4 aspectos a tener muy en cuenta antes de usar un antivirus gratuito

4 aspectos a tener muy en cuenta antes de usar un antivirus gratuito

David Onieva

Son muchas las soluciones de seguridad en forma de antivirus de las que podemos echar mano en nuestros equipos actuales. Algunas son más populares que otras, mientras que otras son de pago y algunas de ellas gratuitas.

Como no podía ser de otro modo y es algo que sucede en la mayoría de los programas actuales, buena parte de los usuarios prefieren la modalidad gratuita. Sin embargo mientras que en un editor de textos o un reproductor multimedia podemos tomar una decisión errónea, en este caso puede ser un tanto más peligroso. No obstante siempre podemos tomar ciertas precauciones que minimicen esos peligros a los que nos referimos.

Es de eso precisamente de lo que os vamos a hablar en estas mismas líneas, ya que podemos evitar disgustos en el futuro al tiempo que nos ahorramos unos euros. Eso sí, hay que saber que algunos de los antivirus gratuitos que podemos encontrar en Internet, tienen muchas carencias con respecto a otras versiones de pago. Pero también es cierto que en muchos casos, especialmente a los usuarios finales, con las funciones de una alternativa gratuita, les vale. Pero con todo y con ello, antes de establecer ese título como el predeterminado en Windows, tomemos algunas precauciones.

Comprobando actualizaciones en Avast

Descargar el antivirus desde la web oficial

Es posible que ese software gratuito lo podamos descargar desde multitud de webs con la que nos topamos en Internet. Pero al final siempre es más recomendable hacerlo directamente desde la web oficial de su desarrollador. Así, en la mayoría de los casos evitamos software adicional que se integra con ese ejecutable que bajamos. Asimismo nos aseguramos de que nos hacemos con la versión más actual.

Asegúrate de que aún recibe soporte oficial

Con esto lo que os queremos decir es que a pesar de ser la más reciente versión del antivirus, eso no quiere decir que sea actual. Puede ser un proyecto gratuito que fue descontinuado y que ya no se actualiza, ni probablemente lo hará en el futuro. Esto es algo que no debemos permitirnos en el sector de la seguridad, por lo que lo mejor que podemos hacer aquí es comprobar la última fecha de actualización.

En el caso de que veamos que la misma no tiene más de un mes o dos, podemos estar casi seguros de que ese es un antivirus que sigue recibiendo soporte. De todos modos siempre es importante estar atentos a eso en el futuro.

Comprobar que es gratuito tanto en funciones como en tiempo

Y es que nos podemos encontrar con algunas propuestas de este tipo que a pesar de comercializarse como gratuitas, en realidad no lo son. Leyendo la letra pequeña, nos damos cuenta de que las funciones activas no cubren ni lo mínimo. También se puede dar el caso de que sean gratis tan solo para unos días o semanas, por lo que en este caso no es la solución que buscamos.

Que no tenga problemas de desinstalación

Es muy posible que esto sea algo que os ya hayáis encontrado en más de una ocasión, y no solo con los antivirus. Nos referimos a programas que una vez instalados, no podemos eliminar del PC. Esto es algo que se hace especialmente problemático en un antivirus, ya que el mismo puede entrar en conflicto con otro que instalemos y perjudicar al funcionamiento del equipo.