¿Tienes problemas con la IP de Windows? Así puedes arreglarlo

Si somos usuarios de un ordenador con Windows 10 o Windows 11 en alguna ocasión nos hemos podido encontrar con el mensaje «Error conflicto de IP en Windows» cuando usamos una red WiFi para conectarnos a Internet. Aunque los conflictos de red no son difíciles de solucionar sí que pueden causarnos algún dolor de cabeza, especialmente si somos noveles, por lo que vamos a comprobar por qué suceden y cómo podemos solucionarlos.

Cuándo ocurre y cómo se produce un conflicto de IP

Cada ordenador está conectado a una sola dirección IP, la cual es única y no puede repetirse de forma local, por lo que un conflicto de dirección IP ocurre cuando dos o más dispositivos conectados a una misma red, tienen asignada la misma dirección IP. Por lo tanto, si esto ocurre la red confunde las direcciones IP que se encuentran duplicadas y no puede ser usada correctamente.

En la actualidad, los conflictos entre IP no suelen ser habituales ya que para evitarlo se usa el DHCP, un sistema que los router utilizan para distribuir direcciones IP, de forma que cuando se conecta un nuevo dispositivo a la red, el router elige una dirección IP disponible del conjunto de opciones. De esta forma, salvo que el router no funcione de forma correcta nunca deberían coincidir la misma dirección IP dentro de una misma red.

El error más común se produce cuando se asignan direcciones de red estáticas en una misma red, en lugar de que el DHCP sea el encargado de asignarlas automáticamente. De esta forma, si asignamos por error una misma IP estáticas a dos dispositivos, nos encontraremos con un conflicto de IP.

Cómo saber cuál es la IP de mi equipo en Windows

Diremos que la dirección IP en un PC es algo así como el DNI que nos identifica, lo que nos ayuda a identificar el mismo entre los demás cuando nos conectamos a una red. Por tanto, como os podréis imaginar, conocerla es fundamental para realizar determinadas configuraciones y trabajos. De este modo podemos permitir, o no, que otros equipos puedan conectarse con el nuestro. Por tanto, antes de nada, os vamos a enseñar a saber cuál es la dirección IP de vuestro Windows de manera sencilla.

Cabe mencionar que para esto tenemos varios métodos, pero os vamos a mostrar el más rápido y que no nos dé quebraderos de cabeza. Así, basta con que pulsemos la combinación de teclas Win + R, y en la ventana que aparece en pantalla escribamos el comando cmd.exe. Esto nos da paso a la línea de comandos, donde escribimos ipconfig y pulsamos Enter. Ahora ya solo tenemos que buscar la entrada llamada Dirección IPv4 para conocer nuestra IP local.

Cómo arreglar un conflicto de IP en Windows

Dependiendo de dónde se encuentre el conflicto, hay varias formas diferentes de solucionar este problema. A continuación, vamos a ver cuáles son las más habituales y sencillas de llevar a cabo para poder tener Internet de nuevo en el PC.

Reiniciar el ordenador y el router

Para evitar tener que configurar la IP a mano, los routers tienen un servidor interno llamado DHCP. Este es el encargado de asignar una IP automáticamente a todos los equipos y dispositivos cuando se conectan. Este se encarga de que ningún dispositivo tenga la misma IP y, además, la reserva durante cierto tiempo para que un mismo dispositivo pueda tener la misma IP siempre que se esté utilizando.

Sin embargo, a veces puede fallar, y es cuando vemos el mensaje «Error conflicto de IP en Windows». Sobre todo, cuando configuramos IPs a mano, o hacemos reservas manuales en el DHCP. Y eso nos lleva al conflicto, a que dos ordenadores o dispositivos tienen una misma IP y que, por lo tanto, ninguno de los dos va a poder navegar.

Por ello, el primer paso que debemos hacer pasa por reiniciar el ordenador y el router. Así, de esta forma permitimos que se refresquen todos los parámetros de red y se reasignen todas las direcciones IP a través del DHCP del router a nuestro equipo (y a todos los demás dispositivos) y podamos volver a navegar de forma estable.

Establecer una dirección IP estática

Si el reinicio no soluciona el problema, puede ser porque estemos usando una dirección IP estática. Para asegurarnos, desde Windows 10, o en Windows 11, abrimos Panel de control > Redes e Internet > Centro de redes y recursos compartidos.

En el apartado de Conexiones encontraremos el nombre de nuestro adaptador, y ahí seleccionaremos la opción “Cambiar configuración del adaptador”, y desde aquí pulsaremos con el botón derecho en “Propiedades”.

Ahora seleccionamos “Protocolo de Internet versión 4” y posteriormente pulsamos nuevamente en “Propiedades”. A continuación, debemos activar la casilla “Usar la siguiente dirección IP”. Ya sólo queda escribir tanto la dirección IP como la Puerta de enlace. En caso de los servidores DNS podemos usar alguno público como los de Google (8.8.8.4 y 8.8.4.4).

Una vez terminamos aceptamos y se guardaran los cambios.

De igual forma, si aquí teníamos configurada una IP manual, y puede que esta sea la que está dando problemas, podemos aprovechar para activar la opción de recibir la IP y el DNS automáticamente desde el DHCP. Así dejaremos que sea el router el que se encargue de todo.

Restablecer la IP desde símbolo del sistema

Por último, podemos realizar un reajuste en la configuración IP usando la línea de símbolos del sistema, para lo cual deberemos acceder como administrador, haciendo clic derecho y pulsar en «Ejecutar como administrador». Ahora debemos ejecutar los siguientes comandos:

  • netsh int ip reset c:/reset-log.txt
  • ipconfig /release
  • ipconfig /renew

Una vez realizado deberemos reiniciar el equipo para que los cambios sean aplicados. El error «Error conflicto de IP en Windows» ya debería haber desaparecido.

Comprobar que hay conexión

Una vez realizados los cambios anteriores, todo debería volver a funcionar con normalidad. Para comprobarlo, lo que haremos será abrir una ventana del navegador e intentar acceder a una página web cualquiera. Si esta carga, el problema está solucionado. De lo contrario, no lo estará.

También podemos usar una ventana de CMD para hacer un «ping» a un servidor web y ver si responde. E incluso hacerlo a una dirección IP (como 8.8.8.8) para comprobar si el culpable que no está dando los problemas es el propio DNS en lugar del DHCP.

¡Sé el primero en comentar!