¿Tu navegador bloquea las descargas? Así puedes bajar esos archivos

Los navegadores de Internet actuales son programas que se encargan de hacer de intermediario entre nuestro equipo local, y todo lo que nos ofrece Internet. Aquí entra en juego todos los contenidos que usamos a diario y que nos son de gran utilidad, como aquello que se considera como malicioso.

Pues bien, como no podía ser de otro modo, uno de los apartados más importantes aquí es todo lo relacionado con la seguridad y la privacidad de nuestros datos. Para ello los desarrolladores ponen en nuestras manos multitud de funciones específicas para todo esto. En concreto no hacen más que enviar nuevas funciones relacionadas con la seguridad, todo ello con el fin de proteger nuestros datos personales.

Os contamos todo esto porque una de las funcionalidades más recientes que poco a poco están llegando a los principales navegadores de Internet, es la que se refiere al bloqueo. Con esto lo que os hablamos es del bloqueo de ciertas descargas potencialmente peligrosas que se llevan a cabo de manera local en nuestros equipos. Y es que como sabréis estas descargas de ficheros son una de las acciones más habituales en programas como Firefox, Chrome o Edge.

Es por ello por lo que a continuación os vamos a explicar la manera de desbloquear esa función de la que os hablamos, con los riesgos que todo esto conlleva. Y es que, si el navegador bloquea una determinada descarga, generalmente es por algo, pero esto no siempre es 100% eficaz. Así, si necesitáis descargar algo que está siendo bloqueado en alguno de los tres principales navegadores web actuales, así podréis hacerlo.

Por qué se bloquea la descarga

Hay que tener en cuenta que en los tiempos que corren, una de las principales premisas que tienen la mayoría de los desarrolladores de software, en la seguridad. Así, lo que intentan es que sus proyectos sean lo más fiables como sea posible en este mismo sentido. Esto es algo que se hace extensible a la mayoría de los programas que usamos de manera habitual, incluyendo a los propios sistemas operativos como Windows. Y claro, qué decir de aquellos que nos dan acceso al casi infinito mundo de Internet y sus amenazas.

Es por ello que la mayoría de estos navegadores implementan varias funciones de seguridad de forma nativa. Aquí se incluye el mencionado bloqueador de descargas que se activa cuando el programa sospecha que, o bien la fuente, o bien el archivo como tal, no son totalmente fiables. Pero claro, esta función no es infalible, y tiene fallos. Es algo similar a lo que por ejemplo sucede con los antivirus y sus falsos positivos. Es por ello por lo que de vez en cuando tendremos que desbloquear nosotros mismos a mano esa descarga, como os vamos a enseñar a continuación.

Y es que no siempre nos movemos por las páginas web más conocidas ni siquiera descargamos aplicaciones populares. Eso no quiere decir ni que esas webs sean peligrosas, ni que los programas que bajamos contengan algún tipo de malware. Sencillamente o han cumplido con ciertos estándares de seguridad, pero nosotros, por la razón que sea, sabemos que con fiables al 100%. Pero claro, eso es algo de lo que no tenemos la posibilidad de convencer al navegador web de turno. Este, como tiene que tomar ciertas precauciones por nuestra seguridad, bloquea la bajada de esos archivos o programas que nosotros sabemos que son de fiar. Es entonces cuando tendremos que recurrir a otras técnicas, como las que os mostraremos a continuación.

De hecho, con el fin de poder hacernos con ese fichero o programa en cuestión, lo que tendremos que saber es configurar el navegador correspondiente para que no bloquee esas descargas sospechosas. Aquí nos hemos centrado en las aplicaciones de este tipo más usadas en todo el mundo.

Desbloquear las descargas en Edge Chromium

Si por ejemplo nos referimos al sistema de bloqueo de descargas que de entrada integra el nuevo Edge Chromium, vamos a ver cómo podemos desactivarlo. Para ello lo primero que hacemos es situarnos en el menú del programa, para a continuación seleccionar la opción llamada Privacidad y Servicios. Esto nos da paso a una buena cantidad de funciones relacionadas con estos temas. Por tanto, aquí tenemos que localizar la entrada llamada Bloquear aplicaciones potencialmente no deseadas, que se encuentra en el área de Servicios.

