Así puedes instalar Safari en Windows 10, aunque no debes

Aunque seguro que todos tenemos nuestro navegador favorito (Google Chrome, Firefox, Edge, Opera…), en la red podemos encontrar una gran cantidad de alternativas diferentes. Aunque muchos de ellos son simples copias de los anteriores con un par de cambios, los más importantes son los que desarrollan y mantienen las grandes compañías. Y uno de los navegadores menos conocidos, especialmente por los usuarios de Windows, es Safari, el navegador de Apple.

Igual que Microsoft tiene Edge, Google tiene Chrome y Mozilla tiene Firefox, Apple se encarga del desarrollo y mantenimiento de su navegador Safari. Este es el navegador usado por defecto en todos los Mac con sistema operativo macOS, así como en los iPhone con iOS y los iPad con iPadOS.

Normalmente las aplicaciones de Apple no suelen salir del ecosistema, siendo «exclusivas» para sus usuarios. Sin embargo, con este navegador la cosa es diferente. Apple permite a los usuarios de Windows hacer uso de su navegador, aunque puede que no sea del todo recomendable hacerlo.

Historia de WebKit

WebKit es el motor web que utiliza el navegador de Apple, Safari, además de otros muchos. Es cierto que este motor no está en sus mejores momentos, pero sigue siendo uno de los más importantes, usado por una buena variedad de navegadores web, tanto privativos como abiertos.

Este motor comenzó su desarrollo en 1998 como parte de un proyecto de KDE, aunque no fue hasta 2002, cuando Apple hizo un fork del proyecto, cuando se le empezó a denominar como «WebKit». Este motor fue adaptado rápidamente al navegador de Apple mediante el uso de bibliotecas propias de macOS como WebCore y JavaScriptCore. Pero, aunque generalmente está asociado con Apple y Safari, en realidad ha habido muchos navegadores que han pasado por él.

Google Chrome y Chromium, sin ir más lejos, son dos navegadores que han estado usando este motor hasta que migraron ambos proyectos al motor actual, Blink. Con Opera ocurrió lo mismo, ya que ha sido el motor por defecto desde la versión 15 hasta que dio el salto a Blink.

Algunos navegadores, además del de Apple, que lo siguen utilizando son:

  • Konqueror (navegador de KDE).
  • El navegador de PlayStation 3, 4 y 5 (a raíz de él y sus vulnerabilidades se han conseguido piratear las 3 consolas).
  • SRWare Iron (versiones muy antiguas).
  • Maxthon (antes de la versión 6).

Cada vez quedan menos navegadores usando WebKit. Y, si esto sigue así, al final Apple terminará pasando por el aro y cambiando el motor de sus plataformas por, por ejemplo, Blink. Si no, tiempo al tiempo.

Ventajas e inconvenientes de Safari

El navegador Safari es uno de los mejores que podemos usar dentro del ecosistema de Apple. Especialmente en macOS. Este navegador web se caracteriza por ser un navegador muy completo, rápido de usar y, sobre todo, seguro y privado. Cuenta con una gran compatibilidad con todo tipo de páginas web y además permite desplazarnos hasta por las webs más grandes y pesadas con total fluidez.

El navegador de Apple se sincroniza a través de iCloud con todos los dispositivos que tengamos en nuestro poder. Esto nos permite tener todas las pestañas, contraseñas, marcadores, favoritos y todo siempre a nuestra mano. Incluso nos permite enviar webs directamente de un dispositivo a otro a través de la sincronización. Safari utiliza un motor Webkit, un motor de código abierto mucho más ligero y rápido que, por ejemplo, Blink, el motor de Chrome.

Sin embargo, Apple siempre anda haciendo de las suyas. Y es que, aunque parecía un navegador multiplataforma, desde Safari 5 este navegador es exclusivo de los sistemas operativos de Apple: macOS y iOS. Nada de Windows, Linux ni, por supuesto, Android.

La versión que existe actualmente de Safari para Windows es la 5.1.7 y se encuentra totalmente obsoleta. La compañía de Cupertino suspendió el desarrollo de Safari para Windows hace varios años y, por lo tanto, la versión actual está anticuada, le faltan muchas funciones, no está actualizada con los parches de seguridad y es probable que también tenga otros problemas.

