La privacidad, el elemento más polémico de Windows 10

La privacidad, el elemento más polémico de Windows 10

Luis Torroba

Windows 10 sigue sumando usuarios a su causa. La venta de ordenadores con Windows 10 en su interior hace que su crecimiento no se detenga, y a medida que se vayan renovando los ordenadores, Windows 7 irá perdiendo usuarios poco a poco. Lo quieran o no los usuarios, el futuro de Microsoft se llama Windows 10, y con él nos encontramos con un problema llamado privacidad.

Que desde que nació Windows 10 la privacidad del usuario ha sido motivo de polémica no lo puede dudar nadie, como tampoco el hecho de que Microsoft no ha hecho prácticamente nada para informar a los usuarios de cómo pueden protegerse mejor. Y seguramente, esto es lo que más ha molestado a muchos, al menos los más activos en la web.

Sin embargo, llegamos a un punto en el que se puede preguntar si de  verdad a los usuarios les preocupa seriamente su privacidad, o si es una lucha iniciada por unos pocos que no importa a mucha gente. De hecho, a diferencia de la versión para empresas de Windows 10, en la versión de usuarios Microsoft no ha intentado cambiar nada.

Problemas de Windows 10

Windows 10 Enterprise

Las quejas debieron llegar a oídos importantes en Redmond, porque a finales de septiembre, solo unos meses después del lanzamiento del nuevo sistema operativo, Microsoft prometió que los clientes de Windows 10 Enterprise podrían desactivar completamente la telemetría, aunque obviamente recomendaban no hacerlo. Pues bien, esta opción ya está disponible en la build 1511, pero no hay nada que deje entrever que esto pueda llegar algún día a la versión para usuarios. ¿Por qué?

Entendemos que Microsoft recibió críticas importantes por parte de empresas o de personas con un nivel de persuasión importante para conseguir que Microsoft renunciara de forma tan fácil a esta recogida de datos. Y decimos renunciar porque es un hecho que en estos momentos todas las grandes empresas están luchando por obtener cada vez más y más información del usuario, ya que estos datos suelen ser bastante rentables, por lo que el hecho de renunciar así como así dice mucho del paso dado por los de Redmond.

Sin embargo, como dijimos antes, no tiene pinta de que Microsoft vaya a renunciar tan fácilmente a los datos de los usuarios de a pie. Como es natural, las personas informadas y preocupadas por el tema pueden hacer algo al respecto, porque Windows 10 se puede personalizar, pero no de una manera tan sencilla como los usuarios de Windows 10 Enterprise. Además, no todo el mundo tiene ni los conocimientos ni las ganas como para ponerse a ello.

Y así llegamos a la eterna pregunta. ¿De verdad le importa a la gran mayoría de usuarios que su privacidad esté en peligro? Según las encuestas sí, pero según los datos no. Los usuarios cada vez usan más y más servicios que van totalmente en contra de un uso privado de sus datos, por lo que no parece que estos métodos castiguen a las empresas. Microsoft, como también Facebook y Google, lo sabe. Y precisamente por eso no va a cambiar.

¿A vosotros os preocupa de verdad la privacidad? ¿Habéis dejado de utilizar un servicio por ello? ¿Cuál?

Quizá te interese…