Carga juegos más rápido que nunca en Windows con DirecStorage

Para todos los usuarios amantes de los videojuegos de PC, Microsoft ha desarrollado una nueva tecnología denominada DirectStorage, la cual les permitirá aprovechar al máximo el rendimiento y tiempo de carga al jugar tanto en ordenadores con Windows 10 como Windows 11. Originalmente lanzada para las consolas de nueva generación, esta tecnología también es compatible con los sistemas operativos más actuales de Microsoft para ordenador.

Siempre y cuando nuestro sistema sea lo suficientemente potente, podremos aprovechar Microsoft DirecStorage para poder acelerar nuestros juegos. Además, esta tecnología ofrece un rendimiento gráfico superior y tiempos de carga más rápidos para los juegos actuales y de próxima generación. Seguramente esto nos suena con certeza interesante y estamos deseosos de conocer más sobre ella y qué debemos de tener en cuenta para poder optar a utilizarla.

Es por ello que hoy vamos a hablar sobre DirectStorage. Vamos a comprobar qué es, cómo es su funcionamiento y cuáles son los requisitos necesarios para poder aprovecharla al máximo y disponer con ello de una tecnología que hará que seamos capaces de disfrutar mucho más de nuestros videojuegos favoritos.

Qué es DirectStorage

Dentro de las diferentes tecnologías, existe una en particular como DirectStorage. Se trata de una función de DirectX 12 que se encuentra dentro de las consolas de la serie Xbox y que también ha llegado a Windows 10 y Windows 11. Ésta se encarga de acelerar el rendimiento de las unidades SSD, utilizando para ello la enorme capacidad y potencia de procesamiento paralelo con las que cuentan las GPU actuales. En el momento que esta tecnología se encuentra activa, las pantallas de carga de los videojuegos prácticamente son inexistentes.

De esta forma, siempre y cuando nuestro sistema sea lo suficientemente potente y tengamos juegos compatibles, podremos aprovecharnos de esta tecnología para poder acelerarlos al máximo, ofreciendo un rendimiento gráfico superior y tiempos de cargas más rápidos.

Cómo funciona

Esta API de almacenamiento de bajo nivel desarrollada por Microsoft se activa mientras estamos usando un juego. Para ello, se encarga de cargar píxeles, texturas, audio, mapas y modelos de personajes desde una unidad local. Posteriormente, el juego obtiene los datos del disco duro mediante la API, que a su vez mueve los datos del juego desde el disco duro a la memoria RAM del sistema, y desde ahí, pasa a la GPU para su renderizado.

De esta manera, la gráfica puede acceder casi de manera directa a los archivos del juego, guardados en el SSD, renderizar mucho más rápido las imágenes de los juegos y cargar el contenido. Y esto se traduce en un menor tiempo de carga y en menos defectos gráficos para los juegos.

Microsoft DirecStorage

Además, DirectStorage es capaz de aprovechar la mayor velocidad y el ancho de banda que ofrecen las unidades SSD NVMe, que pueden ser de GB/s. Como resultado obtenemos tiempos de carga casi instantáneos, una mayor velocidad de fotogramas y una mejora generalizada en la complejidad del juego. Su principal obstáculo es que, por el momento la compatibilidad de juegos capaces de aprovechar esta tecnología es muy baja. Por lo que habrá que esperar que los desarrolladores sean capaces de implementarla en juegos compatibles con Windows 11 a lo largo de los próximos años.

¿Es necesario activarla?

Como hemos comentado anteriormente, DirectSorage es una API, la cual debe ser implementada por los desarrolladores del juego para que podamos hacer uso de ella. Por lo tanto, no hay nada por nuestra parte que debamos hacer, ni instalar ni activar nada. En el caso de usemos un juego compatible con esta tecnología y nuestro ordenador cumpla con los requisitos para su uso, se habilitará de forma predeterminada.

Lo que sí debemos de tener en cuenta es la configuración del sistema que debemos de tener para poder aprovecharnos de ella:

  • SSD NVMe con una interfaz PCIe 3.0 mínima, pero mejor que PCIe 4.0 para experimentar el máximo rendimiento. El volumen de NVMe debe tener un mínimo de 1 TB.
  • Tarjeta gráfica compatible con las especificaciones DirectX 12 Ultimate. Algunos ejemplos serían la serie RTX 2000 y RTX 3000 de Nvidia, y la línea RDNA 2 de AMD.
  • DirectStorage sólo será compatible con Windows 10 (versión 1909 y superior), así como Windows 11.

Especificaciones de Windows

Sí queremos saber a ciencia cierta si nuestra tarjeta gráfica es compatible con DirectX 12 podemos comprobarlo desde el propio sistema operativo. Para ello pulsamos el atajo de teclado Windows + R, lo cual lanzará el comando ejecutar. Aquí escribimos dxdiag y pulsamos Enter o el botón de Aceptar.

Compatibilidad con DirectX12

Esto hará que aparezca la ventana de Herramienta de diagnóstico de DirectX. Aquí, dentro de la pestaña de Sistema encontramos toda la información relacionada con este. En la parte inferior podemos comprobar la versión de DirectX soportada. En caso de que veamos DirectX 12 o una versión posterior, podemos tener la seguridad de que nuestra tarjeta gráfica cumple con este requisito para poder usar DirectSorage.

Dado el caso de que tengamos un hardware completo que cumplan con las especificaciones mínimas del sistema, podremos disfrutar de los beneficios de esta nueva tecnología en los juegos. Eso sí, siempre y cuando el desarrollador use la API para sus juegos, algo que poco a poco debe convertirse en una tónica habitual.

Cómo aprovechar al máximo la API de DirectStorage

Ya hemos comentado que DirectStorage va a estar disponible en Windows 10. Si bien debemos tener en cuenta que la propia Microsoft ya ha dejado claro que donde mejor va a funcionar va a ser en Windows 11. Esto se debe a que este sistema operativo se encuentra mucho mejor preparado para sacar el máximo partido a esta tecnología. Por lo tanto, si aún no hemos actualizado el sistema operativo, debemos tener claro que, si realmente queremos notar una mejora en los juegos, no nos quedará más remedio que pasar por el aro.

Igualmente es muy recomendable que nuestro SSD NVMEe sea del tipo PICe 4.0. Esto es necesario pues hay un salto importante en cuanto a la velocidad de lectura, lo cual posibilitará que exista una comunicación mucho más rápida entre la RAM y GPU. Todo esto termina repercutiendo en mejorar de forma notable tanto el rendimiento con la velocidad de carga de los juegos compatibles.

¡Sé el primero en comentar!