Acaba con los cortes al ver pelis en VLC aumentando el búfer

VLC es, para la mayoría, el mejor reproductor de vídeos para Windows, macOS o Linux. Uno de los principales puntos fuertes de este reproductor es que, además de ser de código abierto, viene por defecto con todos los códecs que podemos necesitar, por lo que este reproductor es capaz de reproducir, sin problemas, cualquier tipo de fichero multimedia. Sin embargo, debido a su configuración por defecto, algunos usuarios se pueden encontrar con problemas a la hora de reproducir ciertos archivos en alta definición, especialmente cuando lo hacen a través de la red o su hardware no es demasiado potente.

Igual que cualquier reproductor multimedia, para evitar que se produzcan cortes o saltos mientras reproducimos cualquier archivo multimedia, VLC recurre a lo que conocemos como búfer, una caché temporal que procesa unos instantes previos del vídeo que vamos a reproducir para evitar problemas.

El problema es que, por defecto, esta caché es bastante pequeña, por lo que algunos vídeos en alta definición pueden darnos problemas, especialmente en equipos con procesadores de gama baja u ordenadores portátiles que economizan batería a costa de la CPU.

Por suerte, reducir estos problemas es bastante sencillo, y basta con aumentar el tamaño del búfer de VLC, configuración que os explicamos a continuación.

Cómo aumentar el búfer de VLC

Imaginamos que todos tendremos ya VLC instalado en el ordenador, pero de no ser así, podemos descargarlo de forma totalmente gratuita desde su página web principal.

Para aumentar el tamaño del búfer de VLC, una vez que estamos en la ventana principal del reproductor, abrimos el menú de Herramientas para poder acceder a las Preferencias de este reproductor.

Herramientas Preferencias VLC

Una vez dentro de las preferencias veremos una ventana como la siguiente que, en un principio, puede resultarnos algo caótica. Si no nos aparece como en la imagen, en la parte inferior izquierda de esta ventana de Preferencias podremos ver un cuadro llamado «Mostrar Ajustes«, el cual debemos establecer en modo «Todo».

Preferencias VLC - Mostrar todo

En la lista de preferencias de la izquierda buscaremos un apartado llamado «Entrada/Codecs» y pulsaremos sobre él. En las opciones de la derecha nos desplazamos hasta el final, donde podremos ver un apartado llamado «Avanzado», que es donde estarán las opciones que nos interesan.

Preferencias VLC - Mostrar Entrada Codecs

Aquí podemos ver varias opciones de caché, las cuales debemos ampliar para establecer un búfer más grande y reducir los problemas, cortes y las pixelaciones al usar VLC.

Los valores que debemos aumentar son:

  • Caché de archivo, que indica la caché de VLC al reproducir un archivo de vídeo.
  • Caché de red, que nos permite configurar la caché al reproducir archivos multimedia en streaming.

Aumentamos estos valores (a 1000ms, por ejemplo, o más) y aceptamos los cambios para, posteriormente, reiniciar el reproducir multimedia. Cuando volvamos a abrirlo, si intentamos reproducir un archivo multimedia podremos ver cómo los problemas que nos aparecían antes han desaparecido, ya que VLC tiene un búfer superior que reduce los problemas al reproducir contenido en alta definición, incluso si tenemos un hardware justo para ello.

Otras formas de solucionar los problemas

Si después de haber aumentado el búfer del reproductor seguimos experimentando todo tipo de problemas al ver algunos vídeos, a continuación, os dejamos otros trucos a los que recurrir para intentar solucionar estos problemas.

Si los vídeos van lentos, revisa el uso de CPU

Salvo que tengamos un procesador de gama muy baja (un Celeron, un Atom, etc), nadie va a tener problemas para reproducir todo tipo de series y películas en resolución HD, a 1920×1080. Sin embargo, cuando intentamos reproducir vídeos en 4K, con HDR y a 60 FPS la cosa cambia.

Este tipo de vídeos requieren tener, además de una buena tarjeta gráfica, un procesador lo suficientemente potente como para poder mover este tipo de vídeos. Si tenemos un procesador de gama baja o gama media puede que los vídeos 4K no se vean bien en VLC.

Aunque aumentemos el tamaño del búfer de VLC no vamos a solucionar este problema. La única forma de poder reproducir esos vídeos sin problemas sería convertirlos a un formato de menor calidad que funcione bien con nuestra CPU. O intentar reproducirlo en otro equipo que tenga un decodificador nativo, como en una TV o en un reproductor multimedia.

Hay que tener en cuenta que a pesar de todas las funciones de personalización que nos ofrecen determinados programas como VLC, todo esto está limitado por el hardware del PC. Si el equipo tiene una determinada cantidad de memoria RAM instalada un procesador un tanto limitado en cuanto a especificaciones, por muchos ajustes que hagamos en el programa, esto no resolverá el problema. Más si nos centramos en un tipo de contenidos tan exigente como son los vídeos de alta calidad, llegando incluso al 4K.

Comprueba los procesos abiertos de VLC

Por otro lado, si vemos que este problema de rendimiento con el reproductor multimedia se mantiene, también se puede dar el caso de que algunos procesos correspondientes al mismo se hayan quedado abiertos. Esto puede suceder si el programa no se cerró en la pasada sesión de manera adecuada, o si dio algún error por el que se quedó bloqueado. Sea como sea, el propio VLC puede haber dejado abiertos algunos procesos ya inservibles en el sistema que perjudican el funcionamiento de la sesión actual. Esto es algo que podemos comprobar de manera directa en el Administrador de tareas del sistema operativo de los de Redmond.

