¿Steam baja lento? Así puedes acelerar las descargas de juegos

Roberto Adeva

Steam es sin duda la plataforma por excelencia para aquellos a los que les apasionan los juegos de PC, ya que dispone de un gran catálogo de títulos que podemos descargar para disfrutar de ellos en nuestro ordenador. Sin embargo, uno de los problemas con los que nos podemos encontrar a la hora de descargar juegos en Steam es que se realice lentamente y el proceso tarde mucho tiempo. A continuación, vamos a mostrar qué podemos hacer para tratar de acelerar las descargas de Steam.

Lo primero, y más importante, es que el tiempo de descarga del juego dependerá del tamaño del mismo. No es lo mismo bajar un juego indie de algunas decenas de megas que una producción triple A de varias decenas de gigas. Además, dependiendo de la naturaleza del juego, y del tipo de archivos que tenga en su interior, la descarga puede tardar más o menos. Recordamos que los archivos muy pequeños tardan más en escribirse en el disco que los grandes, lo que se traduce en una menor velocidad general de la descarga.

Consejos para para acelerar las descargas de Steam

Estos trucos nos van a permitir acelerar las descargas de Steam en caso de que, por algún motivo, vayan lentas.

Revisar conexión

Lo primero de todo es revisar nuestra conexión a Internet, ya que puede que la velocidad no sea la que nosotros nos pensamos y esto haga que las descargas de Steam no vayan lo rápidas que esperábamos. Para ella, podemos echar mano de algunos de los servicios online que nos permiten medir la velocidad de descarga y subida de nuestra conexión.

Recordamos que 100 Mbps contratados implica bajar a unos 10 MB/s. Con 600 Mbps contratados, la velocidad de bajada oscilará entre los 65 y 70 MB/s. Con una conexión de 1 Gbps podríamos bajar archivos a una velocidad de entre 100 y 100 MB/s, en condiciones óptimas.

Una vez que visitamos el sitio, lo único que tenemos que hacer es pulsar sobre el botón Test de Velocidad y automáticamente comenzará el proceso para medir la velocidad de nuestra conexión. Si todo está correcto, entonces debemos probar con otros ajustes en Steam, pero si la velocidad no es la contratada, entonces tendremos que ponernos en contacto con nuestro proveedor de Internet para que nos solucionen el problema.

Comprobar descargas segundo plano

Otra forma de intentar acelerar las descargas de Steam es permitiendo las descargas en segundo plano. Por defecto, Steam para las descargas en curso cuando nos ponemos a jugar, algo útil si estamos disfrutando de algún juego online que requiera un gran ancho de banda para su correcto funcionamiento, sin embargo, si no es el caso podemos indicar a la plataforma que siga realizando la descarga en segundo plano mientras jugamos.

acelerar las descargas de Steam
Para ello, abrimos Steam, accedemos a la configuración, seleccionamos la opción Descargas y buscamos la opción Permitir descargas mientras se juega. Ahora bien, si queremos que para algún juego concreto no se permitan las descargas en segundo plano, entonces debemos ir la juego en cuestión, entrar en las propiedades y dentro de la pestaña Actualizaciones indicamos que se detengan las descargas en segundo plano. Esto podemos hacerlo en aquellos juegos que necesitan un buen ancho de banda para ejecutarse sin problemas.

acelerar las descargas de Steam

No descargar desde una red 4G

Cada vez nos conectamos más a Internet desde redes 4G. Gracias a ellas podemos estar siempre conectados allá donde estemos sin depender del cable o del Wi-Fi, solo con nuestro teléfono. Sin embargo, aunque estas redes nos pueden ayudar a salir de un apuro, y son suficientes para navegar, no son suficientes, por ejemplo, para descargar juegos de Steam.

Un juego de Steam, si es de última generación, puede ocupar entre 50 y 100 GB. Ninguna tarifa de datos, salvo que sea ilimitada, tiene tanto ancho de banda. Además, la velocidad de las redes 4G es muy inferior a la de cualquier otra red fija, lo que se traduce en velocidades de descarga mucho más lentas. Y, mientras bajamos los juegos, además, no podremos navegar (salvo que tengamos un límite de velocidad).

Con el auge de las redes 5G esto probablemente cambie. Sin embargo, ahora mismo, es inviable bajar juegos de Steam con una conexión móvil.

Revisar los límites de velocidad

La propia plataforma nos ofrece otra manera de tratar de acelerar las descargas de Steam, cambiando o personalizando el ancho de banda que utiliza la herramienta y la región de descarga. Para ello, dentro de la configuración > Descargas, debemos comprobar que Steam tenga configurado como región de descarga el servidor más cercano, aunque podemos modificarlo a nuestro antojo. Y por otro lado, dentro de la sección limitaciones de descarga, vamos a poder limitar el ancho de banda a lo que nosotros queramos también. De esta forma, podremos intentar acelerar las descargas de Steam desde la propia configuración.

Analizar el Wi-Fi (o conectar por cable)

Si aun así notamos que las descargas todavía van algo lentas, entonces podemos probar a realizar varios cambios en la configuración de nuestra conexión Wifi. Lo primero que podemos hacer es llevar nuestro ordenador lo más cerca del router posible para evitar interferencia o pérdida de señal. También podemos probar a cambiar entre frecuencias, de 2,4GHz a 5GHz, desde la configuración del router, así como tratar de buscar los canales que nos ofrezcan una mayor velocidad.

Si estamos muy lejos de nuestro router, entonces lo que tenemos que hacer es buscar una forma más estable de conexión. Por ejemplo, podemos optar por comprar un dispositivo PLC para llevar el Internet por la red eléctrica al ordenador con la menor pérdida de velocidad posible, así como colocar un punto de acceso en un punto intermedio que actúe como repetidor.

