¿Después de un apagón el PC no arranca? Así lo solucionas

Aunque hay formas de evitar que nuestro ordenador se apague incluso si se va la luz, lo cierto es que son pocos los usuarios que cuentan con un S.A.I. o sistema de alimentación interrumpida en su ordenador para evitar que se apague ante cualquier imprevisto. Por lo tanto, si se va la luz mientras usamos el ordenador, éste se apagará de forma inesperada. A priori puede que no pase nada grave, salvo que perdamos aquello que no hayamos guardado recientemente, sin embargo, un apagón de este tipo puede causar diferentes daños en el sistema.

Sin duda, es uno de los problemas que nos podemos encontrar cuando el PC se apaga de forma inesperada tras un corte de tensión es que no podamos volver a iniciar Windows correctamente. Y es que este tipo de apagones, pueden dañar ciertos archivos del sistema o particiones reservadas que provoquen que nuestro ordenador no arranque después de que se haya ido la luz. Es por ello que hoy os vamos a mostrar qué podemos hacer si Windows no consigue arrancar después de un apagón.

¿Un corte de energía puede dañar mi ordenador?

Por lo general cuando se produce un corte de energía, este no debe causar por sí solo ningún daño al hardware de nuestro ordenador. Sin embargo, hay ocasiones donde un apagón puede ir acompañado de una subida de tensión, que sí son capaces de dañar nuestro PC y otros dispositivos electrónicos. Y es que una sobrecarga de energía puede afectar a componentes como la placa base, el disco duro, la batería o provocar un rendimiento lento del equipo.

Para evitar estos problemas es recomendable usar un protector contra sobretensiones en nuestro ordenador, ya que nos ayudará a garantizar que, si en alguna ocasión hay una sobrecarga de energía, nuestro PC se encuentre protegido y no sufra ningún tipo de daño eléctrico. Y es que, aunque nuestro ordenador no se dañe, es posible que después de un apagón tengamos problemas para arrancar Windows de manera correcta posteriormente.

Windows no arranca después de un corte de energía

Si Windows no es capaz de arrancar después de un apagón, el problema suele ser causado por este repentino fallo de energía. Esto provoca que los archivos del sistema se dañen, los datos de la configuración de inicio (BCD) se corrompen, lo cual impiden que puedan encontrar la ruta de inicio.

En el caso de que este ocurra debemos de realizar las siguientes acciones:

  • Desconectamos el cable de alimentación de su PC.
  • Retiramos el cable VGA/HDMI, el teclado y el ratón USB y otros dispositivos externos.
  • Mantenemos presionado el botón de encendido en la computadora durante 10 segundos (sin energía)
  • Soltamos el botón de encendido, para posteriormente volver a conectar la fuente de alimentación al ordenador.
  • Volvemos a arrancar el PC.

En caso de que esto no solucione el problema y Windows siga sin poder arrancar correctamente no debemos desesperarnos ya que existan otras formas para poner fin a este molesto problema.

Pasos para solucionar el problema

A continuación, vamos a ver diferentes acciones que podemos llevar a cabo para hacer que Windows pueda volver a arrancar normalmente después de un corte de energía.

Ejecutar la reparación de inicio

En este caso, si somos capaces de acceder a la pantalla de opciones de inicio avanzadas, entonces podemos ejecutar la opción reparación de inicio. Este es un sistema automatizado del propio sistema operativo que, una vez lo ponemos en funcionamiento, se ejecuta por sí solo sin que tengamos que hacer nada y mediante el cual nos permite solucionar los problemas que impiden que Windows cargue.

Para ello, debemos de pulsar en el apartado de Opciones avanzadas y posteriormente pulsamos en Solucionar problemas, seguido de Opciones avanzadas y por último en Reparación de inicio.

Windows Reparación de inicio

El propio Windows entonces buscará posibles problemas internos con el arranque del software para así solucionarlos automáticamente. Por lo tanto, una vez lo activamos, solo queda esperar a que el proceso se realice y consiga reparar cualquier daño en el sistema que nos permite volver a iniciar Windows.

Reparar BCD

La pérdida repentina de energía a veces puede dañar los archivos del sistema y también dañar las particiones reservadas del sistema como los datos de configuración de arranque (BCD). Este daño en la BCD puede causar problemas al iniciar el sistema Windows.