En consecuencia, no es recomendable para la mayoría de los usuarios descargar e instalar Safari en Windows, ya que ni si quiera se encuentra disponible en su propia página web y hay que echar mano de webs externas donde se encuentre almacenada su última versión.

Además, no se lleva muy bien con las últimas tecnologías web, pudiendo ver problemas al ejecutar cierto código JavaScript y procesar determinado contenido CSS. Tampoco es compatible con los formatos de audio y vídeo más modernos, como .VP9 y .ogg, lo que supone un problema para reproducir contenido en streaming.

Cómo instalarlo en Windows

Instalar Safari en Windows 10 (o en Windows 11, 7 o 8.1) no tiene ningún misterio. Aunque Apple ha ocultado la sección de descarga de su navegador (por motivos que veremos más adelante), aún es posible descargar la última versión del navegador publicada para Windows desde el siguiente enlace.

Una vez descargado el siguiente instalador, lo ejecutamos en nuestro ordenador, como cualquier otro programa, y seguimos las instrucciones que nos aparecen en el asistente.

Asistente instalación Safari

Después de aceptar el acuerdo de software para continuar con la instalación, hacemos clic en Siguiente.

En la siguiente pantalla debemos de seleccionar las opciones de instalación entre:

  • Instalar accesos directos de Safari en el escritorio.
  • Hacer de Safari el navegador por omisión de todos los usuarios.
  • Instalar Bonjour para Windows: permite a Safari detectar los dispositivos compartidos de nuestra red local y ponerlos a su disposición.
  • Actualizar Safari automáticamente: como se encuentra obsoleto, esta función no se volverá a llevar a cabo.

Opciones de instalación de Safari

Posteriormente seleccionamos la carpeta de destino en la que se instalará los archivos del navegador. De forma predefinida se instala en la carpeta Archivos de programas (x86) si bien podemos cambiarla.

Tras esto pulsamos en el botón de Instalar y esperamos a que se complete todo el proceso.

Cuando finalice la instalación de Safari ya podemos empezar a usar este navegador en nuestro ordenador. Sin embargo, desde que lo ejecutamos por primera vez empezaremos a darnos cuenta de los problemas.

¿Problemas al instalar? Prueba el modo compatibilidad

Como ya hemos explicado anteriormente, la versión de Safari para Windows está muy desactualizada. Y esto no solo se traduce en problemas de seguridad y a la hora de visitar ciertas páginas web modernas, sino también a la hora de instalar y ejecutar el programa en las últimas versiones de Windows.

Si nos encontramos con este problema, lo que debemos hacer es probar el modo compatibilidad de Windows. Para ello, antes de ejecutar el instalador que hemos bajado de la web de Apple, lo que haremos será hacer clic con el botón derecho sobre él para abrir el panel de «Propiedades». Dentro de él nos iremos al apartado «Compatibilidad», y elegiremos una versión anterior de Windows. Por ejemplo, no suele dar problemas con Windows 7.

Safari Modo Compatibilidad W7

Del mismo modo, si la descarga e instalación se realiza sin problemas, pero no podemos ejecutar el navegador en nuestro PC, lo que debemos hacer es lo mismo, pero con el ejecutable de Safari. Es decir, una vez instalado el navegador, haremos clic derecho sobre su icono para abrir el panel de propiedades y, dentro de él, seleccionaremos la pestaña «Compatibilidad» para marcarle que queremos que se ejecute como si fuera Windows 7.

Los problemas de usar el navegador de Apple

Es cierto que Safari no tiene nada que hacer frente a la cuota de mercado de Google Chrome. Incluso en los sistemas operativos de la compañía los usuarios instalan Chrome y Firefox para navegar con ellos. Por comodidad o costumbre, principalmente. El primer problema al que nos vamos a enfrentar si instalamos Safari en nuestro PC es que vamos a tener problemas de visualización con un gran número de páginas web, ya que, al llevar tantos años sin actualizarse, no es compatible con las tecnologías web que se utilizan en la actualidad.