Para ello podemos hacer uso de la combinación de teclas Ctrl + Shift + Esc para que se abra la ventana de este apartado. Así, con el programa previamente cerrado, ya podemos comprobar si nos encontramos con procesos de VLC, aun así, en funcionamiento. En caso afirmativo, lo que debemos hacer es cerrarlos por completo para empezar de nuevo con otra sesión en el programa. Esto lo logramos con tan solo pulsar con el botón derecho del ratón sobre la entrada, y seleccionar la opción de Finalizar proceso.

Finalizar VLC

que encontramos en el administrador de tareas. Esto nos puede ayudar a, lugar de cerrar la aplicación en su totalidad, finalizar con ciertos procesos internos. Para ello basta con que pinchamos en la flecha que se sitúa a la izquierda de la entrada en sí y veremos cómo aparecen otros subprocesos. En ese instante ya podremos comprobar el consumo de recursos que hace cada uno de ellos para ver si hay alguno que destaque especialmente. Si es así, podemos intentar finalizar ese de manera independiente y quizás no afecte al resto de la aplicación. Por ejemplo, podría tratarse de algún tipo de complemento que hayamos instalado de manera adicional y que no funcione correctamente.

La aceleración de GPU ayuda a que VLC vaya mejor

A la hora de reproducir cualquier vídeo podemos hacerlo de dos formas diferentes. Por un lado, decodificarlo usando lo que se conoce como «por software», es decir, emulando las instrucciones directamente en el procesador. Este método funciona para todos los usuarios, pero es el más lento y puede darnos problemas. Por otro lado, tenemos lo que se llama la «descodificación por hardware«. Este método es mucho más potente que el anterior, ya que usa la propia GPU para realizar las operaciones, y mejora en gran medida el funcionamiento general del programa.

Si los vídeos van mal, o se reproducen lentos, podemos activar la aceleración por hardware para mejorar el funcionamiento del programa. Para ello, lo que debemos hacer es abrir el programa, y entrar en el panel de «Preferencias» usando el atajo de teclado Control + P. Una vez ahí. hacemos clic sobre el apartado «Entrada / Códecs», y en el apartado de «Decodificación acelerada por hardware» debemos asegurarnos de marcar la opción «Automática», para que el programa la use cuando crea conveniente, o cualquiera de los métodos que nos aparecerán para usarla siempre.

Aceleración hardware VLC

Listo. A partir de ahora, al poder hacer uso de esta función, podremos aprovechar mucho mejor el potencial que nos ofrece VLC a la hora de reproducir todo tipo de vídeos.

Pero tal y como os comentamos anteriormente, esta no es más que una función software que intenta aprovechar al máximo la potencia de nuestro equipo. En este caso se centra en el apartado gráfico, pero todo dependerá en gran medida de las limitaciones de la GPU de la que dispongamos de manera de predeterminada en el PC. Esto quiere decir que a pesar de que utilicemos esta función, ese límite en cuanto a potencia no puede ser superado.

Actualiza el reproductor

Estos problemas también pueden aparecer debido al uso de una versión antigua del reproductor. Es muy común que, una vez instalado VLC, nos olvidemos de actualizarlo, ya que no tiene actualizaciones automáticas. Y, aunque cada vez que lo abrimos nos muestra un aviso cuando hay mucha versión, la mayoría de la gente lo ignora. Cada actualización pretende mejorar el funcionamiento general del programa (además de corregir errores y fallos de seguridad). Por ello, otra forma de intentar solucionar los problemas que podemos tener a la hora de ver este tipo de vídeos en el PC es asegurarnos de instalar la última versión de VLC en el PC. Podemos hacerlo, o bien desde la notificación de actualización que aparece al abrir el programa, o, si lo preferimos, bajándola desde la web de VideoLAN.

Reproductores ligeros

Si seguimos teniendo problemas con VLC, podemos pensar en probar algunas de las muchas alternativas que podemos encontrar a este reproductor gratis y de código abierto. Puede que, por algún motivo, el reproductor de VideoLAN funcione mal en nuestro PC e instalar una alternativa sea la mejor forma de solucionarlo.

  • MPC-HC. Heredero espiritual de Media Player Classic. Este reproductor multimedia, totalmente gratis y también de código abierto, es compatible con todos los formatos populares sin necesidad de instalar códecs ni ningún otro tipo de software en el PC, lo que le convierte en una de las mejores alternativas ligeras a VLC.
  • Películas y TV. El reproductor por defecto que viene instalado en Windows 10 también es una gran alternativa para reproducir todo tipo de contenido multimedia. Aunque su compatibilidad está un poco por detrás de la de VLC, es otro gran reproductor que no debería darnos problemas, ni de rendimiento ni de códecs. Todo esto se debe en gran medida gracias a que Microsoft ya se ha encargado de implementar a la perfección esta aplicación en el sistema operativo para que no repercuta en su rendimiento. Por tanto, a pesar de que muchos no lo acepten, es una solución muy interesante para reproducir determinados contenidos multimedia.
  • PotPlayer. Un reproductor minimalista para Windows 10. Este reproductor cuenta con soporte para aceleración por hardware de manera que pueda aprovecharse mejor del hardware de nuestro PC, además de contar con una gran cantidad de características avanzadas que le permitirán convertirse en tu reproductor predeterminado.

Además, si ninguno de los anteriores nos termina de convencer, también debemos saber que en la Microsoft Store podemos encontrar una versión UWP de este reproductor. Esta es bastante diferente (a peor) de la aplicación de escritorio, pero nos puede servir perfectamente para intentar solucionar estos problemas de rendimiento.

VLC UWP
VLC UWP
Developer: ‪VideoLAN‬
6 Comentarios