Google Photos, iCloud, Amazon… uses el que uses, haz esto para no perder tus fotos

Google Photos, iCloud, Amazon… uses el que uses, haz esto para no perder tus fotos

Rubén Velasco

Cada vez somos más los que guardamos nuestras fotos en la nube. Gracias a ello conseguimos tener una copia de seguridad de las mismas en un servidor externo, acceder a ellas desde cualquier dispositivo y cualquier lugar y, además, liberar espacio en la memoria de nuestro móvil. Por error, pensamos que allí nuestras fotos están seguras y se guardarán para siempre. Pero, en realidad, no es así.

Esta misma semana veíamos un claro ejemplo de los problemas que puede tener la nube. Sin ir más lejos, una de las plataformas más usadas y conocidas, Google Photos, se veía afectada por un error grave que corrompía las fotos de los usuarios por razones que, a día de hoy, aún no se han revelado. No se sabe muy bien qué lo ha pasado, pero muchos de los usuarios que confiaron en esta plataforma para guardar sus recuerdos más importantes se han quedado sin ellos.

Foto Google Photos corrupta

Esto ha pasado en Google Photos, pero puede pasar igual si usamos iCloud, Amazon, OneDrive, o cualquier otra nube que nos permita guardar nuestras fotos. Y es que, aunque no tiene por qué, la informática es muy aleatoria, y en cualquier momento puede aparecer un fallo que nos haga perder nuestras fotos o nuestros datos.

Por ello, si hacemos uso de este tipo de servicios, y queremos asegurarnos de que no perdemos nuestros datos bajo ningún concepto, esto es lo que debemos hacer sí o sí.

Crear una copia de seguridad de las fotos en otra nube

La única forma de protegernos de todos estos problemas es hacer una copia de seguridad de las fotos y guardarla en cualquier otro lugar. Por suerte, gracias a la ley de protección de datos, las compañías nos tienen que ofrecer, obligatoriamente, una forma de descargar todos nuestros datos personales, incluidas las fotos. Y es esta la función de la que nos vamos a aprovechar.

Google Photos

Google nos ofrece una herramienta llamada Takeout desde la que vamos a poder bajar toda nuestra información personal para tenerla nosotros y poder guardarla donde queramos. A diferencia de otras nubes, Google nos permite elegir qué datos son los que queremos bajar, por lo que podremos seleccionar solo las fotos y tenerlas así dentro de un ZIP muy cómodo.

Descargar fotos con Google Takeout.

iCloud

De forma similar a Google, Apple también cuenta con un apartado de privacidad desde el que podemos bajarnos toda nuestra información personal. Al igual que su rival, nos permite elegir los datos que queremos, o no queremos, bajar de la nube para poder tenerlos todos en el PC en forma de archivo comprimido. Por supuesto, seleccionaremos las fotos, y las guardaremos en otro lugar de forma segura.

Acceder al apartado de privacidad de iCloud.

Amazon

Si somos de los que hemos aprovechado el almacenamiento ilimitado de fotos en Amazon Drive, también vamos a poder descargar nuestros datos para guardarlos fácilmente en otro lugar. Para ello tendremos que acceder a la siguiente solicitud e indicarle que queremos bajar una copia de los datos guardados en Amazon Drive, el disco en la nube de la compañía.

Acceder a la solicitud de datos de Amazon.

Subir las fotos a otra nube

Ahora que ya tenemos nuestros datos, solo nos queda hacer la copia de seguridad de los mismos. Lo ideal es hacer uso del método 3-2-1, o lo que es lo mismo, tener 3 copias de seguridad, 2 de ellas en medios diferentes, y una de ellas siempre guardada en un lugar físico diferente. Por ejemplo, tener una copia (la principal) en Google Photos (o equivalente), la copia principal comprimida en OneDrive, y la otra copia en un disco duro externo en nuestra casa.

No hace falta subirlas para acceder a ellas como si se tratase de una nueva fototeca. Simplemente podemos subir directamente el archivo descargado, donde están todas nuestras fotos, y guardarlo en la nube comprimido a modo de copia de seguridad. Además de ocupar menos espacio tendremos menos problemas.

Y, como truco final, debemos poner al final del nombre del archivo la fecha en la que lo hemos generado. Y, de vez en cuando, hacer una nueva copia de seguridad de las fotos, de la misma manera, sustituyendo a la copia anterior.

¡Sé el primero en comentar!