Tu PC nuevo con Windows 10 viene con dos antivirus: ¿cuál elegir?

Tu PC nuevo con Windows 10 viene con dos antivirus: ¿cuál elegir?

David Onieva

A la hora de comprar un nuevo ordenador, son muchos los componentes hardware a los que debemos prestar una especial atención. Aquí nos referimos al procesador, la memoria RAM, las unidades de disco, la gráfica, etc. Pero en lo que se refiere al software, normalmente lo único que sabemos, o esperamos, es que incluya Windows 10, en la mayoría de los casos.

Sin embargo algo que debemos tener muy en cuenta, es que el software es, al igual que los componentes que forman parte del PC, elementos de extrema importancia. Cierto es que el propio Windows 10 trae consigo una serie de aplicaciones UWP preinstaladas que no son del gusto de la mayoría. Pero la firma con sede en Redmond las incluye para que podamos empezar a trabajar desde el primer minuto, sin instalaciones adicionales. Esto para muchos es un espacio ocupado de forma innecesaria, para otros es un alivio.

Qué hacer con el antivirus de terceros que viene preinstalado en Windows 10

Ahora bien, esto no es de lo que os queremos hablar en estas líneas, sino del apartado de los antivirus. Y es que en muchas ocasiones nos podemos encontrar con que junto al mismo Windows 10 y sus aplicaciones UWP, el proveedor del PC también pone a nuestra disposición un antivirus de terceros. Estos, por regla general, suelen ser de desarrolladores de la talla de Norton, McAfee, etc.

Quizá algunos usuarios, así en un principio, piensen que esto es una buena noticia, ya que compran un ordenador con un potente antivirus ya instalado. Pero analicemos con detenimiento esta situación. Lo primero que debemos tener en cuenta es que el propio Windows 10 es un sistema que ya cuenta con su propio antivirus, es decir, que forma parte del sistema operativo. En concreto os hablamos de Windows Defender, la solución de seguridad de Microsoft que no para de crecer y mejorar.

Windows defender

Cierto es que para muchos este es un antivirus que no tiene, al menos de momento, la popularidad ni solera de las propuestas que podemos encontrar preinstaladas. Pero con todo y con ello, en los tiempos que corren, Windows Defender poco o nada tiene que envidiar a estas.

Windows Defender vs otro antivirus, qué elegir

Con todo y con ello, cada uno es libre de elegir el software que prefiera, tanto antivirus como perteneciente a cualquier otro sector. El problema estriba en que la cosa no acaba aquí. Hay que tener en cuenta que por regla general, ese antivirus de terceros que nos encontramos, no es gratuito. Probablemente en un principio lo sea, durante un mes, dos, o seis, pero más tarde o más temprano, la licencia que nos proporciona el distribuidor del equipo, caducará.

Sin embargo de manera paralela debemos saber que Windows Defender sí que es gratuito, para siempre, ya que su precio se incluye en el de la licencia del sistema que ya pagamos. Por tanto y una vez sabemos todo esto, la lógica nos dejará entrever que lo más recomendable es seguir usando Windows Defender en lugar del antivirus incluido que nos encontremos.

Ahora bien, como decimos cada uno es libre de elegir lo que prefiera, también puede probar la segunda opción durante el tiempo de prueba estipulado. A partir de ahí, una vez se vencido ese tiempo, eliminarlo y seguir con Defender, o empezar a pagar por una solución de seguridad similar.