¿Es recomendable tener siempre la última versión de los drivers?

Cuando usamos nuestro ordenador es fundamental que todos los componentes de este funcionen perfectamente. Para que Windows sea capaz de detectar cada uno de estos componentes como puede ser la placa base, tarjeta gráfica, la tarjeta de sonido o la web requiere de los llamados drivers o controladores. Por lo general, es importantes que estos elementos de hardware cuenten con drivers actualizados y que eliminemos aquellos que se encuentran obsoletos. Sin embargo, aunque tener la última versión de nuestros controladores es recomendable, también existen excepciones.

Y es que nuestro PC está compuesto por diferentes piezas de hardware que se encuentran conectados entre sí convirtiéndose en “un todo” con el que poder sacar el máximo partido del equipo. Todas estas piezas además de estar conectadas físicamente requieren de una vinculación con el sistema operativo para que puedan funcionar de forma correcta.

Qué son los drivers y por qué se actualizan

Los drivers o controladores son pequeños elementos de software encargados de poner en contacto cada componente de hardware que tenemos instalado en nuestro PC con el sistema operativo. En ellos encontraremos toda la información necesaria de cada elemento de hardware para que estos puedan ser reconocidos por Windows y funcionen correctamente. Es por ello que resulta fundamental que se encuentren actualizados. Y es que puede ocurrir que si estos se encuentran obsoletos imposibiliten una correcta comunicación entre el hardware y los periféricos con nuestro sistema operativo.

actualizar drivers

Por lo general, se recomienda que siempre tengamos actualizados nuestros controladores a la última versión disponible. Con esto se consigue que se puedan corregir posibles errores que se hayan detectado. Igualmente, pueden añadir funcionalidades o mejorar el rendimiento general del hardware al que va asociado. De la misma manera, con cada controlador nuevo instalado, Windows se encarga de guardar otros controladores que ya no usamos y que no tienen ninguna utilidad. Por ello también es muy importante eliminarlos ya que pueden causar problemas de inicio e inestabilidad en el sistema.

Para mantener los drivers actualizados y borrar aquellos que no necesitemos, podremos hacerlo de forma automática o manual a través del Administrador de dispositivos de Windows. También es posible hacer uso de diferentes programas gratuitos o de pago como SamDrivers, Driver Cleaner, entre otros.

Cuando no es recomendable actualizar

Pese a que tener actualizados nuestros drivers es una práctica muy recomendada, lo cierto es que hay ocasiones donde no es mejor llevarla a cabo. Y es que, aunque las actualizaciones se llevan a cabo para realizar mejoras, pueden darse situaciones donde nos pueden presentar algunos problemas. Es por ello que, si un dispositivo funciona correctamente, puede que no sea recomendable su actualización.

Todo va a depender del tipo de dispositivo al que nos estemos refiriendo. Por ejemplo, si jugamos mucho con el ordenador sí que puede ser necesario actualizar de forma periódica los controladores de la tarjeta gráfica. De esta forma, será posible mejorar el rendimiento en nuestros juegos. Sin embargo, los drivers del ratón o de la webcam, quizás no sea necesario tenerlo siempre actualizado a la última versión si notamos que funciona todo correctamente. En cambios si experimentamos cualquier problema con cualquier dispositivo sí que es necesario que procedamos a la instalación de los últimos drivers disponible porque seguramente en ellos se encuentre la corrección del error.

¡Sé el primero en comentar!