Qué es el formato WebM y qué ventajas nos aporta su uso

A lo largo de los años y a medida que la tecnología ha ido avanzando, la cantidad de formatos de fichero de los que podemos echar mano en todo tipo de ámbitos y entornos de trabajo, de igual modo ha ido en aumento, algo que se hace especialmente palpable en los entornos multimedia.

De este modo ya estamos más que acostumbrados a tratar con ficheros AVI, MP3, GIF, JPG, MOV, MP4, etc.; especialmente si estamos acostumbrados a trabajar con archivos musicales, con fotos o vídeos. Sin embargo en los últimos tiempos está dándose a conocer un nuevo tipo de formato de fichero que, poco a poco, se está haciendo un sitio en el mercado multimedia, especialmente en todo aquello relacionado con este sector en concreto, e Internet, hablamos de WebM. Es por ello que a continuación os vamos a hablar de este tipo de fichero que en estos momentos se está extendiendo a medida que más aplicaciones y plataformas son compatibles con el mencionado WebM.

Por tanto y para aquellos que aún no hayáis oído hablar de todo ello, os diremos que el tipo de archivo WebM en realidad se trata de un formato centrado en el tratamiento de vídeo que tiene el respaldo del gigante Google y que se ha diseñado especialmente para ser usado en entornos relacionados con Internet. De este modo lo que se intenta en que los usuarios puedan crear vídeos de alta calidad, pero todo ello sin la necesidad de tener que pagar royalities.

Por tanto es fácil deducir que se trata de un formato de vídeo de libre uso que se quiere centrar en el creciente HTML5 y cuyo funcionamiento interno logra que los usuarios podamos obtener casi la misma calidad que un MP4 con algo menos de la mitad de tamaño del archivo como tal.

WebM

Ventajas que el formato WebM nos presenta con su utilización

De este modo los beneficios que obtendremos con esto son bastante obvios, especialmente si normalmente tratamos con estos contenidos de vídeo online. Y es que este es un formato que nos va a ofrecer un excelente rendimiento a la hora de, por ejemplo, reproducir vídeos en streaming, ya que la pérdida de calidad es mínima con respecto a otros estándares similares, pero el tamaño de los archivos es bastante menor.

Por tanto esto se podrían traducir en que gracias a WebM no va a ser necesario que el vídeo online se descargue completamente para empezar a reproducirse, lo que otorga mucha más fluidez al comentado streaming de vídeo del que tanto hacemos uso en la actualidad. Al mismo tiempo hay que tener en cuenta que las páginas web que visitamos a diario cada vez cargan de manera automática contenidos de vídeo, por lo que para los desarrolladores de las mismas, el poder usar este formato en concreto para ello beneficiará tanto a su proyecto, como a los internautas en el futuro.

Cierto es que este es un formato que está en plena expansión, por lo que seguro que poco a poco se irá usando e implementado en una mayor cantidad de sitios web y plataformas, ya que WebM está llamado a ser uno de los estándares multimedia de aquí a unos años.