos/Advertencia/Criticos/Omitidos):

  • Firefox: 377/7/0/20
  • Google Chrome: 356/27/1/20
  • Microsoft Edge: 361/22/1/20
  • Chromium: 367/16/1/20
  • Opera: 364/19/1/20
  • Vivaldi: 367/16/1/20
  • Brave: 367/16/1/20

*El fallo crítico que todos, menos Firefox, comparten es el envío de cookies JavaScript a través de HTTP en lugar de hacerlo a través de HTTPS.

Visto así, el navegador más seguro, y que mejor nos protegerá al navegar por Internet, es Firefox. Y, en este casi, el peor de todos es Google Chrome.

Cuál es el navegador más utilizado en Windows

Los resultados de los análisis de rendimiento, seguridad y de consumo de RAM que os hemos mostrado más arriba, lamentablemente no coinciden con las preferencias de uso de la mayoría de los usuarios, usuarios que no se molestan en comprobar que prestaciones ofrece uno y otro navegador y siempre optan por la solución más sencilla.

Chrome no es el mejor navegador para Windows. De hecho, no hay ningún navegador de todos los que hemos analizado en este artículo que supere por encima al resto y lo conviertan en el candidato ideal.

Navegadores más utilizados

Sin embargo, Chrome es el navegador más utilizado con una cuota del 66,16% (según los datos de Statcounter en junio de 2022). El navegador de Google domina el mercado de los navegadores gracias al buscador, buscador que, si detecta que no estamos utilizando Chrome, invita al usuario descargar y probarlo, un llamamiento que siguen la mayoría de los usuarios.

En segunda posición, encontramos Edge, el navegador de Microsoft basado en Chromium que permite instalar las extensiones disponibles para Chrome. Este navegador, es el que se encuentra instalado de forma nativa tanto en Windows 10 como en Windows 11 y hoy en día es utilizado por el 10,12% de los usuarios. Safari, navegador que carece de versión para Windows, se sitúa en tercera posición con 9.14% de cuota.

Firefox se encuentra en cuarta posición con una cuota del 7,66%, un navegador que ha perdido muchísima cuota de mercado en los últimos años en favor de Chrome. Opera se sitúa en la quita posición con una cuota del 2.8%. Cierra la clasificación Internet Explorer con una cuota de 1.65%, un navegador que en junio de 2022 dejó de recibir soporte por parte de Microsoft.

Conclusión: ¿cuál es el mejor navegador?

Entonces, según todas estas pruebas, ¿cuál podríamos decir que es el mejor navegador web?

Si nos fijamos en las pruebas de compatibilidad HTML5, Brave ha sido el que más ha destacado en las mismas, obteniendo el resultado más alto y dejando a sus rivales por debajo de él. Aunque la diferencia es muy poca, y no vamos a tener absolutamente ningún problema, aunque usemos cualquiera de los otros navegadores web. Por otro lado, el que peor nota ha obtenido en este sentido ha sido Firefox, aunque el navegador de Mozilla luego recupera en las pruebas de compatibilidad CSS.

Entonces, si buscamos el navegador más compatible, no nos queda otra que darle el premio de mejor navegador web a Brave. Y el navegador menos compatible, Firefox.

En las pruebas de rendimiento, aunque hemos realizado tres pruebas diferentes, la más completa y fiable en términos de benchmark para navegadores es Jet Stream. Y en estas pruebas, el que mejor nota ha sacado ha sido Google Chrome, bastante por delante de todos los demás navegadores web.

Por lo tanto, si queremos el navegador más rápido, debemos escoger ciegamente Google Chrome. Por desgracia, de nuevo, el peor ha sido Firefox, el navegador de Mozilla, quien ha obtenido la nota más baja en este benchmark.

¿Y qué pasa en un entorno real? Lo primero que vamos a hacer es dejar fuera de las pruebas a Chromium, ya que, al no tener aceleración por hardware, no es una opción recomendable para el día a día, ya que en muchas webs (sobre todo aquellas con contenido multimedia) tendremos problemas. Así que, obviando a este navegador, los dos que menos memoria RAM consumen nada más abrirlos son Edge y Google Chrome. Y, a pleno rendimiento, los dos más optimizados y que menos memoria gastan son Google Chrome y Opera.

Así pues, el navegador más ligero, que consume menos memoria RAM, es Google Chrome. Y el que más memoria RAM consume en el PC es Microsoft Edge, seguido muy de cerca por Firefox,

Por último, si lo que queremos es el navegador más seguro, entonces ya sí que debemos dejar de lado a Google Chrome, y a todos los navegadores que comparten motor con él, y apostar por la única alternativa que no pasa por el aro de Google: Firefox. Por último, el que peores prácticas de seguridad tiene es Google Chrome, que, casualmente, es el navegador web más utilizado en todo el mundo.

¡Sé el primero en comentar!