Los problemas al imprimir tras actualizar no cesan en Windows 10

Microsoft lleva tiempo padeciendo en Windows 10 importantes problemas a la hora de imprimir en los últimos meses. Si ya de por sí, las impresoras son uno de los periféricos que más problemas presentan a nuestro ordenador, lo cierto es que últimamente la cosa anda más que complicada. Pese al esfuerzo por parte de los de Redmond en publicar parches para corregir estos problemas lo cierto es que no solo no lo están consiguiendo, sino que en otros casos empeora la situación.

Hace apenas un mes que con el parche de seguridad KB5003637 volvía a provocar a los usuarios problemas a la hora de imprimir tras actualizar Windows. Lejos de solucionarse, los problemas han vuelto con las actualizaciones de este mismo mes de julio con su nueva actualización. Esto ha provocado que Microsoft ha tenido que emitir un nuevo comunicado al respecto para poner en conocimiento de los usuarios afectados la existencia de dicho problema.

Nuevos problemas al imprimir con el parche KB5004237

Microsoft ha emitido una nueva advertencia indicando que las actualizaciones de seguridad lanzadas este mismo mes de julio por la compañía puede provocar, nuevamente, problemas de impresión y escaneo. Además, en esta ocasión le problema no solo afecta a Windows 10, sino que también a aquellos usuarios con Windows 7, Windows 8 y Windows Server.

Problemas imprimir en Windows 10 con parche KB5004237

Según el documento de soporte publicado por Microsoft sobre el problema, se detalle que después de realizar las actualizaciones publicadas el pasado 13 de julio correspondiente con el parche KB5004237, es posible que nos encontremos con problemas para imprimir en determinadas impresoras. Dentro de estos dispositivos se ven afectados varios tipos de marcas y modelos, especialmente aquellas impresoras que se conecta a través del USB.

Por lo general, los modelos afectados son principalmente aquellos dispositivos que usan tarjetas inteligentes, por lo que estos casos difícilmente afectarán a usuarios domésticos. Es por ello que, dependerá de los fabricantes asegurarse de que su hardware sea compatible, más que de Microsoft para tapar agujeros que estos pueden llegar a crear. Por lo tanto, dado que no es un problema que deba afectar a la mayor parte de usuarios domésticos se recomienda siempre mantenernos al día con las actualizaciones. En el caso de no actualizar nuestro PC, podemos poner en riesgo nuestro sistema, algo que no nos podemos permitir.

La solución en manos de los fabricantes

Con respecto a la ayuda y asesoramiento para afrontar el problema, por el momento, Microsoft tiene muy poco que ofrecer. Los de Redmond sugieren que nos aseguremos de tener instalados los controladores y firmware más reciente, pero sólo se atreven a sugerir que contactemos con el fabricante en caso de que los problemas persistan.

Por el momento, Microsoft solo confirma que se encuentra trabajando en una mitigación temporal y que proporcionará detalles al respecto llegado el momento. Sin embargo, en este caso parece que la solución no pasa por un parche propiamente. Por el momento, esta reducción de la vulnerabilidad en la que se encuentran trabajando debería permitir la impresión y el escaneo en los dispositivos afectados. Con ello, los propios fabricantes de dispositivos serían los encargados de lanzar un nuevo firmware y controladores compatibles con nuestros dispositivos.

Fuente > Microsoft

¡Sé el primero en comentar!