Disfruta de imágenes más fluidas cambiando esta opción de tu pantalla

Un elemento clave para poder hacer uso de nuestro PC y sacar el máximo partido tanto a las aplicaciones que usamos en nuestro día a día como al propio sistema operativo es el monitor. Cada pantalla cuenta con una frecuencia de actualización que se mide en hercios (Hz) y que se encarga de definir la cantidad de veces que aparece una imagen en la pantalla por segundo. Esto es algo que podemos configurar fácilmente tanto en Windows 10 como en Windows 11.

Normalmente cuando más rápido se actualice la pantalla, más rápido y más fluida será nuestra experiencia de visualización. De la misma forma, contra más lentamente se actualicen las imágenes de la pantalla, menos fluida será esta experiencia y puede terminar derivando en parpadeos en el monitor y provocar tanto dolores de cabeza como fatiga visual.

Por lo general, las pantallas de los portátiles cuentan con una frecuencia de actualización estándar de 60 Hz. Si embargo, su usamos un monitor de escritorio es posible que cuente con una frecuencia de refresco más alta de 90 Hz, 120 Hz o 144 Hz.

Si nuestra pantalla dispone de una frecuencia de actualización de 60Hz. que es considerada como uno de los estándares, significa que la misma está capacitada para mostrarnos hasta 60 frames por segundo. Por lo general los vídeos tienen una frecuencia e 30, por lo que 60 Hz, sería suficiente. Pero claro, a medida que las exigencias aumenten, este valor también debería ser mayor, de ahí que ya muchos fabricantes están lanzando pantallas con una frecuencia de refresco más alta como 90 Hz, 120 Hz o 144 Hz.

Es por ello que si queremos disfrutarla al máximo mientras jugamos o navegamos por una web podemos aumentar o disminuir la tasa de refresco según las especificaciones de nuestra pantalla.

Cambiar los hercios en Windows 10

Para poder modificar la tasa de refresco en Windows 10, debemos de acceder al menú de Configuración, para lo cual podemos usar la combinación de teclas «Windows + I» o pulsar con el botón derecho sobre el icono del menú Inicio y seleccionar Configuración. Posteriormente pulsamos sobre el apartado de «Sistema». Esto abrirá una nueva ventana, en la cual seleccionaremos la opción de «Pantalla» en el menú lateral izquierdo. A continuación, nos desplazamos a la parte inferior y hacemos clic en «Configuración de pantalla avanzada».

Configuración de pantalla avanzada en Windows 10

En la nueva pantalla que nos aparece podemos seleccionar la pantalla para ver o cambiar su configuración. También nos mostrará más información sobre ella, como la resolución, su frecuencia de actualización, la profundidad de bits, el formato de color y el espacio de colores. A continuación, hacemos clic en «Mostrar las propiedades de adaptador de pantalla».

Mostrar propiedades del adaptador de pantalla en Windows 10

Esto nos abrirá una nueva ventana flotante donde debemos de pulsar en la pestaña de «Monitor». Aquí dentro del apartado «Configuración del monitor» encontramos la «Frecuencia de actualización de la pantalla». Pulsamos en el menú desplegable para ver otras opciones disponibles. Una vez terminado, pulsamos en Aplicar y Aceptar para que los cambios sean guardados y se apliquen automáticamente.

Configurar la frecuencia en Windows 11

La forma más rápida para cambiar la frecuencia de actualización en Windows 11 es a través del menú de Configuración, al cual accedemos pulsando el atajo de teclado «Windows + I». Posteriormente en el menú lateral izquierdo seleccionamos el apartado de «Sistema» y en el panel de la derecha hacemos clic en «Pantalla».

En la nueva ventana que nos aparece, nos desplazamos hacia la parte inferior hasta localizar el apartado de “Opciones de configuración relacionadas”, donde seleccionamos la opción de «Pantalla avanzada».

Pantalla avanzada en Windows 11

Dentro de las configuraciones avanzadas para el monitor, podemos seleccionar una pantalla para ver o cambiar su configuración, algo ideal en caso de que usemos varios monitores a la vez, pues podremos elegir en cuál queremos realizar los cambios.