Además, el protocolo TLS (utilizado para las conexiones seguras a servidores https) utiliza la versión 1.2, mientras que en la actualidad ya nos encontramos en la versión 1.3. De esta forma, si tratamos de conectarnos a una web segura que utilice TLS 1.3 nunca vamos a poder acceder desde Safari. Si tenemos en cuenta que TLS 1.3 está disponible desde 2018, es más que probable que cualquier web segura que se precia se haya actualizado y haya dejado de ofrecer soporte a la versión que utiliza Safari.

Además, tampoco vamos a poder disfrutar de las plataformas de vídeo en streaming como Netflix o YouTube, plataformas que utilizan el códec .VP9 que permite comprimir aún más el vídeo sin perder calidad. Vamos, que, lo miremos por donde lo miremos, hoy en día, no existe ningún motivo de peso que nos invite a utilizar Safari tanto en Windows 10 como en Windows 11, un navegador que, por cierto, tenía un rendimiento bastante peor al de otros navegadores de la época.

¿Qué ha pasado con Safari para Windows?

Sin embargo, Safari era una buena alternativa para los que querían un navegador innovador, ligero y rápido. Por desgracia, Apple abandonó el desarrollo de la versión para Windows de este navegador y, desde hace muchos años (desde 2012) este navegador no se actualiza.

La interfaz de Safari para Windows deja mucho que desear. Es una interfaz similar a la de las versiones más antiguas de Internet Explorer. Además, debido a que su motor no se actualiza desde hace años, muchas webs funcionan mal, o simplemente no funcionan.

SoftZone en Safari Windows

Además, debemos tener en cuenta que un navegador sin actualizar está plagado de vulnerabilidades. Debemos extremar la precaución al utilizar este navegador para Windows, ya que en los últimos años Apple ha corregido varios fallos graves en Safari para macOS y iOS, fallos que en la versión de Windows siguen presentes.

¿Puedo instalar la última versión de Safari?

Salvo que tengas macOS, iOS o iPadOS, no es posible instalar y utilizar la última versión de Safari en el navegador. Apple abandonó su desarrollo hace ya tiempo y, aunque aún es posible descargar los instaladores, esta versión está completamente obsoleta.

Para poder probar la última versión se Safari en Windows 10 o Windows 11, la única posibilidad es instalar macOS en una máquina virtual, u optar por una configuración hackintosh que nos permita tener el sistema operativo de Apple funcionando de forma nativa en un PC convencional. Sin embargo, realmente no merece la pena ya que la versión más actualizada de Safari no ofrece ninguna funcionalidad que no podemos encontrar en cualquier otro navegador como Chrome, Edge o Firefox.

¿Puedo sincronizar los datos con otro navegador?

Como es habitual dentro del mercado de Apple, su navegador web, Safari, como no podía ser de otra forma, hace uso de los propios servicios de la compañía para sincronizar sus datos con la nube. Es decir, para poder tener nuestras contraseñas, marcadores y demás datos sincronizados con la nube tendremos que hacer uso de la nube de iCloud.

En macOS, iOS y iPadOS, esto funciona a la perfección. El navegador utiliza perfectamente la nube de la compañía para que sus datos estén siempre sincronizados con todos los dispositivos. Sin embargo, en Windows esto no es posible. Para Apple, llevar este navegador a los usuarios de Windows ha sido un error, y por ello lo ha dejado abandonado a su suerte. Por ello, no es posible hacer uso de los servicios de sincronización en la nube de la compañía para sincronizar nuestros datos ni con la nube ni con otros ordenadores. Ni siquiera entre un Safari de Windows y otro de macOS. Todos los datos que guardemos en Safari para Windows se guardan en el propio PC, y, si no hacemos copia a mano, los perderemos para siempre.

Además, este navegador web tampoco es compatible con extensiones en Windows, por lo tanto, tampoco podemos echar mano de desarrolladores externos, ni de nuestras habilidades de programación, para suplir esta carencia.

En pocas palabras: no, no es posible. Un hándicap más para este navegador.