Desde el apartado de Opciones avanzadas podremos ver las opciones que tenemos disponibles en ese momento por lo que nos decantamos por la llamada Símbolo de sistema.

abrir simbolo del sistema

Una vez hemos accedido al Símbolo del sistema tenemos que teclear los siguientes comandos para intentar reparar la BCD

bootrec /fixmbr

Con este comando logramos escribir un nuevo MBR de arranque de Windows.

bootrec /fixboot

De esta forma vamos a poder escribir un nuevo sector de arranque en la partición del sistema y al mismo tiempo se arreglan los sectores dañados.

bootrec /rebuildbcd

Ya, por último, solo nos queda analizar los discos duros del PC para detectar Windows y añadirlo al BCD solucionado el fallo.

Tras ejecutar estos comandos, volvemos a reiniciar el ordenador, tras lo cual ya debería volver a funcionar y arrancar sin problemas.

Ejecutar el Comprobador de archivos del sistema

Es posible que el corte de luz haya provocado problemas con algunos archivos del sistema, lo cual impide que Windows pueda arrancar correctamente. Si este fuera el caso podemos hacer uso del Comprobador de archivos del sistema, tanto para poder repararlo como para volver a descargar los archivos dañados o faltantes.

abrir simbolo del sistema

Para a ello, desde el Símbolo del sistema escribiremos el siguiente comando y pulsamos Enter:

DISM.exe /Online /Cleanup-image /Restorehealth

Esto ejecutará la herramienta DISM (Deployment Image & Servicing Management) con la reparar archivos corruptos que impiden un buen funcionamiento del sistema. Esta se encargará de escanear y descargar los archivos del sistema necesario para Windows vuelva a arrancar correctamente.

A continuación, pulsamos este otro comando y pulsamos Enter:

sfc /scannow

Este comando se encargará de escanear el PC en busca de archivos perdidos o dañados para poder reemplazarlo por la copia estable que descargada por DISM, por lo que también es importante que lo ejecutemos.

Una vez terminado, reiniciamos el ordenado, escribiendo el siguiente comando y pulsando Enter.

shutdown /r

Reparar el PC usando un medio de instalación

Si nada ayuda, puede que tengamos que iniciar el sistema desde un medio de arranque de Windows. Si tenemos una memoria USB, CD o DVD de arranque de Windows debemos conectarla o meterla en el lector del PC y tratar de arrancar el ordenador desde ella.

Conecte la unidad que contiene los archivos de instalación de Windows y presione el botón de encendido. Posteriormente presionamos Enter o cualquier tecla para iniciar desde el dispositivo y seleccionamos la opción de Reparar el equipo.

Reparar el equipo

las Opciones de inicio avanzadas, haga clic en Símbolo del sistema, que abre la ventana del Símbolo del sistema.

abrir simbolo del sistema

Aquí escribimos el siguiente comando y pulsamos Enter:

bootrec /fixmbr

Si todo va bien veremos el mensaje La operación se ha completado con éxito (The operation completed successfully)

Ahora escribimos los siguientes comandos y los ejecutamos de manera individual:

bootrec /fixboot bootrec /rebuildbcd

A través de ellos se procederá escanear la instalación de Windows y se encargará de solucionar cualquier problema que encuentren.

Si el comando identifica alguna instalación de Windows, escriba Y o A y presione Enter para agregar la instalación a nuestra lista de inicio.

Por último, reiniciamos el PC desde el Símbolo del sistema con este comando:

shutdown /r

Hacer una instalación nueva de Windows

Si después de haber llevado a cabo todos los pasos anteriores, aun así, no conseguimos que nuestro ordenador arranque, tenemos que plantearnos una opción más drástica, y es que es posible que el corte de energía haya producido daños irreparables en el sistema operativo que impiden que pueda volver a iniciarse correctamente.

Llegado este caso no nos quedará más remedio que hacer una instalación nueva de Windows, formatear el disco e instalar el sistema operativo nuevamente o sustituir el disco por otro nuevo y hacer una instalación nueva de todo. Esto provocará que perdamos todos los archivos que tengamos almacenados en el sistema, así como todas las aplicaciones que tengamos instaladas.

1 Comentario