Pero, si realmente queremos explotar al máximo la conexión, lo ideal es tirar un cable de red desde el router hasta el ordenador y conectarlo directamente mediante Ethernet. Solo así podremos aprovechar el 100% de la velocidad.

Otros trucos para acelerar Steam

Si nada de lo anterior ha funcionado, también podemos probar con lo siguiente.

Aumentar la prioridad del proceso

Podemos dar mayor prioridad al proceso de Steam desde el administrador de tareas de Windows 10 para que este pueda aprovechar mejor los recursos. Para ello, abriremos el administrador de tareas de Windows 10 (Control + Shift + Esc), y nos iremos a la pestaña «Detalles». Aquí buscaremos los procesos de Steam y les cambiamos su prioridad a «Alta».

Prioridad procesos Steam

Cambia el servidor de juegos

En los puntos anteriores os hemos recomendado comprobar que tenemos la región del servidor correctamente configurada. Pero puede ocurrir que el problema se encuentra en dicho servidor, en esta región. Por lo tanto, es aquí donde tenemos el cuello de botella. En ese caso, tendremos que cambiar la región del servidor de descargas de Steam por otra, comprobando si así se aceleran las descargas.

Cambiar región descargas steam

Si queremos conocer el estado de los servidores de Steam, podemos hacerlo desde este enlace.

Usar un SSD para instalar los juegos

Por último, si estamos usando un disco duro normal para bajar y copiar los juegos de Steam, debemos saber que estos discos tienen muy poca velocidad de escritura, y son el principal cuello de botella al bajar e instalar juegos. Por lo tanto, en este caso solo podríamos mejorar la velocidad de baja mediante el cambio del disco duro, comprando un SSD nuevo que nos permita aumentar el rendimiento general del PC.

También puede ser que el cuello de botella lo tenga la propia CPU, no el disco duro o SSD. Y, en ese caso, poco más podremos hacer.

Comprueba que no hay otros ordenadores usando Internet

Aunque puede resultar obvio, este es un problema que, a menudo, se pasa por alto. Cuando contratamos una conexión a Internet, la velocidad global es la velocidad total disponible para todos los ordenadores. Si tenemos otro PC conectado a la red que está usando mucho ancho de banda (por ejemplo, viendo YouTube, Netflix o bajando juegos de Steam), el resto de los ordenadores navegarán más lento.

Si vamos a bajar juegos de Steam, lo mejor es aprovechar cuando no haya otras personas conectadas al router. Así nos aseguraremos de que podemos usar el 100% de la conexión sin problemas.

Cierra los programas de descargas

¿Es posible que te hayas olvidado de cerrar ese programa de descargas torrent, o estés bajando un archivo de Internet desde Chrome? Estos dos hechos afectan, y mucho, a la velocidad de la conexión, y pueden ser el motivo por el que las descargas de Steam van lentas. Incluso si tenemos un programa, como uTorrent, abierto sin descargar nada, este estará compartiendo datos con los demás usuarios a través de la red P2P, y puede ser la razón por la que la conexión es tan lenta.

Siempre que vayamos a bajar un juego de Steam debemos cerrar todos los demás programas relacionados con Internet, ya sea el navegador, un cliente de descargas, e incluso las apps de series en streaming, como Netflix o Disney Plus.

Desactiva el antivirus y el firewall

Aunque no es muy común, algunas veces podemos encontrarnos con que el antivirus o el firewall interfieren con la velocidad de descarga de Steam. Este se debe, por un lado, a que el antivirus debe analizar todos y cada uno de los archivos que se bajan desde los servidores de Valve, lo cual genera un cuello de botella que aumenta cuanto más lento es nuestro PC. Y, por otro lado, el cortafuegos debe analizar todas y cada una de las conexiones que establece este programa, que no son pocas.

Por ello, si estamos experimentando una velocidad de descarga extremadamente lenta, podemos probar a desactivar estas dos medidas de seguridad de Windows y bajar los juegos. Eso sí, debemos tener en cuenta que, mientras todo está desactivado, seremos vulnerables ante virus y otras amenazas que puedan llegar a nuestro PC. Por tanto, debemos hacerlo siempre con cuidado, y volver a activar las medidas de seguridad tan pronto como terminen las descargas.

Esto se aplica tanto al antivirus y firewall de Windows, como al de cualquier otro programa de seguridad que tengamos instalado en el PC, ya sea una suite de pago o un antivirus gratis.

Desconecta la VPN y el proxy

Otra de las causas por las que nuestra conexión a Internet funciona lenta es porque estemos conectados a un punto intermedio, como es el caso de una VPN o de un servidor proxy. Estas conexiones son muy útiles, en muchos casos, para proteger nuestra privacidad, navegar más seguros, y evitar ciertas restricciones que podamos encontrarnos en la red. Pero si lo que estamos haciendo es buscar un juego, por ejemplo, desde Steam, entonces van a ser más un problema, o un incordio, que una ayuda.

Por tanto, si estamos usando una de estas conexiones, lo que debemos hacer es desconectarnos de ellas para que la conexión con los servidores de Steam sea lo más directa posible. De esta forma evitaremos encontrarnos con los problemas de caché, o cuellos de botella, que suele haber cuando navegamos y descargamos desde este tipo de redes.

Una vez acabada la descarga, si queremos volver a navegar seguros y de forma privada, podemos volver a conectarnos a ellas. Eso sí, en caso de que tengamos que bajar una actualización del juego nos encontraremos de nuevo con el mismo problema. Y la solución será idéntica al método que acabamos de ver: desconectarnos para bajar.

¡Sé el primero en comentar!