Reinicia o apaga Windows sin instalar actualizaciones pendientes

La mayoría de las actualizaciones de Windows, para completar su instalación, requieren reiniciar el ordenador. Cuando lo hacemos, antes de apagarse, el sistema operativo instala la actualización y realiza todos los cambios que tenga que realizar. Y después, al volver a arrancar el PC, termina de realizar las tareas que hayan quedado pendientes, prepara el PC y, finalmente, nos muestra ya nuestro escritorio. Este proceso, además de poder causar problemas, suele llevar varios minutos. Y hay veces en las que, simplemente, no tenemos ese tiempo.

Windows 7 permitía a los usuarios reiniciar y apagar el equipo sin instalar las actualizaciones pendientes. Sin embargo, esta posibilidad desapareció con Windows 8, y con Windows 10 no volvió. Hasta ahora. Una de las novedades de la versión 2004 de Windows 10, May 2020 Update, que ha pasado desapercibida es precisamente una forma de permitir a los usuarios reiniciar Windows sin instalar las actualizaciones pendientes.

De esta manera, los usuarios que tengan activadas las actualizaciones automáticas de Windows Update, si no tienen tiempo para actualizar, podrán apagar o reiniciar el equipo sin instalar dichos parches. Y esta misma función funciona también para las grandes actualizaciones semestrales, las actualizaciones de características que tardan tanto tiempo en instalarse.

Nuevas opciones en el menú de apagado

La forma más rápida de apagar o reiniciar Windows sin instalar las actualizaciones es hacerlo desde el menú de apagado de siempre. Si ya tenemos instalada la May 2020 Update, cuando tengamos una actualización pendiente en nuestro ordenador, al ir a apagar el PC podremos ver que nos aparecen estas dos nuevas opciones.

Opciones apagar PC sin actualizar

Como vemos, vamos a tener dos opciones diferentes para apagar y reiniciar el ordenador. Si queremos instalar las actualizaciones tendremos que seleccionar la opción «Actualizar y apagar» o «Actualizar y reiniciar», mientras que si no queremos instalar estas nuevas actualizaciones podremos apagar o reiniciar sin instalarlas.

Con esto, una de las mayores quejas de Windows llega a su fin. Y, por si fuera poco, tenemos otras formas de apagar el ordenador sin instalar estas actualizaciones, por si no nos gusta usar el menú inicio.

Menú de cerrar Windows

Otro apartado desde el que vamos a poder apagar o reiniciar el ordenador sin instalar las últimas actualizaciones es el panel de Cerrar Windows. Este menú aparece cuando pulsamos el atajo de teclado Alt + F4 estando directamente en el escritorio. Si estamos en cualquier otra ventana o programa, al usar este atajo de teclado se cerrará. Debemos asegurarnos de estar en el escritorio antes de pulsarlo.

Cerrar Windows

Igual que desde el menú inicio, aquí nos aparecerán las dos nuevas opciones cuando tengamos actualizaciones descargadas pendientes de instalarse en Windows. Así, vamos a poder apagar el ordenador sin actualizar, o aprovechar para instalar las últimas actualizaciones, lo que menos nos venga.

¿Puedo tener problemas si reinicio sin actualizar?

Microsoft va a intentar, por todos los medios, que actualicemos el ordenador cuando apaguemos o reiniciemos. De esta forma podremos aplicar los últimos parches disponibles, poner nuestro PC al día y asegurarnos de que todo funciona como es debido. Pero hay usuarios que, por miedo, suelen dejar las actualizaciones aparcadas. Y no es para menos, ya que raro es el mes en el que los parches no llegan con problemas.

La verdad es que, en un principio, no deberíamos tener problemas por apagar el sistema sin actualizar. Para eso nos ha habilitado Microsoft esta opción, para que, si no podemos en estos momentos, o no queremos, podamos saltarnos la instalación de las actualizaciones y dejarlas para otro momento. Tras apagar o reiniciar sin actualizar, las actualizaciones seguirán disponibles en nuestro PC a la espera de que elijamos la opción correcta para instalarlas. Y, si seguimos sin poder, podemos volver a usar las opciones anteriores para saltarnos su instalación.

Eso sí, lo que debemos saber es que, hasta que no instalemos las actualizaciones pendientes, Windows Update no seguirá buscando nuevos parches. Y esto ya sí que puede ser más peligroso.

¿Tiene sentido no actualizar Windows? La verdad es que no. Las actualizaciones corrigen fallos y mejoran la seguridad del sistema operativo, y lo único que conseguiremos si no instalamos los parches es poner nuestro sistema en peligro, dejarlo a merced de los piratas informáticos, y luego arrepentirnos cuando sea demasiado tarde. Por lo tanto, salvo que tengamos prisa, recomendamos siempre elegir la opción de actualizar y apagar/reiniciar para que nuestro PC pueda estar al día.

Qué hacer si no puedo apagar sin actualizar

Esta característica solo está disponible para los usuarios a partir de Windows 10 May 2020 Update. Esto quiere decir que todas las actualizaciones, incluso la versión 2004 de Windows 10, se tendrán que instalar sin esta posibilidad.

En caso de no poder permitirnos bajar e instalar actualizaciones por falta de tiempo, o por no poder correr riesgos, siempre nos quedará la posibilidad de posponer las actualizaciones desde Windows Update. Para ello, abriremos la ventana de Windows Update y desde ella podremos elegir la posibilidad de pausar las actualizaciones durante varios días.

Posponer actualizaciones Windows Update

Igualmente, dentro de las opciones avanzadas, vamos a poder elegir el número de días que queremos posponer las actualizaciones de Windows. En el caso de actualizaciones de seguridad, Microsoft nos permite retrasarlas hasta 30 días. Pero las actualizaciones de características se pueden retrasar hasta un año. Así podremos esperar al mejor momento para bajar e instalar las actualizaciones y poner nuestro PC al día.

¿Cómo afecta esto a Windows 11?

Estas nuevas opciones llegaron a los usuarios con Windows 10. Sin embargo, con el lanzamiento de Windows 11 se han mantenido tal cual. Cuando el sistema operativo baja e instala una nueva actualización, esta queda pendiente a la espera de un reinicio para completar su instalación. Y, así, cuando vamos a apagar el PC podremos ver la opción de apagar o reiniciar normal, o hacerlo instalando las actualizaciones.

Por lo tanto, la forma de apagar/reiniciar el sistema y actualizarlo va a ser igual a la de su predecesor, Windows 10. No vamos a ver cambios en este sentido, ni en el proceso para llevarlo a cabo ni en los posibles problemas que nos podamos encontrar, ya que no los va a haber.

¡Sé el primero en comentar!