Si vas a probar Windows 11, esto es lo que debes saber

No podemos negar que Windows 11 está siendo uno de los lanzamientos más esperados del sistema operativo. Este SO llega con una serie de cambios estéticos muy esperados para los usuarios, como un nuevo explorador, esquinas redondeadas, un nuevo menú inicio minimalista y cambios en la barra de tareas. Y, aunque su lanzamiento está pensado para finales de año, los usuarios más aventureros ya pueden empezar a probar el nuevo SO. Aunque, eso sí, deben tener en cuenta una serie de factores.

Todos los usuarios que quieran probar ya mismo Windows 11 podrán hacerlo sin problemas. Sin embargo, no podemos apostarlo todo por él, ya que se trata de un sistema que aún está en desarrollo y, además, aún puede sufrir cambios antes de su lanzamiento final.

Si tenemos en mente ir dándole una oportunidad para hacernos a sus novedades o simplemente para comprobar si lo que ofrece es lo que aseguran los medios (como, por ejemplo, su sobresaliente rendimiento), es necesario tener en cuenta lo siguiente.

¿Cumples los requisitos de Windows 11?

Uno de los cambios que ha sufrido este sistema operativo son sus requisitos. Windows 10 tenía los mismos requisitos que podíamos encontrar en Windows 7, a pesar de ser sistemas operativos de generaciones totalmente diferentes. Y esto ha terminado pasando factura a Microsoft.

Con Windows 11, la cosa ya es diferente. El nuevo SO ahora tiene unos requisitos que, aunque son normales, son bastante superiores a los de su predecesor. Lo primero que necesitaremos será una CPU de 64 bits, ya que no habrá edición para 32 bits. Además, esta CPU debe ser relativamente nueva (no tener más de 5 años) para garantizar el correcto funcionamiento, y además ser Dual-Core. En cuanto a la RAM, nuestro PC debe contar con, al menos, 4 GB. Y de espacio en el disco duro debemos contar con 64 GB libres.

Requisitos Windows 10 vs Windows 11
Windows 10
CPURAMSSDSecure BootTPM
1 GHz (32 bits o 64 bits)1 GB en 32 bits
2 GB en 64 bits
16 GB en 32 bits
32 GB en 64 bits
NoNo
Windows 11
CPURAMSSDSecure BootTPM
1 GHz, nueva generación con 2 cores, de 64 bits4 GB64 GBSiSi; TPM 2.0

Además, el PC debe tener Secure Boot para poder instalar el sistema y cargarlo de forma segura, y la placa contar con el módulo TPM 2.0, uno de los requisitos más polémicos.

Asegúrate de tener espacio libre suficiente

Normalmente, si vamos a instalar Windows 11 de cero, formateando el disco o partición, no tendremos problemas. Pero si lo que vamos a hacer es actualizar manteniendo programas y configuraciones desde Windows 10, entonces el espacio libre es muy importante.

Debemos asegurarnos de tener espacio suficiente para que la descarga e instalación del sistema operativo se puedan completar sin problemas. Es decir, debemos tener, como mínimo, 32 GB de espacio. Además, debemos recordar que la actualización crea una copia del sistema actual para poder volver a él en caso de tener problemas. Esta copia puede ocupar entre 10 y 30 GB, y es espacio adicional que debemos tener en el PC.

Explorador Windows 11

Por lo tanto, si queremos no tener ningún problema de espacio, al menos nuestro disco duro o SSD debe contar con 64 GB de espacio libre.

¡No te duermas! Solo tendrás 10 días para volver a Windows 10

Lo más probable es que Windows 11 no te vaya del todo bien. Y, si lo hemos instalado en nuestro ordenador principal, seguro que buscamos la forma de volver atrás. Durante el proceso de actualización, Windows guarda una copia de nuestro sistema actual de manera que, si hay algún problema en el proceso de actualización, podamos volver atrás sin problemas. Pero solo por unos días.

Como ocurre con las nuevas versiones de Windows 10, la opción de volver atrás y desinstalar la última actualización solo está disponible durante 10 días. Si pasado ese tiempo seguimos usando Windows 11, ya no habrá forma de volver a Windows 10. Entonces, la única opción que nos queda es formatear e instalar de cero el sistema operativo.

Windows 11 aún está en beta

Debemos tener en cuenta que Windows 11 aún está en fase beta. Y en una beta muy temprana. Este nuevo sistema aún está incompleto (tiene características heredadas de Windows 10, e incluso hay entradas que no están traducidas al español), además de tener una gran cantidad de fallos, errores y problemas que pueden afectarnos en el día a día. Además, hay programas que aún no están preparados para instalarse en este nuevo SO, y tampoco hay drivers que nos garanticen el correcto funcionamiento del hardware.

Si queremos probar Windows 11 en nuestro PC principal podemos hacerlo, sin ningún problema. Aunque debemos tener en cuenta el límite de los 10 días para poder volver atrás y seguir usando Windows 10 hasta el lanzamiento de este nuevo SO.

Y, para probar Windows 11 a largo plazo, lo mejor es hacerlo en una máquina virtual VMware o VirtualBox.