No hago copias de seguridad: ¿por qué los usuarios arriesgan sus datos?

Los datos que almacenamos en nuestros diferentes dispositivos se han convertido en elementos clave en el día a día de muchos. Ya hablemos de nuestro ordenador de sobremesa o del dispositivo móvil, los archivos que almacenamos en las unidades en muchos casos son extremadamente sensibles e importantes.

Eso no quiere decir que el 100% de todo lo que almacenamos en las unidades de disco de nuestros equipos sea imprescindible. Pero gracias a la era de internet en la que nos encontramos, cada vez manejamos desde aquí una mayor cantidad de información personal y delicada. De ahí precisamente todas las precauciones que tomamos relativas a la seguridad y la privacidad en nuestros equipos.

Ya os hemos hablado en multitud de ocasiones de la necesidad o casi obligatoriedad de disponer de un antivirus. Este hace las veces de filtro y método de protección para que elementos no deseados no puedan acceder a estos datos. Pero con todo y con ello tenemos la posibilidad de echar mano de otras funciones integradas que nos permiten protegernos en este sentido. Un claro ejemplo de todo ello lo encontramos en las populares copias de seguridad de las que tantas veces hemos oído hablar.

Seguramente ya sabréis que estas nos permiten almacenar todo aquello que consideremos importante, de manera segura, en otra ubicación de disco. Así podremos recuperar esta copia en el caso de que suceda algún tipo de desastre en nuestro PC o sistema operativo. Sin embargo, el tiempo ha demostrado que las copias de seguridad no son uno de los elementos favoritos de la mayoría de los usuarios. De hecho, un buen porcentaje de estos prefieren prescindir de estos backup por diversas razones.

Redo Rescue usuarios

Los usuarios prefieren no hacer copias de seguridad

A pesar de todas las ventajas que este tipo de movimientos nos pueden aportar, la mayoría prefiere prescindir de las copias de seguridad. Todo ello a pesar de las innumerables soluciones software disponibles, donde podemos incluir la función de copia de seguridad que integra Windows. Quizá una de las principales razones por las que prescindimos de estos backup, es por la cantidad de tiempo que llevan. Esto es algo que se hace especialmente patente la primera vez que realizamos esta copia.

Además, el proceso como tal si se lleva a cabo mientras trabajamos con el ordenador, acepta negativamente al funcionamiento de este. Esto se debe a que aquí se trabaja en la mayoría de los casos con una buena cantidad de archivos y carpetas, lo que puede bloquear el uso de las unidades o de ciertos programas. Al margen de esto que os comentamos, también debemos añadir el hecho de que estas copias de seguridad en ocasiones ocupan grandes cantidades de espacio.

Por ejemplo, si hacemos una copia de seguridad completa de la unidad principal del PC, el espacio necesario para todo ello puede ser de muchos gigas. Además, no podemos olvidar que estas copias debemos hacerlas en unidades externas, y no todos están dispuestos a sacrificar un disco duro USB para una copia de seguridad, por ejemplo. Para terminar, os diremos que las catástrofes que nos impiden acceder a nuestros datos no son tan habituales como podríamos pensar. Por tanto, la importancia que le damos a la copia de seguridad de la que os hablamos no es mucha. No al menos hasta que nos vemos en la necesidad imperiosa de utilizarla, que es cuando realmente los usuarios la echamos en falta.

¡Sé el primero en comentar!