Establecer Safari como navegador predeterminado

Llegados a este punto, ya que hemos instalado el navegador de la propia firma de la manzana mordida en nuestro PC con Windows, quizá lo vayamos a usar a menudo. Lo que os queremos decir con todo esto es que se puede dar el caso de que a partir de ese momento queramos usarlo como programa habitual a la hora de movernos por Internet. En ese supuesto, lo mejor que podemos hacer es establecerlo como predeterminado en el sistema. Así, las llamadas externas compatibles, se abrirán de manera directa en Safari en lugar de en el navegador que usábamos hasta ahora.

Pues bien, para conseguir esto que os comentamos, lo primero que haremos será acceder a la aplicación de Configuración del propio sistema. Esto es algo que logramos a través de la combinación de teclas Win + I, para después situarnos en la opción de Aplicaciones.

Aplicaciones configuración

Aquí, en el panel izquierdo, nos encontramos con una entrada llamada Aplicaciones predeterminadas, que es la que pinchamos. Por tanto, para terminar, no tenemos más que localizar el apartado de Navegador Web, donde pinchamos en el icono actual para después elegir Safari, con lo que se convertirá en el predeterminado.

Alternativas seguras para navegar por Internet

Por los motivos que hemos explicado, no es recomendable, bajo ningún concepto, usar el navegador de Apple fuera del ecosistema de los Mac. Si venimos de macOS, y estamos buscando un buen navegador que nos sirva para Windows, entonces debemos plantearnos una de las siguientes opciones.

Microsoft Edge

Windows 10 y Windows 11 cuentan con su propio navegador, Edge. Este navegador utiliza un motor Chromium, por lo que tendremos la misma compatibilidad y las mismas prestaciones que con cualquier otro navegador basado en Chromium, como por ejemplo poder usar las extensiones de la tienda de Chrome. Edge es un navegador repleto de funciones y características, muy sencillo de usar y no depende de Google.

Con este navegador vamos a poder agrupar y contraer las pestañas para organizar el contenido o añadirlas a una colección que seleccionar más tarde. También cuenta con un lector inmersivo que nos ayudará mantener la concentración mientras leemos eliminando en artículos y sitios web el contenido innecesario y las distracciones.

Google Chrome

Más allá de Edge tenemos a Google Chrome. Este es el navegador más usado que podemos encontrar en toda la red. Desarrollado y mantenido por Google, es un navegador seguro, compatible y totalmente funcional. Es, sin duda, una de las opciones por defecto para aquellos usuarios que tengan dudas, y a raíz de él podemos ir hacia un lado o hacia otro.

Este navegador ha sido diseñado para soportar las aplicaciones web más complejas de la actualidad, y es totalmente compatible con los más modernos lenguajes de programación web. Nos permite navegar con facilidad a través del uso de pestañas, sin que un fallo de una pueda generar incidencia o modificación en el resto. Es multiplataforma y cuenta con constante actualizaciones para conseguir ser el navegador más rápido, estable y funcional.

Mozilla Firefox

En el extremo opuesto a Chrome tenemos a Firefox. El navegador de Mozilla destaca, sobre todo, por ser un navegador totalmente gratuito y de código abierto. Un navegador creado pensando en la comunidad, primando la seguridad y la privacidad sobre todo lo demás. Si no queremos pasar por el aro de Microsoft ni por el de Google, este es el navegador que debemos escoger para sustituir a Safari.

El navegador cuenta con bloqueadores de seguimiento, para evitar que los rastreadores en línea puedan recopilar datos que ayuden a terceros mejorar sus servicios, bloquea scripts dañinos, cookies, contenido de seguimiento y mineros criptográficos. También cuenta con un Administrador de tareas para controlar cada pestaña. Además, cuenta con su propia tienda de extensiones para aumentar sus funcionalidades.

Otras opciones menos populares

También existen otros navegadores a los que podemos dar una oportunidad en Windows. Opera, por ejemplo, fue uno de los navegadores más usados hace años y, a pesar de haber caído en el olvido, aún tiene un importante número de seguidores. Vivaldi es otra alternativa, basada en Chromium, creada por los responsables originales de Opera. Un navegador muy completo, uno de los más innovadores y una solución segura si estás buscando algo nuevo y diferente a los demás. Y, si lo que nos preocupa es nuestra privacidad por encima de todo, entonces podemos dar una oportunidad a Brave.

¡Sé el primero en comentar!