¿Puede un parche hacer que mi PC deje de funcionar?
David Onieva

Al igual que sucede con el software que instalamos en nuestro PC, las actualizaciones que llegan al mismo son de extrema importancia. Esto es algo que igualmente se hace extensible a cualquier parche que el desarrollador de ese programa o sistema operativo nos haga llegar.

Sirva como claro ejemplo de todo ello el sistema Windows de Microsoft o la mayoría de los programas que instalamos en el mismo. Lo primero que debemos tener presente es que cualquier parche que un desarrollador de software nos manda, sirve para corregir fallos. Estos errores de los que os hablamos pueden ser de diversa naturaleza. Por ejemplo, un parche puede corregir un fallo en el funcionamiento del software, o un agujero de seguridad concreto.

De ahí precisamente su importancia en la instalación de estos elementos cuanto antes. Con todo y con ello esto se hace extensible a la mayoría de las ocasiones en las que un desarrollador envía estos parches. Pero tal y como nos ha dejado claro el paso del tiempo, la llegada instalación de un parche a nuestro equipo a veces se convierte más en un problema que una solución. De hecho, se han dado casos, aunque no es demasiado habitual, en los que estos elementos software hacen que un PC deje de funcionar repentinamente.

Cierto es que en la mayoría de las ocasiones los desarrolladores nos instan a instalar las actualizaciones y parches enviados lo antes posible. Como os comentamos esto es algo que será en determinadas circunstancias y que no es habitual, pero junto con ello puede suceder. Esto es precisamente de lo que nos disponemos a hablaros en las próximas líneas.

Windows Update Directx

Cuándo un parche perjudica a nuestro ordenador

Hay que tener en consideración que una de las características que definen a los parches de los que os hablamos, es que se lanzan para un objetivo concreto. Al contrario de lo que sucede con las actualizaciones, estos elementos software cubren las necesidades carencias de un determinado problema. Por tanto, se puede dar el caso de que nuestro software o sistema operativo no sea víctima de este, por lo que el fallo puede provocar que el PC deje de funcionar correctamente.

De igual modo por regla general un determinado parche se envía para algunas versiones del programa o sistema víctimas de ese error. Por tanto, antes de instalarlo, deberíamos asegurarnos de que estamos trabajando con alguna de las versiones afectadas. De lo contrario ese elemento a priori beneficioso, se puede convertir en un problema serio. Sirva como ejemplo que, si nos centramos en los parches, más habituales de lo que nos gustaría, que llegan a Windows, estos modifican elementos clave del sistema.

Con el fin de corregir los errores detectados de la manera más eficiente, el parche lleva a cabo ciertos cambios en la configuración interna del sistema. Aquí entran en juegos elementos de la importancia de Windows Defender, el editor del registro, y otras funciones y parámetros básicas para el sistema de Microsoft. Esto quiere decir que, si los mencionados cambios se llevan a cabo sin necesidad alguna de hacerlo, lo que en principio arregla un problema, acarrearía otro nuevo.

¡Sé el primero en comentar!