Desbloquear edge

De este modo, en el momento en que intentemos descargar algún archivo potencialmente peligroso desde aquí, en la parte inferior de la pantalla aparecerá un mensaje de aviso. Este nos informará del correspondiente bloqueo que se está sucediendo respecto a la última descarga.

Aviso Edge

Pero claro, ese essu comportamiento por defecto. Decimos esto porque en el momento en el que desactivemos el selector que os hemos mostrado antes. De este modo, cuando el programa de Microsoft detecte alguna descarga un tanto sospechosa, no hará nada.

Descargar sin problemas en Firefox

Como no podía ser de otro modo, la misma situación la encontramos con otro de los grandes navegadores de Internet, al menos de los más usados. Cierto es que en estos momentos la opción de este tipo más usada del mundo en Google Chrome, del que os hablaremos luego, pero no es la única. Es por ello por lo que los máximos responsables de Mozilla también quieren colocar bien su propuesta en este complicado mercado de software.

Así, las funciones de protección y privacidad deben ir acordes con los tiempos que corren en los que la privacidad y la seguridad es más importante que nunca. Pues bien, para activar este bloqueo de descargas potencialmente peligrosas, lo primero es acceder al menú de programa y pinchar en Opciones. En la parte izquierda de la ventana que aparece, nos situaos en Privacidad y seguridad, para así poder localizar el apartado de Seguridad.

Desbloquear Firefox

Pues bien, será aquí donde ya podremos ver lo que nos interesa en este caso, la función de Bloquear descargas peligrosas. Por tanto, llegados a este punto, todo lo que tenemos que hacer es marcar la misma para que el programa actúe por sí solo en este sentido. Así, al intentar acceder a alguna descarga que se pueda considerar como peligrosa, el propio programa nos mostrará un mensaje de aviso para que seamos conscientes de ello.

Aviso Firefox

Bajar archivos en Chrome

Y como no podía ser de otro modo, el que os comentamos que es el navegador de Internet más usado del mundo, también tiene su propio sistema de seguridad. Este nos protege frente a webs y descargas potencialmente peligrosas, como no podía ser de otro modo. De este modo tendremos la posibilidad de poder movernos por las webs que visitamos a diario de un modo más seguro. Y es que cada vez son más los datos sensibles que manejamos en estos programas.

Por tanto, para todo ello, lo primero que hacemos es acceder al programa como tal, para después situarnos en el apartado que aquí nos interesa tecleando esto en la barra de direcciones: chrome://settings/?search=navegaci%C3%B3n+segura. Esto nos dará acceso directo al apartado que nos permite configurar la seguridad de Google Chrome. .

En la nueva ventana que nos aparece dentro del apartado de Seguridad vamos a poder seleccionar uno de los tres niveles de protección que Chrome pone a nuestra disposición. Si queremos evitar que el navegador bloquee nuestras descargas debemos de seleccionar la tercera opción Sin protección (No recomendada).

Chrome modo sin protección

Al seleccionarlo, Chrome dejará de protegernos frente a descargas, extensiones y sitios web peligrosos. Solo seguiremos usando la función de Navegación segura que se encuentre disponible en otros servicios de Google, como la Búsqueda o Gmail.

chrome mensaje de navegación segura

Una vez seleccionada esta opción nos aparecerá un mensaje de advertencia donde nos muestra las ventajas que ofrece la Navegación segura de Chrome, animándonos a que no la desactivamos o, en caso contrario, que tengamos cuidado a la hora de navegar por sitios webs desconocidos o que no sean de confianza. Hacemos clic en el botón de Desactivar, para que de esta forma se desactive el bloqueo de descargas de archivos que Chrome consideraba como peligrosos.

Otros programas que causan problemas

Eso sí, debemos tener en cuenta que no solo son los navegadores de Internet los que bloquean las descargas que hagamos desde los mismos. Hay otros programas relacionados con la seguridad que igualmente pueden estar bloqueando esas descargas. Por tanto, en el caso de que deseemos habilitar estas descargas inicialmente no deseadas, además de en el navegador, las tendremos que habilitar en estos también.