Justo debajo nos mostrará información sobre la pantalla, como la tarjeta gráfica a la que se encuentra conectada, la resolución y tasa de refresco activa, la profundidad de bits, el formato de color y el espacio de colores.

Elegir una frecuencia de actualización en Windows 11

Posteriormente encontramos el apartado que más nos interesa denominado «Elegir una frecuencia de actualización». Ya solo hace falta hacer clic en el cuadro de la derecha para poder cambiar la tasa de refresco del monitor, produciéndose el cambio de manera automática.

Usa el Panel de control de gráficos UHD Intel

En el caso de que nuestro ordenador cuente con una tarjeta gráfica integrada de Intel, podemos usar el Panel de control de gráficos UHD Intel para cambiar la frecuencia de refresco de la pantalla. Para acceder a ella podemos escribir su nombre dentro del cuadro de búsqueda del menú Inicio y seleccionarla o bien pulsar la combinación de teclas «Ctrl + Alt + F12». Una vez abierto, seleccionamos el apartado de «Pantalla» que encontramos en la parte inferior izquierda.

Panel de control de gráficos UHD Intel y pantalla

En la nueva pantalla que nos aparece podemos seleccionar la pantalla sobre la que deseamos realizar los ajustes. Seguidamente podemos cambiar la resolución de esta y justo debajo tenemos la opción de «Frecuencia de actualización». Simplemente debemos de pulsar sobre la flecha para desplegar su menú y elegir la tasa de fresco deseada. El cambio se llevará a cabo de manera automática.

Panel de control de gráficos UHD Intel frecuencia de actualización

Desde el Panel de control de NVIDIA

Si nuestro PC cuenta con una tarjeta gráfica NVIDIA, también podemos hacer uso de su panel de control para ajustar y cambiar la frecuencia de actualización. Para acceder a esta aplicación basta con hacer clic con el botón derecho del ratón sobre un espacio en blanco del menú Inicio, y en el menú contextual seleccionamos Panel de control NVIDIA.

Panel de control de NVIDIA tasa de refresco

Una vez abierto, en el menú de la izquierda dentro del apartado de «Pantalla» hacemos clic en «Cambiar resolución». Posteriormente en el panel de la derecha seleccionamos la pantalla para la que deseamos cambiar la frecuencia de actualización. Por último, hacemos clic en el menú desplegable de «Frecuencia de actualización» y seleccionamos la tasa de hercios deseada.

Una vez realizado, los cambios surtirán efecto de manera inmediata.

Páginas para comprobar la tasa de refresco del monitor

A continuación, vamos a ver una serie de herramientas gratuitas que nos van a ayudar a determinar la frecuencia de actualización de nuestro monitor, en el caso de que la desconozcamos. Se tratan de aplicaciones web, por lo que podremos usarlas desde nuestro navegador, sin necesidad de tener que instalar ningún software en nuestro ordenador.

VSync Tester

Se trata de una sencilla herramienta que se pondrá en funcionamiento en el momento que accedamos a ella desde el navegador mediante este enlace a su sitio web. Para que pueda funcionar correctamente requiere de un software con soporte HTML5 y se encargará de calcular al instante y de manera automática la tasa de refresco de la pantalla, así como el retardo de respuesta.

VSync Tester

UFO Test

Se trata de otra propuesta gratuita que nos ofrece la función de verificación de frecuencia de actualización, la cual se realiza por medio de una prueba interna que se ejecuta de manera automática nada más acceder a su página web oficial. Pasado unos segundos nos mostrará tanto los FPS detectados como los soportados. Además, nos indica tanto los píxeles por cuadro como los píxeles por segundo. Para obtener mejores resultados, se recomienda que cerremos otras pestañas y aplicaciones abiertas en el navegador.

UFO Test

Framerate Tester

Esta aplicación web se encargaba de probar la frecuencia de FPS y las comparaba con la actualización de pantalla. Después de una animación en pantalla para calcular la velocidad nos informaba de los datos de frecuencia obtenidos. Para funcionar requería como requisito indispensable que tengamos Flash habilitado, pero dado de que ya Flash está muerto, esto ha provocado que ya no funcione.

¡Sé el primero en comentar!