Por qué debo guardar mis copias de seguridad en un disco externo

Aunque la mayoría de los usuarios no las aprovechan o incluso las rechazan, las copias de seguridad de nuestros datos son elementos clave. Estas nos permiten salvaguardar la información de nuestras unidades de disco de manera segura en la mayoría de los casos.

A pesar de todo ello, probablemente porque no es un proceso cómodo ni rápido, muchos de los usuarios que trabajan con información sensible, descartan estos backup. Además, debemos tener en consideración que en estos momentos disponemos de una enorme cantidad de programas y soluciones software que nos serán de mucha ayuda en estas tareas. Al mismo tiempo hay que saber que la efectividad el tiempo de creación de estas copias dependerá de los datos incluidos.

Estos programas de los que os hablamos nos ofrecen una enorme cantidad de funciones que nos ayudan a personalizar las copias de seguridad al máximo. Esto se hace extensible tanto a su modo de funcionamiento, elementos a guardar, periodicidad, momento de puesta en marcha, etc. Incluso el propio sistema operativo líder del sector de los equipos sobremesa, Windows, cuenta con su propia funcionalidad de backup. Sin embargo, generalmente los usuarios son bastante reacios a los beneficios de esta funcionalidad.

Por el contrario, todos aquellos que son un tanto más precavidos, intentan mantener una copia de seguridad de buena parte de sus datos de manera actualizada. Esto se traduce en que llevan a cabo el proceso cada cierto tiempo por completo, o realizan backups de Windows incrementales a medida que se incluyen nuevos ficheros en sus unidades del PC. Pero con el fin de sacar el máximo provecho a estos elementos, deberíamos llevarlos a cabo de manera correcta.

Almacena tus backups en un disco externo

Lo primero que tenemos que hacer es configurar los programas que os comentamos de la mejor manera dependiendo de nuestras necesidades. Por ejemplo, especificando las carpetas que deseamos añadir a la copia. De igual modo lo más recomendable es utilizar unidades de disco externas para almacenar estas copias de seguridad. En primer lugar, la principal razón de ello es que nunca debemos guardar un backup en el mismo disco duro en el que tenemos el sistema operativo. Y es que, si se produce algún problema en esta unidad y no podemos acceder a la misma, también perderíamos elemento de seguridad.

Definir nueva copia de seguridad

Por tanto y para no correr riesgos, lo mejor que podemos hacer es utilizar un disco duro externo en el que guardar estas copias de seguridad. Y eso no es todo, sino que, al tratarse de un dispositivo móvil, podemos guardarlo en otra ubicación por si el desastre afecta a todo nuestro lugar de trabajo. Este tipo de movimientos un tanto más extremos se llevan a cabo especialmente en entornos empresariales. De esa manera disponemos de dos copias diferentes de todo nuestro contenido del PC en lugares diferentes para mayor seguridad.

Al mismo tiempo estas unidades de disco externas nos permiten conectar las cómodamente a cualquier otro ordenador para acceder a su contenido en segundos. Esto nos permite recuperar ese backup en muy poco tiempo en el caso de que haya sucedido algún problema grave con la unidad original. Como esto se hace extensible también a las populares memorias USB que seguro que tenemos en nuestro poder.

¡Sé el primero en comentar!