Este es el caso de los tan usados antivirus que la mayoría de nosotros tenemos instalados en el equipo. Por tanto, ya usemos Windows Defender o cualquier otra solución de terceros, lo mejor que podemos hacer es desactivar el bloqueo de descargas de la que la mayoría de ellos dispone. De hecho, no solo el antivirus integrado en Windows 10 lleva a cabo tareas de este tipo, sino que es habitual en la mayoría de las propuestas. Tal es así que, aunque uséis un antivirus de terceros, es más que probables que el mismo incluya su propia funcionalidad de bloqueo de descargas peligrosas.

Eso sí, uséis el programa o navegador que uséis, os recomendamos que esta desactivación de las descargas potencialmente peligrosas, lo hagáis, pero temporalmente. Con esto lo que os queremos decir es que estos sistemas de seguridad no suelen fallar. Por tanto, si detectáis que bloquean por error en un momento dado, lo podéis apagar, pero una vez bajado el contenido, lo activéis de nuevo.

Trucos para bajar archivos sin el navegador

Después de probar todo lo anterior, ¿sigues teniendo problemas? Podría ser que las descargas se estén bloqueando en el navegador por algún otro motivo que no sea tan común y frecuente como los que acabamos de ver. Y dar con él puede ser una verdadera odisea. Por ello, os vamos a dejar otras recomendaciones para poder bajar problemas sin problemas en caso de que lo anterior no nos sirva.

Probar un navegador portable

Suponiendo que el problema se encuentre relacionado directamente con nuestro navegador, la solución más rápida y sencilla por la que podemos apostar es por usar otro navegador. Pero no un navegador cualquiera, sino uno que podamos bajar, instalar y configurar de manera independiente. Es decir, un navegador portable. Podemos bajar, por ejemplo, un Firefox o un Chrome portable, o apostar por otras alternativas, como Chromium, para disponer de una alternativa para bajar archivos de Internet sin problemas.

Usar un gestor de descargas

En caso de que el nuevo navegador portable siga fallando, entonces debemos optar por otra alternativa más: usar un gestor de descargas. Recordamos, estos son programas muy sencillos de usar cuya principal finalidad es descargar los archivos que queramos a nuestro ordenador usando solo la URL. Programas como JDownloader o Free Download Manager nos servirán perfectamente para este cometido. Es más, si además configuramos en el antivirus la ruta de descargas dentro de la lista de exclusiones, nos aseguraremos de paso que el antivirus no interfiere en la descarga. Eso sí, teniendo siempre cuidado con lo que hacemos.

No corras riesgos innecesarios

Si el navegador está bloqueando una descarga, por algo será. Puede ser que realmente se trata de un falso positivo y que el archivo que estamos intentando bajar no suponga ningún peligro real para nosotros. Pero también puede ocurrir que se trate de una amenaza y que, si lo ejecutamos, podamos poner nuestro PC en peligro.

Por lo tanto, siempre que bajemos un archivo (y, sobre todo, cuando el navegador nos ha dicho que puede ser peligroso) lo que debemos hacer es analizarlo siempre con nuestro antivirus. Antes de ejecutar nada, aunque sea un archivo comprimido, ya que a veces ocultan exploits que se cargan en el sistema con solo abrirlo con WinRAR. También podemos asegurarnos de que está libre de amenazas subiendo el archivo a VirusTotal de manera que podemos obtener hasta 50 opiniones diferentes. Si el archivo está comprimido y tiene varios archivos en su interior, debemos analizarlos todos ellos, para asegurarnos de que no haya librerías maliciosas.

Por último, ante la más mínima sospecha, debemos evitar ejecutarlo. Y, si no nos queda más remedio, hacerlo siempre en una máquina virtual, o dentro de Windows Sandbox, para que, si hay una amenaza, esta no llegue a afectar a nuestro PC.

¡Sé el primero en comentar!