Hay vida más allá de Google Chrome y Firefox: los mejores navegadores de código abierto

Muchos de nosotros estamos más que acostumbrados a escuchar hablar de los navegadores de Internet más comunes y usados en los tiempos que corren tales como Mozilla Firefox, Google Chrome, Opera, Safari, Edge, o ahora el nuevo Edge Chromium en el que está trabajando Microsoft, pero en este competitivo mercado hay mucho más donde elegir.

De hecho Internet en estos momentos nos ofrece un amplio abanico de posibilidades en lo que se refiere a este sector de navegadores web, ya que de hecho se están convirtiendo en programas de uso muy extendido. Es más, debido a su creciente importancia, los usuarios cada vez están exigiendo más y más a los desarrolladores de los mismos, no solo que sean rápidos y bonitos.

Su funcionalidad ha ido aumentando de manera considerable con el paso del tiempo, así como los sistemas de seguridad que han ido implementando, o las opciones adicionales que sus máximos responsables nos proponen para así atraer usuarios desde la competencia, por ejemplo. Como decimos hay propuestas que están más que afianzadas en el mercado, como es el líder, Google Chrome, o su más inmediato perseguidor, Mozilla Firefox. Pero hay muchos usuarios amantes del software de código abierto que prefieren echar mano de esta licencia para los programas que instalan en sus equipos, por lo que de igual modo encontramos una buena variedad de soluciones en lo que se refiere a los navegadores de los que os hablamos.

Navegadores código abierto

Por ello a continuación os vamos a mostrar algunas de las mejores opciones que podéis descargar y usar que se pueden considerar como las alternativas de código abierto a los navegadores de Internet más usados, y eso no quiere decir que sean peores, tan solo menos conocidos por el público en general.

Navegadores de código abierto basados en Firefox para usar en estos momentos

Dejando a un lado el propio navegador Firefox del que tanto os hemos hablado en los últimos tiempos, empezaremos por una propuesta que ha sido actualizada recientemente tal y como os informamos hace solo unos días, se trata de Pale Moon. Pues bien, este es un navegador de código abierto que se basa en el popular Firefox de Mozilla, por lo que prioriza todo aquello relacionado con la privacidad aunque con algunas diferencias. Además de la mencionada privacidad, los desarrolladores de esta propuesta también se centran en gran medida en ofrecer una buena cantidad de opciones personalizables, tanto a nivel funcional como de interfaz, lo que nos permite adaptarlo al máximo a nuestras necesidades.

Eso sí, a diferencia de Firefox, Pale Moon funciona en base a un solo proceso y lo podemos encontrar en Windows y Linux. Junto a esta solución, de hecho está desarrollada por el mismo equipo, también podemos echar mano de Basilisk, otro de los programas de código abierto de este tipo basado en Firefox XUL pero usando Goanna como motor de renderizado y que está creciendo constantemente. Y continuando con las propuesta Open Source para movernos por Internet basadas en el software de Mozilla, también nos encontramos con Waterfox, una solución en este caso para Windows, Linux y macOS que ya lleva una buena cantidad de años entre nosotros.

Su objetivo se centra en ofrecer a los usuarios el mejor rendimiento posible a la hora de navegar, todo ello unido a la privacidad que nos proporciona en el proceso, ya que no recopila ningún dato del usuario y al mismo tiempo nadie nos rastrea en ningún momento, lo que seguro que muchos agradecerán.

Navegadores de código abierto basados en Google Chrome

El navegador del gigante de las búsquedas es la propuesta de este tipo más extendida y usada en todo el mundo, aunque gracias al proyecto Chromium de la misma firma, en el mercado podemos encontrar otros navegadores web que se basan en el mismo pero que incluyen sus peculiaridades en algunos casos. Pues bien, para aquellos que lo desconozcáis, el mismo proyecto pone a nuestra disposición su propio navegador de código abierto, que es precisamente el que usan el resto de desarrolladores para crear sus propios programas, disponible para Windows, macOS y Linux.

Navegadores código abierto

Precisamente por esta propuesta de código abierto, otras muchas comparten un aspecto y funcionalidad similar a la que en estos momentos presenta Chrome, aunque este segundo siga siendo de código cerrado. Un claro ejemplo de ello lo encontramos en el caso de Brave, uno de los navegadores de código abierto más populares de los basados en el mencionado proyecto Chromium de Google que nos ofrece diversas diferencias, pero entre las que merece la pena destacar el tratamiento que hace de la publicidad que nos llega a las pantalla mientras navegamos por Internet.

Decimos esto porque Brave bloquea todos los anuncios de terceros de forma predeterminada creando su propia plataforma de anuncios descentralizada donde son los propios usuarios los que pueden utilizar la plataforma BAT para apoyar sus sitios favoritos con micropagos.

Al mismo tiempo los anunciantes usan este sistema para ofrecer una mejor orientación a sus anuncios, al tiempo que los usuarios pueden ganar BAT al ver los mismos. Además esta es una propuesta que se caracteriza por su fluidez de funcionamiento con respecto a su más directa competencia y tiene mucho más cuidado con todo lo relacionado con la privacidad que el propio Chrome de Google.