Elimina todos los restos al desinstalar programas en Linux

Siempre que instalamos un programa en un sistema operativo, da igual que sea Windows, macOS o Linux, este suele copiar muchos de sus archivos en su directorio de instalación. Sin embargo, también suele crear otros archivos (de configuración, de licencia, caché, temporales, etc) en otros directorios. Hasta aquí, todo normal. Sin embargo, al desinstalar los programas, casi nunca se borran estos archivos residuales, los cuales se van acumulando en el ordenador, ocupando cada vez más espacio en el disco y haciendo que todo vaya cada vez más lento. Por ello, borrar los archivos basura al desinstalar un programa es una tarea de mantenimiento esencial que todos debemos realizar.

Es cierto que, en cuanto a la gestión de los programas y de los archivos, Linux es superior a Windows. Sin ir más lejos, este sistema operativo no tiene el caótico registro que, al más mínimo fallo, puede dejar todo nuestro sistema inutilizado. Además, los desarrolladores de Linux suelen tener especial cuidado a la hora de crear las rutinas de instalación, y borrado, de sus programas, por lo que muchas veces estos restos suelen desaparecer. Pero no siempre es así.

Dependiendo de la distribución que utilicemos, y el gestor de paquetes, la forma de limpiar nuestro sistema puede ser de una forma u otra. A continuación vamos a ver cómo hacerlo en cada uno de los casos.

Limpiar restos de programas de Linux con APT

APT-GET, o más conocido como APT, es el gestor de paquetes más utilizado dentro del ecosistema Linux. Este es el gestor de paquetes por defecto de Debian, y de la mayoría de las distros basadas en ella, como Ubuntu o Linux Mint.

Si hemos instalado un programa usando APT, la mejor forma de desinstalarlo es usar igualmente APT. Para ello, lo único que debemos hacer es abrir una consola de terminal y ejecutar en ella el siguiente comando:

sudo apt purge paquete

Por ejemplo:

sudo apt purge firefox

Al usar el parámetro «purge», APT se encargará de buscar todos los restos, dependencias que se hayan descargado e instalado al instalar el programa y las configuraciones que haya podido crear el programa. Podremos ver una lista con todo lo que se ha marcado para eliminar y, si está correcto, bastará con pulsar la tecla «Y» para confirmar y procesar a la desinstalación del programa.

LInux Purge Rhythmbox

Al acabar, la aplicación (Firefox, en este ejemplo) y todos los datos del programa habrán desaparecido. Pero si queremos eliminar cualquier posible rastro que haya podido quedar (por ejemplo, una dependencia huérfana) podemos hacerlo ejecutando, tras lo anterior, el siguiente comando:

sudo apt-get autoremove

Eliminar archivos basura de programas con YUM

YUM es una de las alternativas más usadas a APT. Este suele ser el gestor de paquetes por defecto usando en sistemas Linux basados en RPM, como, por ejemplo, Fedora. El funcionamiento de YUM es muy parecido al de APT, y es que para borrar un programa usando este gestor de paquetes, con sus restos, bastará con ejecutar el siguiente comando en un terminal:

sudo yum remove paquete1 paquete2

Como podemos ver, podemos añadir varios paquetes a la vez para que se desinstalen uno tras otro, lo que nos ayuda a no tener que ejecutar el mismo comando una y otra vez si no lo necesitamos. Si solo queremos borrar un programa (Firefox, por ejemplo) bastará con ejecutarlo de la siguiente manera:

sudo yum remove firefox

El gestor de paquetes YUM se encargará de llevar a cabo esta tarea. Cuando termine la operación, el navegador, y todos los archivos relacionados con él, habrán desaparecido de nuestro ordenador.

Borrar los rastros de las aplicaciones con Pacman

Otro gestor de paquetes muy conocido y usado, sobre todo, en sistemas Arch Linux, es Pacman. Este gestor de paquetes viene a ser, a grandes rasgos, otra alternativa más a ATP o YUM, con sus propias características y sus propios comandos y parámetros.

Este comando es algo diferente a los anteriores, y es que sus parámetros se introducen seguidos, uno detrás de otro, en lugar de ser una palabra. Por ejemplo, el parámetro para borrar un programa solo (sin dependencias ni nada más) es -R, pero si queremos eliminar estas dependencias y todo lo que quede huérfano y sea innecesario, lo que debemos hacer es ejecutar:

sudo pacman -Rcns paquete

De nuevo, tendremos que cambiar «paquete» por el nombre del programa que queremos desinstalar y limpiar. Por ejemplo, Firefox.

Al ejecutar este comando, Pacman analizará el programa y buscará todas las dependencias y todos los archivos y directorios que hayan sido generados por él. Si estamos de acuerdo, bastará con confirmar la tarea con la letra Y y esperar a que se complete. Al finalizar podremos ver un resumen con todos los paquetes que se han eliminado.

Desinstalar un programa de Linux con Synaptic

Hasta ahora hemos visto distintos gestores de paquetes para terminal. Pero no podíamos olvidarnos de una de las mejores herramientas para controlar los paquetes instalados en nuestro sistema: Synaptic. Este gestor de paquetes podemos usarlo de manera gráfica, y nos va a permitir tener mucho más control sobre lo que está, o no está, instalado en el ordenador sin necesidad de saber comandos.

Eso sí, debemos tener en cuenta que en muchas distros, como en Ubuntu, este gestor no viene instalado por defecto. Por lo tanto, tendremos que instalarlo nosotros mismos ejecutando el siguiente comando:

sudo apt install synaptic

Una vez instalado, lo ejecutaremos y veremos todos los paquetes instalados, y los que no están instalados pero están registrados por los repositorios. Buscamos dentro de la lista el programa que queramos borrar por completo, y seleccionamos la opción «Marcar para desinstalar completamente».

Synaptic desinstalar completamente

Una vez marcada esta opción, el propio Synaptic marcará el programa, y todas sus dependencias, para desinstalar. Pulsamos sobre el botón «Aplicar», de la parte superior, y esperamos a que acabe de realizar las tareas. Al terminar, el programa, y todos sus rastros, habrán desaparecido.

Directorios Linux donde pueden quedar configuraciones y restos de programas

Además de lo anterior, si queremos, podemos aprovechar para eliminar también a mano los posibles restos que hayan podido quedar en el ordenador. Por ejemplo, los archivos de configuración, o algunos archivos basura temporales.

Estos se pueden guardar en muchos directorios (como nuestra carpeta personal), además de los siguientes:

  • ~/
  • /usr/bin
  • /usr/lib
  • /usr/local
  • /usr/share/man
  • /usr/share/doc
  • /var
  • /run
  • /lib
  • ~/.cache
  • ~/.local
  • ~/.local/share
  • ~/.thumbnail
  • ~/.config/

Este proceso es ya mucho más manual que los anteriores, por lo que debemos saber lo que estamos haciendo y no borrar todo lo que queramos. O de lo contrario podemos tener problemas.

¡Sé el primero en comentar!